| Artículos | 01 OCT 2001

El ágora electrónica

Tags: Histórico
Internet acerca la ciberdemocracia
Toñi Herrero.
Internet salva el obstáculo del tiempo y del espacio en la metodología de participación en la vida política y se convierte en un instrumento con múltiples posibilidades a explotar.

El ámbito político municipal es el que más se presta a la incorporación de la Red como un camino complementario a los tradicionales procesos de consulta popular. En España se han realizado en los últimos años diversas iniciativas en calidad de proyectos piloto. Actualmente nueve ayuntamientos catalanes están uniendo sus fuerzas en un proyecto que pretende desarrollar experiencias de participación de los ciudadanos a través de Internet.
Tecnologías como Internet nos abren grandes posibilidades, ya que permite la creación de herramientas interactivas que faciliten los procesos consultivos a unos costes más reducidos. Según destaca Alinta Thornton en su tesis ¿Crea Internet democracia?, la Red puede expandir la esfera pública y crear oportunidades para obtener un feedback directo con representantes políticos. “Las audiencias de los tradicionales medios de comunicación actúan y debaten individualmente o en pequeños grupos, mientras que Internet permite formar grupos con intereses parciales en común, lo que expande el área individual de influencia”. Así, gente con intereses similares puede encontrarse más fácilmente, dando lugar a comunidades independientes de la localización física.
De la misma manera, Internet puede permitir que grupos socialmente diversos obtengan varios tipos de soporte más fácilmente de lo que lo harían a través de otros medios. Otra de las características es que la Red como medio reduce la importancia del estatus (aunque no lo elimina) y fomenta la igualdad en la participación y en la propuesta de decisiones. Sin embargo, como destaca Laia Torras, de la Fundación Jaume Bofill, “puesto que la penetración de Internet es aún reducida, se ha tener muy claro que la participación a través de esta herramienta es muy sesgada, ha de haber otras vías”. Thornton también destaca que se trata de una revitalización limitada de la esfera pública. “Estas nuevas oportunidades están restringidas a los grupos privilegiados, pero al menos se produce un incremento moderado en las actividades en este ámbito”.
Los ciudadanos se enfrentan a una administración que, a pesar de que los representa, se muestra poco eficaz para recoger sus inquietudes y aportaciones. El aprovechamiento de las sinergias existentes entre estos grupos y la administración pública a través de procesos participativos repercutirá en un mejor aprovechamiento de los recursos y una potenciación de los resultados. Según Torras, “al consistorio le aportan información las opiniones de los ciudadanos y también es una forma de corresponsabilizar e implicar al ciudadano en las acciones”.

Consensus, un proyecto de participación
Consensus es una iniciativa piloto de desarrollo de una herramienta interactiva en Internet para la información, participación y consulta ciudadana. Ha sido promovida por el Centro de Estudios de Información Ambiental (CEIA) del Instituto Catalán de tecnología (ICT), la agrupación de 780 municipios catalanes Localret y la Fundación Jaume Bofill, experta en participación ciudadana y democracia electrónica. Con esta herramienta se pretende facilitar y promover la capacidad de conocimiento hacia los responsables de la toma de decisiones, estimular la realización de las experiencias de participación y consulta ciudadana y mejorar la comunicación entre ayuntamientos y ciudadanos.
En esta experiencia, cofinanciada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y que se materializará a lo largo de 2002, participan nueve municipios catalanes. Gemma Torruella, del CEIA del ICT, destaca que para el diseño del proyecto se ha utilizado el reglamento de participación de los ayuntamientos. “Se trata de saber de qué manera los consistorios prevén la participación ciudadana, como por ejemplo la recogida de firmas, la intervención en el pleno o la adición de un punto del día”. Además, como remarca Laia Torras, de la Fundación Jaume Bofill, “Internet no puede estar desligada de la sociedad, es un instrumento más. No puede funcionar independientemente de las experiencias que tienen lugar en el mundo presencial”. Por ello en Consensus casi todas las pruebas piloto que se han de realizar están ligadas a consultas presenciales que ya estaban programadas, de manera que la Red actuará como un refuerzo.

El despegue
Según Torras, para que se produzca el arranque de la ciberdemocracia es necesario que estén solucionados los asuntos relativos al e-Gobierno y la Administración abierta; “la participación vendrá después”. Recientemente la Administración Central ha abierto el denominado Portal Único. Su objetivo es liderar las relaciones Administración-ciudadano, desterrando los trámites burocráticos. A pesar de tener esta meta, por el momento sólo es posible descargar cien formularios para realizar procedimientos administrativos, consultar las ofertas de empleo público, acceder a información sobre ayudas y subvenciones y realizar un total de 49 gestiones como pagar impuestos, comprar bonos y letras del Tesoro o liquidar el IRPF. Félix Lavilla, portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de la Sociedad de la Información y del Conocimiento en el Senado, ha solicitado la adopción de medidas para que la Administración llegue a los ayuntamientos “ya que son las instituciones más cercanas al ciudadano”. Según el estudio La sociedad de la información en España. Perspectiva 2001-2005, editado por Telefónica y en el que han participado 150 expertos, el desarrollo de ésta dependerá en gran medida de la iniciativa de los ciudadanos, aunque son las Administraciones las que deben mostrar las ventajas que proporcionan estos instrumentos frente a los tradicionales.


Televoto
-------------
Según la institución Parlamento Ciudadano, “la ciudadanía, hasta hoy, adolece de un canal directo de expresión social para poder manifestarse, sin necesidad de salir a la calle sobre aquello que le interesa o preocupa, y esta carencia explica en gran medida la frustración que experimenta buena parte de la sociedad cuando intenta hacer valer su opinión”. Algunas consideraciones sociopolíticas del voto a través de Internet, según señalan Jordi Sánchez y Laia Torras en su artículo Internet voting: socio-political considerations, serían el peligro de la división digital, el posible aumento de la participación electoral, los aspectos simbólicos del voto, el control público del proceso electoral y el impacto en la democracia representativa.
En España sólo se ha llevado a cabo una experiencia de voto electrónico en el municipio alicantino de Villena, aunque no se trataba de un proceso de votación en Internet sino con tarjeta microchip y recuento electrónico. La votación, que se realizó durante la celebración de las elecciones autonómicas a las Cortes Valencianas en 1999, se hizo a modo de prueba piloto y como votación paralela, sin validez legal.


Iniciativas pioneras
---------------------------
El municipio de Jun (Granada) llevó a cabo el pasado mes de junio un intento de teledemocracia co

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información