| Artículos | 01 ENE 2000

Ejecución simultánea de dos sistemas operativos: VMWare 1.0

Tags: Histórico
¿Se imagina trabajando Windows 2000 y Linux en el mismo ordenador y al mismo tiempo?
Francisco Charte.
Con VMWare puede ejecutar varios sistemas operativos de forma simultánea, como si tuviese varios ordenadores dentro de su máquina, cada uno con su memoria y sus dispositivos independientes.

No, no crea que le estamos hablando del bonito sueño que tuvimos la pasada noche, ni de un software de ciencia-ficción del próximo siglo, para el cual, actualmente, faltan nada menos que cien años. Le hablamos de una realidad existente desde hace unos meses, concretamente desde septiembre del pasado año. De un software que puede ser la solución para todos aquellos que pasan, pasamos, parte de su tiempo reiniciando el ordenador para cambiar de un sistema operativo a otro.
Antes de entrar en detalles acerca de qué es, cómo funciona y para qué sirve VMWare, echemos un vistazo a la Figura 1. Observe que es una ventana típica de Windows, con su barra de título, sus botones de cierre, un menú de opciones, una barra de botones y una línea de estado. Lo impactante, sin embargo, es lo que hay en el interior de esa ventana, y le aseguramos que no se trata de un montaje. Tenemos en una ventana un Pentium II 400 arrancando, comprobando la memoria y los dispositivos disponibles. Disponemos de una BIOS Phoenix, lógicamente actualizable, y una utilidad de configuración (SETUP) idéntica a la de cualquier ordenador.
Durante el proceso de arranque, esta máquina virtual puede cargar un sistema desde disco flexible, CD-ROM o el disco duro. Al finalizar el proceso, tendremos una ventana ejecutando otro sistema operativo, con posibilidades de compartir todos los recursos y con protección contra caídas ante fallos. ¿Qué más puede pedirse? Pues una ocupación mínima, una instalación muy simple, correcta documentación y un precio razonable.

VMWare para Windows y para Linux
Actualmente existen dos versiones diferentes de este producto: VMWare 1.1 para Linux, que fue el primero en aparecer, y VMWare 1.0 para Windows. Esta última versión funciona sobre Windows NT 4 o Windows 2000, no existiendo actualmente una versión para Windows 9x, lo cual resulta hasta lógico teniendo en cuenta las diferencias de estabilidad y las características de éste sistema que, por ejemplo, no contempla el uso de SMP (Symetric Multiprocesing, Multiproceso simétrico) cuando se dispone de equipos con varios procesadores. Nosotros hemos probado VMWare 1.0 para Windows sobre Windows 2000 Server RC2.
El sistema operativo en que se instala VMWare, al que podríamos llamar anfitrión, puede ser uno de los dos indicados, pero como sistemas invitados es posible instalar prácticamente cualquier otro: MS-DOS, Windows 3.1, Windows 9x, Windows NT, Windows 2000, Linux, FreeBSD, etc. Esto nos permite, por ejemplo, trabajar habitualmente con Linux sin tener que prescindir de nuestras aplicaciones Windows o viceversa, por mencionar el caso quizá más común.
A pesar de lo que pueda parecer, VMWare no es un emulador de Windows en Linux o un emulador de Linux en Windows. Lo que VMWare hace es crear una máquina, un hardware virtual, en la que teóricamente podríamos instalar cualquier sistema operativo. Para poder hacer esto, VMWare dispone una fina capa de software intermedia entre el hardware propiamente dicho y los sistemas operativos invitados. Aunque determinadas tareas se dejan al sistema operativo anfitrión, lo cierto es que la mayor parte de VMWare, concretamente el llamado VMWare Monitor, funciona directamente sobre el hardware del PC. Esto se traduce en un mayor rendimiento a costa de menos recursos.
Aparte del VMWare Monitor, que trabaja como se ha dicho sobre el hardware, existen dos elementos adicionales: una parte de aplicación y un controlador que actúa como intermediario. La parte de aplicación se encarga de hacer creer al sistema anfitrión que lo que está ejecutando es un programa cualquiera, que le solicita recursos y poco más. La realidad, sin embargo, es que esa parte de aplicación se apoya casi completamente en el VMWare Monitor a través del citado controlador, lo cual pasa desapercibido para el sistema anfitrión. De esta forma se consiguen dos objetivos: poder crear un hardware virtual al tiempo que el sistema anfitrión no tienen conocimiento alguno de ello. La unión de los elementos citados: la parte de aplicación, el controlador y el VMWare Monitor, forman lo que VMWare llama la plataforma virtual VMWare. En la Figura 2 puede ver una representación gráfica de dicha plataforma. Aunque podríamos dedicar todo el artículo a hablar sobre las interioridades de VMWare, su concepción original basada en conceptos del sistema IBM VM/370 y otros detalles de bajo nivel, seguramente lo que más le interese sea saber cómo se instala, configura y funciona este producto, saber qué beneficios le ofrece para decidir si le interesa. A esto dedicamos el resto del artículo.

Instalación y configuración de VMWare
Este producto se distribuye, en su versión electrónica, en un archivo comprimido de apenas 2.5 MB autoinstalable. El espacio necesario en disco, para el producto propiamente dicho, es mínimo. En apenas cinco minutos, iniciado el proceso de instalación y seleccionada la carpeta de destino, ya tendremos VMWare instalado en nuestro sistema.
El siguiente paso consistirá en la instalación de la información de registro, sin la cual el producto no funcionará. Ésta se facilita en un archivo con extensión REG y, para instalarlo, basta con hacer doble clic sobre él. Puede obtener una licencia de prueba, válida por un periodo de treinta días, directamente desde la web de VMWare. Si desea continuar usando el producto, deberá adquirir una licencia comercial.
Finalizada la instalación, ya podemos iniciar VMWare como haríamos con cualquier otro programa. Nos encontraremos con una ventana similar a la de la Figura 3, con un fondo, una serie de botones y un menú de inicio. Puesto que acabamos de instalar el producto, lo primero que habrá que hacer será fijar la configuración global.
Mediante la ventana de preferencias globales (véase Figura 4) seleccionaremos el sistema de acceso a vídeo, la prioridad de las máquinas virtuales y la memoria usada por VMWare. Siempre encontraremos valores por defecto o remendados que dependerán del hardware físico de nuestro ordenador y que, en la mayoría de las ocasiones, son los más apropiados.
Los requerimientos mínimos de funcionamiento de VMWare 1.0 para Windows son: un procesador corriendo a 266MHz y 96MB de memoria RAM. Son realmente requerimientos mínimos, intentar hacer funcionar VMWare en un ordenador con menos recursos es bastante difícil. Nuestras pruebas se han hecho en un Pentium II a 400MHz con 128MB de RAM, con Windows 2000 Server RC2 como sistema anfitrión y Windows 98 y Red Hat 6.0 como sistemas invitados. Con esa configuración hardware, pudimos trabajar con los tres sistemas de forma simultánea sin muchos problemas aunque, ciertamente, una mayor cantidad de memoria hubiese incrementado el rendimiento.

Configuración de sistemas invitados
A no ser que hayamos adquirido VMWare en su distribución en paquete comercial, que se acompaña de una máquina virtual ya configurada ejecutando Debian Linux, lo cierto es que en este momento VMWare tiene poca utilidad. Tras la configuración global, deberemos configurar el sistema o sistemas invitados a utilizar.
Un cómodo asistente nos preguntará qué sistema invitado deseamos usar en la nueva máquina virtual que vamos a crear, como se muestra en la Figura 5

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información