| Artículos | 01 NOV 2004

Educación sexual en la Red: conocer sin prejuicios

Tags: Histórico
Piedad Bullón.
En Internet hay mucho sexo virtual, pero también existe una muy buena información sexual seria, discreta, festiva y científica. las maldiciones bíblicas son ajenas a las tendencias naturales de los seres humanos. y si se busca bien, se es y se está sano, la red es un buen medio para conocer qué hacer, cómo hacerlo, con quién, cuándo y con qué medios para protegerse de consecuencias indeseadas.

Más que la represión moral o social, la educación sexual, sobre todo la de los jóvenes, parece hoy una cuestión ineludible en vista de las tasas de embarazo entre mujeres cada vez más jóvenes y el crecimiento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), entre las que el SIDA es la más preocupante, por incurable. En casi todos los países occidentales se ha demostrado que el conocimiento de los problemas en este asunto no es suficiente para cambiar la conducta de los más jóvenes y tampoco de muchos adultos. De ahí que se piense en la educación como vía idónea para atajar este problema, aceptando que los jóvenes son sexualmente activos, independientemente de lo que digan las iglesias y los padres cegatos.
En Internet, los sitios web más aconsejables, tanto para los jóvenes que tienen dudas como para los padres que no saben cómo encarar la sexualidad de sus hijos, son los de las instituciones sanitarias. La información general, la atención de consultas y las páginas con material didáctico son los que más abundan. Es el caso del Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid [www.centrojoven.org], en cuyas páginas, además de criticar seriamente determinados tabúes, mitos y prejuicios, se encuentra información aséptica sobre métodos preventivos del embarazo, en qué consiste una consulta ginecológica, el ciclo menstrual, anticoncepción de emergencia, interrupción voluntaria del embarazo -incluida la Ley que se promulgó en su día y que está a punto de ser modificada- e información sobre las vías de transmisión del virus VIH, causante del SIDA. No falta información para los profesionales. A pesar de lo dicho, puede y debe mejorarse su navegación, su contenido y su estructura, que están muy por debajo de los estándares al uso.
Recientemente se ha lanzado una campaña de información sexual con el patrocinio de Cruz Roja, el laboratorio Schering y varias entidades españolas. Entre otros medios, se vale de Internet para difundir su lema, Sexo con Seso [www.sexoconseso.com]. A pesar de los dimes y diretes, la llamada píldora del día después es uno de los métodos anticonceptivos más usados por los jóvenes, pero también quienes la usan conocen poco del tratamiento postcoital. En la página citada se encuentra información muy clara sobre su uso y sus consecuencias. A pesar de que no es un método contraceptivo en sentido estricto, la urgencia imperativa de su uso condiciona muchas veces que se adquiera y se tome sin la prescripción del personal sanitario. Este, al recetarlo, tiene la obligación ineludible de informar sobre todos los aspectos del tratamiento y de sus efectos.
Porque, en última instancia, la educación sexual no trata tanto de la antinatural abstinencia sexual –sin placer no hay preservación de la especie que valga– como de la prevención de los efectos que las relaciones sexuales pueden tener en la vida y en la salud de los seres humanos. Uno de los métodos más antiguos y efectivos para evitar lo uno y lo otro, aun sin ser infalible, es el preservativo. Nada más lógico, en principio, que encontrar en el web promocional de Durex [www.durex.com/Es/] varios apartados didácticos. La Guía sexual de estas páginas no pone puertas al campo (habla de la masturbación, que ya sabemos que no produce ceguera), como de las mil y una maneras de practicar un sexo seguro y placentero. Hay espacio para la salud y la educación sexual, los consejos o las posturas.
También hay médicos que han colgado sus páginas en la web para abordar muchos de los asuntos de la vida sexual. En el caso de [www.aprendosexo.com/0000.asp] su autor recoge artículos sobre educación sexual para distintas edades de la vida y tipos de pareja. Es curioso que, una vez más, se dedique espacio a discutir los mitos sexuales, lo que vendría a indicar la contumacia de la información pseudocientífica sobre la sexualidad humana. Este sitio web tiene un consultorio sobre salud sexual: disfunciones sexuales y su tratamiento, SIDA, anticoncepción y género. Hay que lamentar que este último apartado se deje llevar por consideraciones tópicas e impropias de una página médica. Porque, en el sexo como en otras facetas de la vida, las opiniones no aportan nada al problema concreto del individuo. Son de agradecer, sin embargo, los enlaces a otras páginas muy variadas, algunas de ellas muy recomendables.
Hasta ahora se ha hablado del SIDA de pasada. Una plaga como nacida de la nada pero que sigue propagándose en nuestra sociedad, debido sobre todo a la inconsciencia de relaciones sexuales consentidas pero inconsecuentes. Entre las muchas páginas que en Internet se dedican al SIDA, hemos seleccionado la denominada VIH y SIDA [www.ctv.es/USERS/fpardo/home.html] porque, con meritoria sobriedad, analiza paso a paso su descripción, el agente infeccioso, el modo de transmisión, el periodo de incubación, relaciones de riesgo y su tratamiento. Son páginas que no tienen desperdicio, y deberían ser objeto de atención para quienes se dedican a la educación sexual.
Pero también debería de ser objeto de atención para todos aquellos que se dedican a la educación sexual, porque, hoy por hoy, esta enfermedad sin cura, no sólo se extiende en África. Las sociedades occidentales ven crecer el número de enfermos de SIDA, debido no tanto a una falta de información, como a una falta de educación sexual que incide poco sobre los riesgos de una sexualidad que, al no ser segura, es poco placentera.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información