| Artículos | 01 DIC 2000

E-book: una nueva forma de aproximarse a la Literatura

Tags: Histórico
Eva Calo.
A lo largo de la historia siempre se ha pensado en la utilidad de los nuevos inventos de la humanidad. Con el tiempo las cosas se ponen en su sitio, y lo único que hay que hacer es esperar y esperar…como ocurre con todo. ¿Será este el caso de los e-book?

Quien trate de buscar la utilidad real al libro electrónico, o e-book, desde la perspectiva tradicionalista que reina en estos casos, lo único que conseguirá es encontrarle pegas. Es comprensible debido al vertiginoso rumbo que está tomando la evolución tecnológica, que consigue que los adelantos pasen por delante sin apreciar realmente el cambio que cada uno de ellos supone para la vida humana.
La Literatura está cambiando de molde sin poder evitarlo. La concepción tradicional de la lectura, siempre acompañada de tranquilidad, de relajación, vista como un modo de buscar la soledad y la evasión por medio de la inmersión en historias más o menos irreales, o en sesudos textos filosóficos, es lo que lleva a los fabricantes a la búsqueda de soportes para libros electrónicos. La idea es crear un soporte cómodo que consiga ofrecer a los lectores un medio lo más parecido al libro de toda la vida pero con mayores prestaciones.
El primer libro electrónico apareció en 1945, cómo no, en Estados Unidos, bajo el nombre de Nemex. Este aparato fue descrito como un artilugio que permitía a su dueño almacenar libros, grabaciones y comunicaciones de todo tipo. Esta visión del actual PC de bolsillo tuvo que esperar otros 54 años para hacerse realidad.
A pesar de los numerosos avances tecnológicos en el campo de la informática, la difusión del libro electrónico no ha sido posible hasta ahora. Los dispositivos que podían utilizarse eran caros, pesados, con baterías de escasa duración y las pantallas usadas de mala calidad, que no permitían una lectura fácil.
Hasta ahora, si uno quería leer un libro electrónico en el metro, tren o autobús, debía llevar al menos un ordenador portátil. Hoy ya existen diferentes lectores de e-book, entre los que se encuentra el Rocket Book, diseñado y fabricado por Nuvomedia, que es del tamaño aproximado de una novela de bolsillo y tiene capacidad para unas 4.000 páginas de texto e imágenes. Otro modelo es el SoftBook Reader, más grande y pesado que el anterior pero con un módem incorporado de 36,6K y una memoria inicial de 2 MB, que soporta hasta 1.500 páginas mediante tarjeta flash. En el caso del EveryBook, su lectura recuerda más a la del libro en papel, gracias a su doble pantalla. Esto incrementa el peso pero aumenta su operatividad.
Con la aparición del libro electrónico también han surgido nuevas ideas, como es el caso del papel electrónico, que no son más que hojas delgadas de plástico activo sobre las que se puede escribir mediante un lápiz especial, que almacenan los textos para su posterior volcado en un ordenador. Otro invento que se ha dado a conocer es el de la tinta electrónica (también llamada e-ink). Su inventor es un físico norteamericano llamado Jacobson que mostró su idea en un congreso de editores celebrado en Buenos Aires, explicando cómo serán los libros dentro de dos años. Esta tinta se borra y recarga al estilo de aquellas pizarrillas llenas de arena que estuvieron de moda entre los niños hace tiempo. Parece que con esta tinta electrónica la impresión se realiza desde unas bolitas microscópicas, unas gotas de gel de un diámetro que más o menos es la mitad del grosor de una hoja de papel. La tinta se hará visible en unas hojas especiales que Jacobson denomina "papel de radio". Por el momento este invento resulta bastante confuso, pero ya hay 75 compañías, entre ellas la editorial Anaya, financiando la investigación de este producto que parece llamado a revolucionar la edición. Lo que está claro, como afirma el inventor de la tinta electrónica, es que aun así el e-book no acabará con la lectura tradicional, igual que el e-commerce no terminará con las compras presenciales.

Ventajas e inconvenientes
Quizás la principal desventaja de los dispositivos que se pueden encontrar en la actualidad para libros electrónicos sea su elevado precio, además de que, actualmente, tan sólo están disponibles en los mercados estadounidense y canadiense. Otra desventaja podría ser la escasez, por el momento, de establecimientos virtuales donde adquirir los títulos. Hay que destacar, ante todo, la falta de una cultura de la "lectura electrónica" que conlleva tiempo y dedicación por parte de los fabricantes, para crear un hábito que pueda basarse en la calidad de la lectura y en su relación calidad-precio.
Entre las ventajas que ofrece, existen distintos puntos de vista. Por un lado está el enfoque del autor, para el cual el e-book supone ver reducidos los tiempos de espera en que su obra es aceptada por la editorial y es lanzada al mercado, por lo que se gana inmediatez entre autor y lector. Significa también una reducción de gastos, sobre todo para las editoriales, por el ahorro en imprenta, correo ordinario, distribución y publicidad, ya que todo se realiza a través de la Red. Esta reducción de gastos es proporcional al aumento de beneficios, que en este caso van a parar en mayor proporción al autor.
Habría que considerar también el importante papel que cumple la Red y el nacimiento del libro electrónico como vía de lanzamiento de escritores noveles, ya que así se promocionan jóvenes talentos, como en el caso de las editoriales virtuales Letralia o Librored, así como la Editorial Virtual, en cuyo caso además el autor percibe íntegramente los beneficios que la venta de su obra genere.
Otra de las ventajas importantes es la rapidez con la que un lector puede conseguir una obra, casi inmediatamente después de su aparición en el mercado a un precio asequible y sin necesitar más que su ordenador y una línea telefónica. Se pueden tener numerosos libros sin problema de espacio físico, ya que los archivos se guardan en el disco duro del ordenador o en cualquier tipo de soporte de almacenamiento masivo.
Los principales inconvenientes que presenta son los habituales de seguridad con que se encuentra el comercio electrónico en la Red, que no son pocos, teniendo en cuenta el bajo nivel de confianza que existe, sobre todo en España, a la hora de efectuar transacciones económicas por medio de la Red.

Iniciativas para impulsar el libro electrónico
Para ampliar la oportunidad del e-book y la base de clientes, Adobe Systems ha firmado un acuerdo para la adquisición de la empresa Boston Glassbook, un desarrollador de software de consumo y comercial que automatiza la cadena de suministros de las editoriales, librerías, distribuidores y bibliotecas. También ha anunciado planes, junto con Barnes &Noble, una de las más importantes bibliotecas electrónicas hasta el momento, para ofrecer más títulos basados en PDF (Portable Document Format) en la eBookStore de Barnes & Noble.com. A su vez, un acuerdo entre Microsoft y esta cadena de librerías ofrece acceso, previo pago, a títulos de libros para que puedan ser visualizados mediante el software Reader de Microsoft en los aparatos específicos que ya se están comercializando para que el uso de los e-book se generalice.
La aparición de bibliotecas virtuales también ha sido un paso importante para el impulso de la lectura electr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información