| Artículos | 01 SEP 2000

Distribuciones de sistemas Linux

Tags: Histórico
Caldera OpenLinux eDesktop 6.4 Conectiva Linux, Corel Linux OS, Debian GNU/Linux 2.1, Esware 1.5, Hispafuentes Linux 7.0, Mandrake Linux 7.1, Red Hat Linux 6.2, Slackware Linux 7
Felipe Corsino.
Actualmente se pueden encontrar en el mercado alrededor de 300 distribuciones distintas de Linux, y el número continúa en aumento. Nosotros hemos analizado las más representativas de las disponibles para la plataforma PC. En las siguientes páginas le mostramos las razones para decantarse por una u otra distribución.

Determinar cuál es la mejor distribución de un sistema operativo Linux no es tarea fácil. Como verá a continuación, las distribuciones de sistemas Linux giran todas en torno a una misma serie de componentes; el propio núcleo Linux y programas y utilidades, en su mayoría GNU, desarrollados por miles de personas repartidas por todo el mundo. De esta forma, no hay ninguna compañía que pueda ostentar la propiedad de una distribución completamente única y diferente de las demás. De hecho, el rendimiento de todas viene determinado por la suma del rendimiento de estos componentes comunes, que por otra parte pueden ser reemplazados y actualizados sin problemas, por lo que una comparación de rendimientos entre distribuciones queda totalmente fuera de lugar en este caso. Sin embargo, existen muchos componentes particulares de cada distribución que las hace distintas unas de otras, dotándolas de mayor usabilidad, facilidad de manejo y prestaciones.
Llevado a unos términos más lúdicos, la elección de una distribución se asemeja en cierto modo a la elección de cuál es el mejor disco recopilatorio de canciones del verano. Todas llevan prácticamente las mismas canciones, pero lo que cuenta es el resultado final de mezclarlas. A lo largo de estas páginas no le diremos cuál es el mejor “mix”, sino qué criterios debe evaluar para escoger de entre tanta variedad el que será su recopilatorio favorito.

¿Qué es una distribución?
Como resultado del código abierto del núcleo Linux, y de su libre distribución, un buen número de compañías ha desarrollado su propia distribución de este sistema operativo. Cada una de estas distribuciones tiene su propio conjunto de características, que la hacen más adecuada para determinados tipos de sistemas informáticos.
En definitiva, y para que se haga una idea clara, todas las distribuciones Linux abarcan una serie de paquetes estándares que no varían de una distribución a otra. Después cada distribuidor se encarga en la mayoría de los casos de desarrollar el sistema de instalación y de incluir nuevas herramientas, por lo general también de libre distribución, que mejoran las prestaciones y facilitan la administración y el uso del sistema Linux estándar.

Cómo adquirir una
Además del primer impulso de acudir a una tienda y comprarlo, en muchos casos estas distribuciones se encuentran disponibles sin ningún coste a través de servidores FTP, y en otros pueden comprarse en CD por un coste relativamente bajo, o adquirirlas como complemento de un libro sobre el tema.
Por FTP: en la mayoría de los casos, estas distribuciones están disponibles de forma completamente gratuita, y se pueden descargar a través de servidores FTP. Anteriormente existían ciertos problemas para descargar una distribución correctamente, derivados por un lado del considerable tamaño que podían suponer los 650 MB de un CD-ROM para ser descargados por Internet, y en mayor medida del cuidado que había que tener para mantener los permisos de archivo característicos de los sistemas Unix, cuando se descargaba desde otras plataformas. En la actualidad, todo esto se ha resuelto, poniendo a disposición del público imágenes ISO de cada unos de los CD-ROM que componen la distribución. Una imagen ISO es un único fichero que contiene todo lo necesario para replicar a la perfección el contenido de un CD-ROM. Por si esto fuera poco, la mayoría de los fabricantes añade un sistema de firma, mediante el cual se puede verificar sin lugar a dudas la autenticidad de la imagen descargada, a fin de comprobar, entre otras cosas, el perfecto estado de la misma y que no dé lugar a posibles archivos corruptos que posteriormente causen problemas en la instalación.
CD-ROM oficial: ésta suele ser una opción bastante aconsejable si tenemos fácil acceso a un distribuidor local, o la adquirimos directamente del fabricante a través de Internet. El contenido básico es exactamente el mismo que se puede descargar gratuitamente desde Internet, pero el fabricante aporta distintos elementos de valor añadido que complementan suficientemente la distribución básica como para que muchos usuarios se decidan a adquirir un paquete completo de su distribución. Normalmente se incluye un CD adicional también con los fuentes (como parte de la licencia GPL ha de asegurarse que el destinatario tiene acceso de alguna forma al código fuente). Lo normal es que el producto se acompañe de mayor documentación en formato impreso, que básicamente refleja en papel los contenidos incluidos dentro del CD en formato digital (HTML, PostScript, ASCII plano, etc.).
Desde hace unos años viene siendo habitual por parte de algunos fabricantes incluir discos adicionales con software complementario, en algunos casos también GPL y en otros, productos Linux comerciales (que por supuesto también los hay) o versiones demo o de evaluación de los mismos (sistemas de gestión de bases de datos, software de copias de seguridad, motores y kits de desarrollo, suites ofimáticas, etc.).
Un punto importante a la hora de decidirse por un producto oficial -recordemos que no es más que aquel que se ha adquirido del fabricante o un distribuidor autorizado- es el soporte técnico añadido que se vende con él. De hecho, la mayor parte de desarrolladores de software libre lo que venden es el soporte técnico. Si somos nuevos en el mundo Linux y/o el sistema va a estar en un entorno de producción, puede resultarnos muy interesante adquirir nuestra distribución de esta forma, a fin de asegurarnos que podremos tener a alguien detrás para solucionarnos los problemas.
Este último punto también hay que tomarlo desde una perspectiva muy relativa. Si Linux es ahora lo que es, ha sido gracias al soporte desinteresado de y para usuarios de todo el mundo que se viene prestando a través de los grupos de noticias, listas de correos, canales de chat y en definitiva el boca a boca entre los integrantes de la comunidad Linux. Si se mueve en un entorno linuxero, bien sea en el trabajo o bien en el centro de estudios, es seguro que obtendrá un soporte más rápido y eficiente para la mayoría de las cosas consultando a colegas con mayor experiencia. Lo habitual es que el fabricante solamente ofrezca soporte por tiempo limitado acerca de problemas de instalación. Una fuente de ingresos para el mercado de productos Linux es precisamente la venta de soporte técnico especializado.
Copia no oficial: ¿Linux no es un sistema libre y gratuito? Pues una de estas implicaciones es que puede copiarlo sin tener que pedir autorización a nadie y la posesión y uso de esa copia será completamente legal. Si puede prescindir de los paquetes comerciales de evaluación y de los manuales impresos, puede copiar los CD oficiales de una distribución que contengan exclusivamente software libre, por lo general el disco para instalar el sistema y el del código fuente del mismo. Los CD que PC World y otras revistas del sector regalan a sus lectores son un claro ejemplo de ello. De la misma forma usted podría copiar de un amigo un CD r

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información