| Artículos | 01 JUN 2007

Diseñando una infraestructura eficiente para Exchange 2007

Tags: Histórico
Daniel Matey.

En la sociedad actual, una empresa que se precie no puede permitirse el lujo de no tener un buen sistema de mensajería electrónica, ya que éste es el principal canal de comunicación entre nuestra organización y el resto del mundo. Aprovechando el reciente lanzamiento de Exchange 2007, el servidor de correo de Microsoft, vamos a poner de manifiesto las principales directrices que debemos afrontar para llevar a cabo una infraestructura de garantías.

El correo electrónico poco a poco se ha convertido en un servicio crítico para la gran mayoría de las empresas. Es curioso ver cómo hace unos años apenas unos pocos usuarios tenían correo en las empresas y hoy en día, prácticamente la mayoría de los empleados de una organización disponen de una dirección de correo electrónico y pertenecen a una o varias listas de distribución. Actualmente los programas usan el correo como medio de notificación y es común que el correo electrónico sea el medio más frecuente de comunicación entre empresas.
De hecho, cuando una empresa tiene problemas con el servicio de correo electrónico, sus usuarios son conscientes de ello casi al instante, y rápidamente comienzan las llamadas al departamento de informática con incidencias. En estos casos, las implicaciones y dependencias de las empresas son muchas, como por ejemplo, ofertas que no se pueden enviar, importantes correos por recibir o simplemente la mala imagen provocada por los mensajes de error que reciben los usuarios de otras empresas que tratan de enviarnos correos.
En el caso de que la estructura se haya visto dañada seriamente pueden pasar horas sin servicio de correo electrónico, o incluso, si no se han tomado las medidas adecuadas, podría haberse perdido información.
Todos estos problemas son, si se quiere, traducibles en dinero, y también suponen pérdidas de servicio o reducciones en la calidad del mismo. Muchos departamentos de informática en medianas y grandes empresas tienen objetivos de SLA (Service Level Agreement, acuerdo de nivel de servicio) para el correo electrónico, que establecen los objetivos de calidad del servicio contemplando, por ejemplo, el porcentaje del tiempo que el sistema tiene que estar disponible, o el tiempo máximo que se puede tardar en recuperar un buzón. En este caso, en empresas grandes que ponen los recursos necesarios, el objetivo es llegar a los conocidos como five nines (99,999%) de disponibilidad.
Para poder evitar estos problemas y cumplir con los requisitos de calidad y disponibilidad del servicio de correo electrónico, es necesario que diseñemos correctamente la arquitectura de la infraestructura de correo electrónico y el primer paso para hacerlo correctamente será tomar algunas decisiones importantes.

Centralización versus descentralización
Con Exchange 2007 los usuarios almacenan sus buzones en servidores que denominamos Mailbox Servers (o servidores de buzones). En el caso de que la empresa para la que estamos diseñando el servicio de correo disponga de varias delegaciones, tendremos que elegir si queremos tener servidores de buzones en cada sede (descentralización) o, por el contrario, localizaremos todos los buzones en la central (centralización).
Inicialmente siempre hay que partir de la decisión de centralizar, ya que esta postura nos permitirá reducir los costes tanto de hardware (ya que podremos consolidar muchos buzones en pocos servidores), como de software (ya que menos servidores equivalen a menos licencias). Por último, y no por ello menos importante, reducir también los costes de mantenimiento, nadie puede discutir que es más fácil hacer las copias de seguridad, instalar parches o solucionar problemas en una central que dispone del personal informático adecuado.
Las razones por las que podríamos terminar adoptando la descentralización de los servidores de buzones serían, por ejemplo, que en las delegaciones hubiera un número muy importante de usuarios y que las líneas que comunican la delegación con la central contaran con poco ancho de banda.
También se puede diseñar una infraestructura mixta. Por ejemplo, en multinacionales se puede centralizar un entorno por continentes o por grandes bloques de delegaciones, tomando como base las estrellas de las líneas de comunicaciones.
Hoy en día, Outlook 2003 y Outlook 2007 disponen de una funcionalidad denominada modo caché, que permite a los puestos optimizar mucho el uso de las líneas de comunicaciones y, además, mejorar sustancialmente la percepción de velocidad del usuario. Trabajar con Exchange 2007 y Outlook 2007 reduce aún más el ancho de banda necesario para un trabajo fluido.
Normalmente en las delegaciones no se dispone de una sala adecuada para albergar un servidor correctamente y con la seguridad necesaria, así como tampoco es habitual que haya personal con la suficiente cualificación como para administrar correctamente un servicio de correo electrónico.

Nivel de tolerancia a fallos
Otra decisión muy importante a tomar es qué nivel de tolerancia a fallos necesitamos. Estas decisiones oscilarán si queremos seguir recibiendo correo aunque la conexión a internet falle, o si nuestros usuarios deben seguir enviando y recibiendo correo en caso de que un servidor tenga una avería.
Hoy en día es común que muchas empresas se planteen qué pasaría si sus instalaciones sufrieran una catástrofe, como por ejemplo un incendio. A la hora de valorar un escenario de estas características, es necesario tenerlo muy en cuenta en tiempo de diseño de nuestra infraestructura, ya que necesitaremos contar con más servidores y algunas configuraciones específicas.

Perfil de uso del correo y forma de acceso
Exchange 2007 permite muchas formas diferentes de acceder al correo, desde el acceso con cliente pesado Outlook usando Mapi (Messaging Application Programming Interface), con el que dispondremos de todas las funcionalidades de Exchange, hasta el acceso a través de Web con OWA (Outlook Web Access), pasando por el uso de protocolos ligeros de envío o recepción de correo electrónico, como SMTP, POP3 o IMAP4. También podemos recibir y enviar correo electrónico, o consultar nuestro calendario, contactos y tareas desde nuestra PDA o SmartPhone usando EAS (Exchange Active Sync), así como acceder a nuestra información desde un teléfono tradicional llamando a nuestro servidor de Exchange, mediante su nueva funcionalidad OVA (Outlook Voice Access). Por último, también es posible conectarse por SSL usando el proxy RPC sobre HTTP.
Como podemos ver, las formas de acceso son muchas, y cada una permite un conjunto de funcionalidades determinadas. Es muy importante que decidamos cuáles vamos a soportar, ya que, según decidamos, necesitaremos de determinado número de servidores y otros recursos, como por ejemplo los necesarios para la conexión de Exchange con la centralita de teléfonos (PBX), si tenemos planteado usar OVA.
Otro elemento a tener en cuenta será el tipo de uso de Exchange que realicen los usuarios. Por ejemplo si tienen que enviar muchos correos a listas de distribución dentro de la empresa, o si el tamaño medio de los correos es alto así como

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información