| Artículos | 01 ENE 1997

DiscPort y DiscView

Tags: Histórico
Conjunto de siete unidades lectoras de CD-ROM para compartir discos CD-ROM en redes locales acompañado de software para su gestión en una red NetWare
Jaime Taboada.

En este primer contacto analizamos y probamos el conjunto formado por DiscPort y DiscView, que permite contar en una red local basada en un servidor NetWare, con un conjunto de siete unidades lectoras CD-ROM compartidas en la red. A las unidades se accede como a volúmenes NetWare que aparecen de la forma habitual, ya sea desde DOS, Windows 3.x o Windows 95. Existen otras versiones para servidores Windows NT, aunque la que hemos probado era para NetWare.

De las dos partes que componen el conjunto, la del hardware es la más sencilla de instalar, pues basta con enchufarla a la corriente eléctrica y a la red local. Internamente el servidor de CD-ROM cuenta con una única placa controladora que integra la controladora SCSI (los lectores utilizan este tipo de interfaz) y el adaptador de red. Este cuenta con conexiones BNC y RJ-45, aunque en la parte posterior el segundo conector es tipo D de 9 patillas. Para utilizar el conector RJ-45 es necesario utilizar un adaptador que se entrega con el aparato.

Los lectores CD-ROM en el modelo probado son Sanyo de cuádruple velocidad (modelo CDR-254SH), un tipo de unidad bastante utilizada y que proporciona unas características adecuadas a este tipo de aplicación. Actualmente DiscPort se monta con unidades de séxtuple velocidad Teac, debido a la dificultad de encontrar unidades de cuádruple SCSI.

Tras la conexión del servidor es necesario poner en marcha el software. Éste se divide en dos partes, ambas imprescindibles. La primera es el software del servidor, que consta de un conjunto de módulos NLM que se encargan de gestionar las siete unidades lectoras, y de hacer que los clientes vean estos discos como volúmenes NetWare. Su instalación resulta bastante sencilla y crea un fichero al que se puede invocar desde AUTOEXEC.NCF para arrancar todo el sistema.

La segunda parte del software DiscView es una utilidad con la que el administrador puede asignar derechos de acceso a los volúmenes montados en el DiscPort y configurar cada una de las unidades para que se puedan desmontar o extraer los discos.

Pero DiscView ofrece facilidades adicionales que mejoran el trabajo con los discos. Cada vez que se inserta y se monta un CD-ROM nuevo, en el servidor se añade a una base de datos cierta información sobre el disco.

De este modo los discos aparecen en la lista aunque no estén montados y no se pueda hacer nada más con ellos. Los usuarios pueden de este modo configurar grupos de discos para acceder a ellos más rápidamente. Esta posibilidad del programa es especialmente adecuada cuando existen varios servidores de CD-ROM, con lo que el número de discos montados es mayor y por tanto conviene tener la información estructurada. También es interesante cuando se conectan cargadores de discos, es decir dispositivos que tienen una pila de discos de los que montan unos u otros bajo demanda.

Otras características del programa son la posibilidad de poder asociar comentarios y aplicaciones a los discos, o las estadísticas que mantiene el servidor sobre cada volumen, con información de los bloques leídos y las fechas en que se montó la unidad (interesante para decidir si un disco se usa mucho o poco).

DiscView funciona también con discos con formato HFS de Macintosh, aunque la visualización de los nombres de ficheros desde un PC no resulta demasiado adecuada (se muestran los nombres internos de la estructura), cuando lo normal es que desde Windows 95 se pudieran ver los nombres largos. Por el contrario los clientes Macintosh no pueden acceder a los discos en formato PC o Photo CD (detalle más grave), aunque el acceso a los discos de Macintosh es completamente transparente.

En las pruebas de velocidad que hemos realizado, el acceso a los discos dependía claramente de si los ficheros habían sido utilizados ya o no. Los módulos del servidor utilizan una buena parte de memoria como caché, en la que van almacenando los datos recientemente utilizados. En el caso peor, es decir un disco recién montado, la velocidad de acceso ronda los 120 KB/seg, llegando a alcanzar picos de 200 KB/seg.

Si los datos se encuentran en la caché, las velocidades alcanzaban hasta 800 KB/seg. Algo similar se puede decir sobre el tiempo que tarda en montar los discos, pudiendo ser una tarea de un par de segundos para discos ya montados anteriormente, hasta de cerca de un minuto para discos con muchos ficheros que se montan por primera vez.

La documentación es bastante completa para lo sencillo que resulta el uso del equipo, aunque está completamente en Inglés. Incluye un juego de cinco guías rápidas (ocho páginas) para repartir entre los usuarios de la red.

FICHA DE PRODUCTO

Nombre: DiscPort/DiscView

Fabricante: Microtest

Distribuye: CD World

Hercegovina, 19

08006 Barcelona

Tel. (93) 200 00 05

Fax (93) 200 75 53

Idioma: Inglés

PVP: 413.166 pesetas

Calificación: 4 estrellas

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información