| Artículos | 01 MAY 2011

Digitaliza tu vida analógica

Tags: Histórico
Jon L. Jacobi.
Convierte tus archivos, transfiere tus cintas, escanea las fotos y mueve tus películas caseras a tu disco duro. Hemos recopilado algunas maneras fáciles de convertir el vinilo, el cine y otros medios analógicos en archivos digitales de alta calidad.

Todos tus recuerdos, creaciones y colecciones están en vinilo, cintas, películas y papel. Incluso en recortes de periódicos. Sin embargo, en formato analógico, el contenido resulta difícil y hay que dedicarle mucho tiempo para organizarlo y poder acceder a él. También ocupa mucho espacio y se va deteriorando poco a poco. La respuesta es digitalizar, preservar y organizar.

Música
Durante nuestra juventud, la música se entregaba en vinilo, casetes, cintas de ocho pistas, CD y DVD de audio. ¿Cómo puedo escuchar todo eso ahora? Por lo general, con un PC o un teléfono inteligente y, en ocasiones, con un reproductor de MP3 u otros medios de reproducción. Has descargado gran parte de tu música a CD, pero el resto está en discos de vinilo y casetes.
Si tienes un giradiscos analógico, la digitalización de discos de vinilo de 33 rpm y 45 rpm será sencilla. Los tocadiscos de la vieja escuela necesitan un preamplificador, por lo que no puedes conectar directamente a la mayoría de las interfaces de audio de tu PC. En su lugar, conecta el giradiscos a las tomas RCA de un receptor estéreo y el cable de tierra al tornillo de tierra en el receptor. A continuación, ejecuta la cinta del receptor o alíneala a la entrada de audio de tu PC (normalmente es el cable mini-jack azul estéreo en la parte posterior). Necesitarás un cable conversor de RCA a mini-estéreo.
Las cintas, ya sean de casete, de ocho pistas o de bobina a bobina, tienen salidas que puedes conectar directamente a las entradas de audio de tu ordenador. Para convertir la música, también tienes que tener un cable convertidor de RCA a mini-estéreo.

Tocadiscos con conexión USB
Los tocadiscos y pletinas de cassette con USB hacen que la digitalización de tus LP y cintas sea un poco más simple ya que suelen incorporar la conversión de analógico a digital, para luego transferir los resultados a tu PC mediante un cable USB. Si no eres exigente con la calidad de sonido, estos dispositivos funcionan bien. Sin embargo, ninguna de las unidades suelen crear archivos de sonido que cumplan las exigencias de los oídos más exigentes.
Los productos Crosley Radio tienen un distintivo, con una suplicante mirada retro. El CR2413A Maestro (400 dólares) probado incluye un plato giratorio (33, 45 y 78 rpm), un reproductor de casete, radio FM, reproductor de CD y entradas auxiliares estéreo para otros dispositivos de audio tales como reproductores de MP3, todos ellos de grabación a tu PC a través de una conexión USB. Por desgracia, la calidad de los componentes del producto (sobre todo el plato) puede ser un poco decepcionante. El sonido digitalizado fue decente, pero de nuevo no se acercó a la calidad que demanda un audiófilo.
La calidad de la placa giratoria de Ion Audio LP 2 CD (299 dólares), por el contrario, fue más impresionante. El sonido analógico fue muy bueno, y la salida por USB sonaba un poco mejor que el de Crosley.
Otro producto de Ion, Tape 2 PC, crea grabaciones de audio medias, independientemente de si se conecta a través del USB o a través de las líneas analógicas.

Edición de archivos de sonido
Una vez que hayas conectado el hardware, utiliza un programa como Audacity (gratis) para grabar, editar y guardar tu música recién digitalizada. No te molestes en tratar de separar cada canción durante la grabación. Cualquier editor de audio o aplicación de grabación que se precie te permite seleccionar y guardar las distintas secciones de un archivo de audio. Los puntos de inicio y final de las canciones son fáciles de detectar por los cambios en la forma de onda visual. El software de edición te permitirá seleccionar y guardar cada pista individual a un archivo que se crea en tu PC. Puedes deshacerte del archivo más grande con posterioridad.
Si tienes intención de aplicar una reducción de ruido, no recortes las grabaciones hasta después de haberlas limpiado. El software de reducción de ruido se puede utilizar en los espacios entre las pistas para un procesamiento más eficaz con menos pérdida de rango dinámico en todo el espectro.
Si no estás especialmente preocupado por la calidad de sonido, puedes guardar tus grabaciones en MP3, AAC o WMA. Los expertos difieren en la velocidad de bits que produce mejores sonidos para cada formato. Se recomienda por lo menos 192 kilobits por segundo para archivos MP3 y AAC, y 160 Kbps para archivos WMA. Para la música clásica, mejor ir hasta el máximo (320, 256 ó 192 Kbps, dependiendo del formato) o utilizar el códec FLAC. Para los dispositivos que no soportan FLAC, y muchos no lo soportan, se recomienda utilizar los formatos de Windows o Apple.
Si quieres sonido de calidad y tu interfaz de audio es compatible, debes registrar tus grabaciones en algo más que el estándar CD-44.1kHz/16 bits, para, a continuación, guardar las grabaciones como archivos WAV sin comprimir. Una grabación a 24 bits o 32 bits, y en 48 ó 96 kHz, puede aliviar el “sonido estéril” del que se quejan de los audiófilos, y también da mejores resultados cuando aplicas efectos y reducción de ruido. Siempre se pueden exportar los archivos más tarde como MP3, AAC u otro formato. Si no tienes suficiente espacio en disco para alojar estos archivos más grandes, debes obtener un disco duro más grande.
Pese a que los fabricantes pregonan características como la alta definición, sonido envolvente y alta velocidad de bits, la mayoría de PC no ofrecen un sonido de calidad para audiófilos. Tampoco hacen muy bien la conversión de analógico a digital. Para mejorar dramáticamente la transferencias analógica, utiliza una interfaz de audio USB, como USB Presonus de Audiobox (200 dólares), Pro Tools Mbox Mini (330 dólares) o Focusrite Saffire 6 (200 dólares). Las tarjetas de sonido internas también están disponibles, pero los dispositivos USB son portátiles y son adecuados para su uso con ordenadores portátiles.
Si el mencionado Audacity es un poco geek para tu gusto, puedes encontrar varios programas de edición asequibles como Cakewalk Pyro Audio Creator 1.5 (40 dólares) y Bias SoundSaver (50 dólares) que están diseñados específicamente para la digitalización de la música analógica. Ambos productos ofrecen también una reducción de ruido más eficaz y más fácil que Audacity.

Reducción de ruido
El mayor problema con el sonido analógico es el ruido, que se digitaliza junto con la música. Los vinilo tienen saltos y rayaduras, mientras la cinta están plagadas de silbidos. Las aplicaciones de grabación, como Audacity, incluyen características de restauración que pueden ayudar a eliminar el ruido, pero son difíciles de usar y pueden eliminar el rango dinámico de la música si se usan incorrectamente.
La mayoría de los editores de sonido de gama alta, tales como Adobe Audition 3 (399 dólares) proporcionan una eliminación eficaz del ruido. Si deseas el mejor software de edición, sin embargo, debes buscar Bias SoundSoap 2 (129 dólares) o iZotope RX 2 (349 dólares).
En las pruebas, SoundSoap 2 es fácil de usar y los archivos de audio creados con ella suen

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información