| Artículos | 01 MAR 1995

Diagramas de flujo

Tags: Histórico
ABC FlowCharter 3.0 y CorelFLOW 2.0
Jaime Peña Tresancos.

Los diagramas de flujo son una de las fuentes de información visual más importantes, desde las presentaciones en medios empresariales hasta el diseño de procesos tecnológicos

Hasta hace relativamente poco tiempo, los programas de elaboración de diagramas de flujo eran bastante estáticos, poco interactivos y sin conexiones al exterior. Hoy en día, la implementación en entornos gráficos, típicamente Windows, y el empleo del estándar OLE los ha dotado de nuevas funcionalidades: trabajo ampliamente visual y conexiones con otros programas.

Aunque no son excesivamente empleados por usuarios aislados (tampoco es, realmente, esa su funcionalidad), sí copan una buena parte del mercado de las grandes cuentas, mercado corporativo, si lo prefiere. En nuestro país no hay una gran abundancia y, sobre todo, pocos disponen de distribuidores que proporcionen un adecuado soporte técnico. De ahí que hayamos seleccionado dos, de muy diferentes trayectorias: Micrografx ABC FlowCharter, todo un punto de referencia en este ámbito, y CorelFLOW de Corel Corp., de más reciente aparición, pero de excelentes prestaciones.

Ambos aportan casi todo los que precisamos; uno hace hincapié en su potente motor gráfico, excelente diseño de enlaces y una buena automatización de tareas; el otro goza de buenas funcionalidades en esos aspectos, pero sorprenderá por su enorme disponibilidades de cliparts y el poder ser ejecutado desde CD-ROM. Los dos programas analizados disponen de versiones muy recientes, lo que nos dará una buena visión de cómo está el estado del arte en cuanto al diseño de diagramas de flujo profesionales.

Un programa de diagramas de flujo es, fundamentalmente, un organizador visual de información en forma secuencial. No se espera de él que proporcione resultados de salida a partir de datos de entradas formateadas, como puede ocurrir con programas de cálculo, ni tampoco modelado de datos, como sucede con paquetes gráficos de retoque, por poner otro caso. Por contra, el usuario debe hacer casi toda la labor de organización y, ahí es cuando entra en juego el programa. En cierto modo, tienen mucho que ver con programas de organización de información personal y con gestores de proyectos. Con todos ellos servirá de complemento ideal.

Si bien la técnica de creación de diagramas está sometida a toda una serie de convenciones simbólicas (recordemos, por ejemplo, los clásicos diagramas de Dijkstra que se empleaban en los tiempos remotos de la programación estructurada), hoy en día se emplean los programas de diagramas de flujo para representar la práctica totalidad de lo que es susceptible de esbozarse en etapas elementales, o que ocurre o puede diseñarse visualmente con interconexiones entre diversos componentes. Por tanto, ya nos encontramos con lo fundamental: un proceso, o también un esquema de algo estático, que contenga ciertas dependencias y que pueda representarse (despiezarse, si lo prefiere) mediante elementos simbólicos elementales. Y eso es, casi, todo.

Entorno de trabajo

ABC FlowCharter 3.0 es el más clásico de ambos, dispone de un sistema basado en menús y de una barra de acceso rápido (denominada oficialmente banda) sensible a la acción que se lleva a cabo. Es decir, sus elementos icónicos y de listas desplegables variarán según que operación de edición/diseño estemos realizando. Esas diversas funcionalidades, dotan a ABC FlowCharter de un algo grado de diseño visual, pudiéndose prescindir casi totalmente de su sistema de menús.

Siendo de diseño bastante tradicional, es muy cómodo y funcional, procurándose mantener una total compatibilidad de diseño con la versión 2.0, haciendo casi innecesaria ninguna labor de aprendizaje adicional. Al lado de la barra de acceso rápido, hay una caja de herramientas situada verticalmente, en la cual encontramos los iconos referentes al selector, enlazador, textos, renumeración de elementos y zoom.

Un último elemento es la caja flotante de Paleta de símbolos. Se trata de una ventana hija, con su sistema de menús y con la muestra de la paleta de símbolos actualmente activa. Libremente se puede desplazar a cualquier lugar apartado del área de trabajo. Otra nota importante es que, por defecto, el modo de presentación no es de página completa, sino de tamaño real 1:1.

Por su parte, CorelFLOW 2.0 dispone de elementos casi iguales, pero se nota que su diseño es más reciente. Además de lo anteriormente apuntado en cuanto a una barra de herramientas y una caja con las paletas de símbolos, dispone de dos bandas estáticas (que no varían según la operación que estemos realizando). Eso lo hace algo menos funcional y más recargado de opciones que pueden no tener nada que ver con nuestros intereses actuales, en cuyo caso se verán agrisados sus iconos.

Por contra, dispone de una banda inferior para selección de color. Eso sí supone una ventaja sobre ABC FlowCharter, aunque hace algo más complicada, o, si lo prefiere, menos intuitiva, la selección exacta de colores de bordes, líneas, fondos y rellenos. Una diferencia muy sustancial entre ambos entornos se refiere a la capacidad de manejo de múltiples diagramas a la vez. Claramente sale vencedor ABC FlowCharter, ya que es capaz de trabajar con múltiples documentos simultáneamente (ventanas MDI). CorelFLOW sólo soporta la edición simultánea de un diagrama.

Gestión de símbolos

Los dos programas trabajan con paletas que se presentan en ventanas flotantes. ABC FlowCharter mantiene desplegados todos los símbolos de cada paleta, CorelFLOW nos permite ocultarlos y desplegarlos, lo que libera el área de trabajo para labores de edición. Además, el producto de Corel puede presentar a la vez varias paletas desplegables, capacidad que no tiene su rival.

En la actualidad, los programas de elaboración de diagramas de flujo han extendido mucho su ámbito de aplicación y, a veces, se acercan notablemente a los de diseño y a los de presentaciones.

Eso se ha reflejado en la ampliación de sus paletas de símbolos; a los ya tradicionales de diagramas de flujo estándar, añaden otros referentes a campos muy diversos. En la Tabla 2 hemos recogido las diversas paletas que contienen ABC FlowCharter y CorelFLOW. Nótese que ABC FlowCharter es mucho más tradicional, aportando herramientas para elaboración de diagramas en sí (incluyendo gráficos comerciales y cuadros de organización), mientras que CorelFLOW nos aporta otros elementos (por ejemplo de diseño artístico y arquitectónico), que estrictamente hablando nada tendrían que ver con un paquete de diagramas de flujo, pero que ahí están y útiles pueden ser en casos.

Por otra parte, ambos programas permiten crear paletas de símbolos personalizadas; por ejemplo, importando formas de paquetes de diseño o de CAD. En este importante aspecto, brilla especialmente ABC FlowCharter. Su editor de símbolos no tiene par en CorelFLOW; así, sobre un símbolo base, podemos redimensionarlo, definir su área interna para textos, insertar y/o retirar puntos de conexión, etc.

Para insertar símbolos en nuestros diagramas, ambos programas trabajan de forma similar: selección de uno en una paleta y estampación en el área de edición (página). Posteriormente, se pueden variar sus propiedades de tamaño, color, espesor de borde, relleno, sombreados, inserción de texto, renumerarlos, etc. Aquí no hay diferencias especialmente significativas; ABC FlowCharter es algo más completo en las opciones disponibles, mientras que CorelFLOW da mayores facilidades en el manejo del color y textos. En todos los casos, la interconexión es muy simple de realizar y permite seleccionar entre líneas o curvas Bèzier. ABC FlowCharter es más ágil a la hora de interconexionados automáticos, ajustando según la mejor ruta, en función de la disposición relativa de los símbolos que unimos. Evidentemente, a la par de su capacidad de ajuste automático a la página o de

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información