| Noticias | 21 SEP 2007

Desarrollan una batería ultradelgada de celulosa

Investigadores del Instituto Politécnico Rensselaer, de Nueva York, han conseguido desarrollar un prototipo de batería tan delgada y flexible como una hoja de papel y que, además, está básicamente fabricada con el mismo material (celulosa), que supone el 90 por ciento de su composición.
Oscar García
La batería es capaz de funcionar desde unos 75 grados bajo cero hasta 150 grados positivos, lo que supone un rango mucho mayor que el de las tecnologías actuales. Además, tiene la particularidad de poder funcionar como batería o como condensador de alta potencia, que normalmente son componentes diferenciados. Otra peculiaridad es su capacidad de utilizar líquidos orgánicos, como la sangre o el sudor, para recargarla.

La técnica empleada consiste en incorporar a la celulosa nanotubos de carbono alineados, que actúan como electrodos y le dan un característico color negro. Gracias a su composición y su espesor, la batería puede enrollarse, retorcerse, doblarse o hasta cortarse de cualquier manera sin que pierda su integridad mecánica o su eficiencia. Para aumentar su capacidad se puede apilar.

"Esencialmente, es un trozo normal de papel, pero está fabricado de una forma muy inteligente", afirmó Robert Linhardt, uno de sus co-autores. "No estamos juntando piezas, es un dispositivo independiente e integrado. Los componentes están unidos molecularmente: los nanotubos se imprimen en el papel y se impregna el electrolito. El resultado final es que el dispositivo tiene un aspecto, tacto y peso igual que el papel".

El electrolito es un líquido iónico que no contiene agua, por lo que no hay nada que pueda helarse o evaporarse, lo que permite que pueda soportar temperaturas extremas. Además carece de productos químicos tóxicos, por lo que es medioambientalmente seguro. El equipo hizo una prueba en la que imprimió una batería sin añadirle ningún electrolito y demostró como los electrolitos naturales del cuerpo humano, como sudor, sangre u orina, pueden usarse para activarla. Esto podría ser útil para desarrollar implante médicos, como marcapasos, sin introducir en el cuerpo elementos químicos peligrosos.

Los materiales necesarios no son caros, pero el equipo aún no ha desarrollado un modo de fabricación en masa económico. El objetivo es conseguir imprimir los nanotubos en grandes bobinas de papel, del mismo modo que funciona la rotativa de un periódico. Actualmente están investigando diferentes técnicas de fabricación, así como la manera de incrementar la eficiencia del dispositivo.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información