| Artículos | 29 ENE 2009

¿Debe comprar un netbook para su negocio?

Arantxa Herranz

La situación económica es delicada. Las ventas de ordenadores personales están a la baja. Pero, pese a todo, hay un nicho que no sólo mantiene el tipo, si no que sigue creciendo: los netbooks. ¿Son buenos para un propósito profesional?



Hay quien los considera un paso atrás: pequeños portátiles con prestaciones muy reducidas pero que responden a dos de las demandas que se les exige a los productos portátiles: alta movilidad y ser asequibles. Con un precio de venta que, salvo excepciones, está por debajo de los 500 euros, estos netbooks suelen responder al prototipo de compra compulsiva: las personas lo ven en las estanterías, se sienten atraídas y lo compran. Un estímulo al que responden tanto aquellos entusiastas de la tecnología como quienes tienen poco dinero en el bolsillo.

La pregunta, obviamente, es si estos productos son adecuados para un uso profesional. Veámoslo. 

obrero, portátil, movilidad, pc, world, construcción, wifiPuede haber algunas dudas sobre si los trabajadores que pasan gran parte de su jornada laboral en la calle necesitan algo más que un teléfono inteligente. Quizá en determinadas tareas sí se necesite un ordenador, pero un portátil “completo” puede llegar a ser poco práctico y pesado. Para este tipo de profesionales sí que tiene sentido llevar consigo un ordenador de menos de un kilo de peso, que incluso puede caber en el bolsillo del pantalón, con el que poder llevar a cabo simples tareas que no conllevan un intenso consumo del procesador.

 

Ventajas e inconvenientes

Evidentemente, los netbooks tienen algunos inconvenientes importantes, como el hecho de que son ordenadores muy simples, por lo que no son aptos cuando el trabajo que se quiere llevar a cabo implica muchos programas o un alto consumo de batería o recursos. O simplemente si se ha de teclear e introducir muchos datos, los teclados que caben en un equipo de menos de 10 pulgadas no son cómodos como cuando trabajamos en un portátil de 15. Obvio. ¿Recomendación? Llevar a cabo todas estas tareas en el ordenador de sobremesa.

Si pensamos en el típico viaje de trabajo, el usuario móvil ha de enfrentarse a un entorno complejo y cambiante. Desde el taxi hasta la terminal del aeropuerto pasando por el avión, el hotel o la puerta de embarque, las opciones de trabajo y los escenarios para el mismo cambian completamente. Lo ideal sería que el trabajador pudiera conectarse en cualquier lugar donde surgiese la oportunidad, pero en esos momentos quizá se necesiten más prestaciones que las que podamos encontrar en un netbook de 10 pulgadas. Pero en esos espacios intermedios (los aviones, trenes y automóviles) se puede sacar el portátil de la bolsa e iniciarlo puede tener más inconvenientes que ventajas. 

hp, mini, note, notebook, pc, world, netbook, movilidadAfortunadamente, la naturaleza intrínseca de los netbooks (baratos y ligeros) les hace ser ideales como segundo o tercer ordenador, complementando el sobremesa y/o el portátil. Si lo que se quiere es pasar el tiempo o navegar por Internet, la mejor opción es el portátil, incluso para estas tareas laborales. Si tenemos más tiempo y espacio, o una mayor carga de trabajo, optaremos por el portátil.

Puede parecer un gasto innecesario el añadir un segundo o tercer portátil para que, quizá, los trabajadores puedan ocupar sus ratos muertos en tiempos de trabajo (sobre todo en los desplazamientos), pero, como siempre, es cuestión de hacer cálculos y ver si las horas de productividad que se ganan superan y compensan este gasto extraordinario, especialmente en máquinas cuyo precio es, como máximo, 500 euros.

Pero, claro, debemos añadir un inconveniente más: estar migrando constantemente entre un ordenador de sobremesa en la oficina, un netbook en el avión y un portátil en el hotel puede hacer que los archivos se pierdan, traspapelen o no tengamos siempre la última versión del documento en cuestión. Para tener todo esto atado, es necesario contar con una solución robusta de sincronización que pueda mantener los sistemas al día. Aunque hay aplicaciones que hacen parte de este trabajo, el usuario siempre tendrá que llevar una llave de memoria si no tiene una conexión cerca.

La buena nueva es que los netbooks es que aún se están definiendo a sí mismos y algunas de las prestaciones más relacionadas con la conectividad están encontrando su sitio en los netbooks. Por ejemplo, la conectividad a redes 3G.

Por último, si su trabajo se lleva a cabo en varias localizaciones, es muy difícil no justificar las bondades de estos netbooks. Por eso quizá la pregunta sin respuesta no sería si se debe comprar un netbook para el trabajo, sino cuándo comprarlo. Y no tiene respuesta porque es una respuesta muy subjetiva.

 

Aquí podrá encontrar algunos modelos netbooks analizados por el Laboratorio de PC World

 



Netbooks analizados  

  • Imprimir Subir

    Contenidos recomendados...

    Comentar
    Para comentar, es necesario iniciar sesión
    Se muestran 0 comentarios
    X

    Uso de cookies

    Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información