| Artículos | 01 SEP 2000

De incógnito por Internet

Tags: Histórico
Consejos, trucos y pequeños productos ingeniosos para ayudarle a navegar, comprar y enviar correo de incógnito
Gonzalo Álvarez.
En una Internet cada día menos anónima y más intrusiva, conservar el derecho a la privacidad se está convirtiendo en un desafío para los internautas. Aprenda los mejores trucos para proteger su identidad y sus datos confidenciales de ojos indiscretos cuando navega por Internet, chatea o escribe correos electrónicos.

A estas alturas ya sabrá que en Internet no existe nada parecido a la intimidad. Cada vez que visita un sitio web, éste conoce automáticamente la dirección IP de su ordenador (el número que le identifica cuando se conecta a Internet), qué tipo de navegador utiliza, su sistema operativo, el tamaño de su pantalla, las páginas que ha visitado con anterioridad y a veces incluso su dirección de correo electrónico, la cual incluye a menudo su nombre completo y pistas sobre su lugar de trabajo. Con ayuda de las cookies se puede personalizar aún más la información recabada acerca de los visitantes, registrando las páginas más vistas, sus preferencias y hábitos de navegación, dónde han estado, tiempo de la visita, etc. La combinación de todos estos elementos permite la confección de perfiles de usuario cada vez más exhaustivos y detallados, con información muy personalizada que puede adquirir un valor considerable en manos de casas publicitarias, y por la que generalmente se paga mucho dinero. Si además revela confiadamente información personal al rellenar formularios web para suscribirse a servicios gratuitos o participar en sorteos, entonces el rastro que va dejando desde su ordenador será fácilmente vinculable a una persona con nombres y apellidos. Y adiós a la utopía del anonimato.
Sin importar si el resultado es correo basura en su buzón, cookies en su disco duro o la revelación de su identidad en línea a los cuatro vientos, no se encuentra indefenso. Afortunadamente, dispone de numerosos medios a su alcance para combatir los asaltos a su intimidad, desde la correcta configuración de su ordenador o la instalación de software adicional, hasta soluciones ofrecidas por un servicio web.
Puesto que los ataques a la privacidad en Internet pueden proceder de todas direcciones, la mejor manera de defenderse es enfrentarse a cada enemigo por separado. Por consiguiente, en este artículo se explorarán de una en una las diversas opciones disponibles para mantener bajo control las cookies, el spam y su identidad en línea. A pesar de que conservar su intimidad y seguridad en Internet puede resultar difícil, no es imposible. Antes de nada, asegúrese de rellenar el cuestionario sobre privacidad en línea del recuadro Cuestionario: ¿está usted a salvo en Internet? para que se haga una idea de hasta qué punto debería ser paranoico. Y si posee una conexión por cable, ADSL u otro medio que le permita estar conectado las 24 horas, préstele especial atención a la sección sobre seguridad en acceso permanente en el recuadro Siempre en línea, siempre en peligro.

Antes de seguir adelante…
El primer paso para alcanzar seguridad en línea consiste en asegurarse de que su navegador soporta criptografía fuerte. Los navegadores Internet Explorer y Netscape Communicator estándares utilizan criptografía de 40 ó 56 bits de longitud de clave para las conexiones seguras. Se identifican fácilmente porque la dirección de la página visitada empieza por https:// y aparece un candado cerrado en la barra de estado del navegador. Eso es criptografía de juguete, sin ninguna seguridad en absoluto. Para empezar a hablar de “seguridad” necesita que la longitud de clave sea de 128 bits como mínimo.
Para comprobar cuál es el grado de seguridad con que Internet Explorer cifra sus comunicaciones confidenciales, seleccione AyudaAcerca de Internet Explorer. Observará que aparece listada la intensidad de cifrado. Si es de 40 bits, pulse sobre el enlace Información sobre la actualización para recibir una pequeña descarga que actualizará el navegador a cifrado de 128 bits. Por desgracia, no existe un parche para actualizar el cifrado, por lo que hay que instalar una versión nueva completa.
En Netscape Communicator, una vez que esté conectado a Internet, seleccione AyudaActualizaciones de software para abrir una página de Netscape; una vez en ella, a la izquierda de Software Updates siga el enlace Your Installed Software, donde se le informará de su seguridad de cifrado. Si es de 56 bits, seleccione Upgrade To Netscape Communicator para obtener criptografía de 128 bits.
Una vez que posea un navegador con capacidad de cifrado fuerte para sus comunicaciones confidenciales, debe configurarlo adecuadamente. Encontrará una extensa descripción de cómo hacerlo en www.iec.csic.es/criptonomicon/navegador. tanto para Internet Explorer como para Netscape Communicator.

A dieta con las cookies
Los sitios web le envían estos pequeños rastreadores de datos, pero puede decidir si aceptarlos o no. Sin importar el nivel de cifrado de su navegador, puede mantener un cierto control sobre la forma en que éste gestiona las cookies. Expresado llanamente, las cookies no son más que unos pequeños ficheros de texto enviados por un sitio web a su navegador para que éste los escriba en su disco duro, que le identifican la siguiente vez que regresa al sitio haciendo más cómoda su navegación por él: pueden recordar su nombre, la configuración individualizada de cómo le gusta ver las páginas, su idioma, su sección preferida, etc. O pueden resultar más insidiosas, rastreando todos sus movimientos tanto en el sitio web que se la envió como en otros sitios por los que navega en la Red. No se preocupe demasiado por las cookies de sesión: desaparecen en cuanto abandona la sesión abierta con el navegador y no pueden utilizarse para rastrearle, ya que no se almacenan en su disco duro.

Configure su navegador
Tanto Netscape Communicator como Internet Explorer proporcionan opciones limitadas para deshabilitar las cookies, característica que sería deseable mejorasen en futuras versiones. Si desactiva las cookies por completo, terminará con el rastreo de sus idas y venidas por la Red. El problema es que muchos sitios como Yahoo, Amazon o el New York Times demandan confirmación de la identidad casi en cada enlace, mientras que Hotmail simplemente rehusará dejarle entrar a no ser que las cookies estén habilitadas.
En IE 5 se puede elevar al máximo el nivel de seguridad del navegador o configurarlo de forma personalizada. Para especificar la máxima seguridad, seleccione HerramientasOpciones de Internet…Seguridad y en Nivel de seguridad de la zona mueva el control deslizante hasta el máximo. Eso sí, tenga en cuenta que en el nivel máximo dejarán de funcionar controles ActiveX y applets de Java y se le impedirá entrar en ciertos sitios. Si desea evitar estas inconveniencias, puede utilizar la configuración personalizada, mucho más flexible. Pulse el botón Personalizar nivel…, busque la sección sobre cookies y seleccione Pedir datos bajo Permitir que los cookies se almacenen en el equipo.
En Netscape Communicator, seleccione EditarPreferencias… y pinche en Avanzadas. Bajo Cookies, elija Desactivar cookies, Advertir antes de aceptar una cookie, o Aceptar sólo cookies que provengan del servidor originador (opción que evita que otros sitios, tales como socios de publicidad, puedan ver sus cookies).
Los cuadros de di&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información