| Artículos | 01 SEP 2009

Datos seguros disponibles en todo momento y lugar

Tags: Histórico
Los contenidos digitales impulsan el desarrollo de dispositivos de almacenamiento
Paula Bardera.
Que vivimos en un mundo digital ya casi nadie puede ponerlo en duda. Y este nuevo modo de vida ha traído consigo la creciente proliferación de contenidos y, por ende, la necesidad de incrementar las capacidades de almacenamiento disponibles. Por ello, ha aumentado la demanda de dispositivos capaces de guardar, ordenar y compartir todos estos documentos. No se trata sólo de almacenar información, si no de garantizar la seguridad de los archivos y la capacidad de gestionar dichos contenidos de forma fácil y segura.

Hace unos años nadie tenía un trastero. Hoy en día, es requisito prácticamente imprescindible a la hora de comprar una vivienda. Cada vez guardamos más cosas, necesarias o no, y prescisamos más espacio para su almacenaje. Por eso también florecen nuevos negocios como el de alquiler de trasteros o pequeños almacenes. Y esta misma tendencia se puede extrapolar al ámbito tecnológico. Desde luego es un hecho en el entorno empresarial, que cada vez demanda más soluciones de almacenamiento de todo tipo, pero también lo es entre los usuarios finales, que necesitan guardar cada vez más datos. Para ello, cuentan con todo tipo de soluciones, desde tarjetas de memoria, a pendrives, pasando por discos duros externos, discos duros multimedia o, simplemente, PC o portátiles con discos duros de más capacidad.
Y es que, la cantidad de datos que se manejan habitualmente tanto en el ámbito personal como profesional se incrementa constantemente de un modo casi exponencial. La avalancha de contenidos multimedia que nos rodea es impresionante. Documentos de todo tipo, desde vídeos a fotografías, pasando por archivos de sonido o presentaciones PowerPoint inundan nuestros sistemas. Por ello, es necesario procesar toda esta información, almacenar documentos o realizar copias de seguridad. Con tanta profusión de datos es imprescindible contar con los soportes necesarios. Las soluciones de almacenamiento externo son en este caso las más recomendables para afrontar estas tareas con solvencia y sin que se necesite invertir una cantidad de dinero elevada.

Formatos para todos los gustos
Hasta no hace demasiado tiempo, el repositorio principal de la información de los usuarios era el disco duro de sus equipos. Pero en los tiempos que corren, es sólo uno más de los lugares en los que salvaguardar nuestra información. Si queremos tenerla disponible en cualquier momento o lugar, podemos utilizar nuestros ordenadores portátiles e, incluso, los teléfonos inteligentes de última generación, que tienen cada vez más capacidad para guardar datos. Pero si hay una categoría de producto que ha ganado popularidad entre usuarios de todo tipo y ha logrado desbancar a prácticamente el resto, es el de las memorias o llaves USB, con memoria flash. Prácticamente nos acompañan a todas partes, junto con la cartera, el móvil y las llaves. Se han hecho imprescindibles para la mayoría de nosotros.
Sus capacidades son muy variables y ya son muy populares las de 32 y 64 GB. Su precio es asequible y su rendimiento es prácticamente equiparable al de las unidades de disco externas convencionales. Sin embargo, aún son insuficientes para almacenar grandes cantidades de datos. Pero de lo que no cabe duda es de que, hoy en día, son el complemento perfecto para un disco duro externo, de modo que cuando no sea conveniente ni deseable llevar un dispositivo más voluminoso siempre se puede llevar la llave USB.
De hecho, su evolución es de tal magnitud que ya no sólo se limitan a ofrecer un repositorio más o menos grande. Al ser utilizados cada vez más por usuarios profesionales, están empezando a incorporar nuevas capacidades, como la de realización de copias de seguridad de la información almacenada en el dispositivo. De este modo, protegen fotos, música, vídeos, documentos personales y profesionales, así como otro tipo de archivos digitales de los usuarios, simplemente tocando un botón y sin necesidad de instalar software adicional. Otras memorias incluyen control de acceso protegido por contraseña e incluso hay modelos que sólo pueden ser utilizados por los usuarios que hayan configurado su huella digital como clave de acceso a la información contenida en estos dispositivos. Otras fórmulas de seguridad son la encriptación por hardware AES o la incorporación de sistemas que borran todos los datos del dispositivo después de una serie de intentos incorrectos de introducir la clave.

Discos duros externos y multimedia
En cuanto a las unidades de disco, últimamente las más populares son las de 2,5 pulgadas, que han desbancado a sus “hermanas mayores”, las de 3,5 pulgadas. Este tipo de discos están disponibles en una gran variedad de formas, colores y capacidades. Todos ellos vienen de serie con conexión USB 2.0, pero no son pocos los que ofrecen valores añadidos como salidas FireWire o configuraciones específicas para entornos Macintosh, por ejemplo.
Este tipo de dispositivos suelen utilizarse como sistemas de backup y, en el caso de los usuarios de ordenadores portátiles, además de para asegurar los datos, como repositorio general de la información permanente. En este tipo de discos destacan sus capacidades de búsqueda embebidas.
Dentro del mundo de los discos duros externos, especial mención merecen los discos multimedia, cada vez más populares, gracias, principalmente, a la descarga de contenidos de Internet.
Suele tratarse de dispositivos de almacenamiento de 2,5 ó 3,5 pulgadas, generalmente SATA con una carcasa externa donde además se integra la electrónica necesaria para leer los contenidos del disco duro en busca de vídeos, imágenes o música y poder así reproducirlos. Esta categoría de producto incluye todas las conexiones multimedia necesarias para llevar esos contenidos audiovisuales a una pantalla plana o a una cadena de música, por ejemplo. Se trata de un segmento en plena evolución, aunque a día de hoy la práctica totalidad de las propuestas de última generación son capaces de procesar contenidos de alta definición.
Su evolución ha sido spectacular en los últimos años, algo que se ha debido al desarrollo en las funcionalidades y las opciones, ya son capaces de reproducir casi cualquier tipo de formato multimedia, desde MPEG-4 a MPEG-1, pasando por DivX o MP3, por citar algunos. Además, la mayoría se integran ya en los sistemas de ocio doméstico como un elemento más, algo que ha facilitado también el que cuenten con mando a distancia. Las posibilidades que ofrecen los discos duros multimedia a los usuarios domésticos han hecho que el hogar digital sea ya una realidad, pues la posibilidad de ver tus propios vídeos, fotos y peículas directamente en el salón, sin necesidad de encender ningún ordenador, ha supuesto toda una revolución. Y todo ello con un dispositivo que puede tener un diseño atractivo, sin que estropee visualmente la decoración.
Además, sus fabricantes siguen trabajando en ellos, desarrollando características relacionadas con la alta definición, la reproducción de contenidos sin cables, la reproducción de los contenidos vía streaming a través de redes locales la grabación de programas de televisión y acceso a nuevos contenidos vía Internet.
Un paso más allá van los servidores multimedia, pues la evolución de los requisitos de almacenamiento de los contenidos digitales ha impulsado el crecimiento de este tipo de dispositivos, que ofre

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información