| Artículos | 01 SEP 2005

Cuánto nos cuesta imprimir

Tags: Histórico
La duración del tóner y el precio por página
Habitualmente, a la hora de evaluar el coste de impresión se tienen en cuenta dos términos como factores principales: el precio de compra del equipo y los consumibles. Sin embargo, existen otros términos que, sumados, influyen incluso más que estos. Según un estudio de Gartner, el precio de compra y los consumibles sólo suponen un 45,5% de la factura total, quedando el resto en manos de los gastos de licencias de software, labores de mantenimiento (13,48%), administración de redes, infraestructura y productividad del usuario. Sin embargo, la dificultad de cálculo de todos estos términos y el hecho de que el hardware y los consumibles suponen las dos cifras mayores de la tarta hace que se sigan tomando estos como únicos elementos de juicio.
Incluso aunque sólo tomemos en consideración los consumibles, resulta laborioso realizar un cálculo fiable del coste por página (CPP), pues en él influye la cobertura de la impresión, el tamaño del papel y del área impresa, la configuración del controlador e incluso el patrón de prueba utilizado, así como la temperatura y humedad ambiental y el volumen del trabajo de prueba.
Para facilitar la comparación y unificar criterios, el 16 de junio de 2004 se publicó la norma ISO/IEC 19752, que recoge una metodología estándar para medir el rendimiento de los cartuchos de tóner en impresoras láser monocromo. Básicamente se trata de establecer unas condiciones fijas y comunes de manera que los resultados entre distintos cartuchos sean comparables. Para estas medidas se utilizan tres impresoras y tres cartuchos por impresora, todos ellos comprados en diferentes distribuidores. Siempre se emplea la configuración por defecto de la impresora y se las hace funcionar en un entorno controlado a 23º C y al 50% de humedad.
No vamos a entrar a valorar si la metodología es la mejor o no. La bondad de este sistema radica en que siempre es el mismo para todos los cartuchos de todos los fabricantes y en que las pruebas están realizadas en condiciones controladas por un organismo independiente.
Sin embargo, no todos los cartuchos de tinta disponen del certificado ISO. En el caso de impresoras muy antiguas, en las que no sea posible adquirir tres equipos en buenas condiciones, no es posible realizar las pruebas, por lo que los fabricantes siguen ofreciendo sus datos anteriores a la norma ISO. En otros casos el fabricante no solicita la inclusión de sus productos en las pruebas, por lo que también sigue dando sus propias cifras. Probablemente las cifras ofrecidas por cualquier fabricante sean muy similares a las que arroje la norma ISO, pero al desconocer el método exacto de prueba no puede establecerse una comparación real.
En cualquier caso, esta norma ISO no mide el CPP, sino exclusivamente la duración del tóner, a lo que habrá que añadir otros factores.

www.iso.org

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información