| Artículos | 06 JUL 2007

¿Cuánto cuesta conectarse a internet en el ámbito de la movilidad?

Tags: Actualidad
Pablo Oliveira y Silva
Conexiones inalámbricas WiFi, redes 3G, conectividad a través de GPRS o soluciones cableadas. El trabajador móvil tiene hoy diferentes recursos tecnológicos para conectarse a internet allá donde se encuentre. La clave para elegir una solución u otra consiste en analizar las necesidades del usuario, entre las que se encuentra que el operador establezca un precio razonable por la conexión.

El profesional que realiza parte de sus tareas desplazándose de un lugar a otro seguro, en más de una ocasión, se ha visto en la situación de necesitar una conexión a internet y no poder disponer de ella. Aunque en la actualidad los principales lugares de paso, centros de convenciones, hoteles, aeropuertos e incluso algunas estaciones de tren, centros comerciales, plazas públicas o parques, ya disponen de redes inalámbricas que ofrecen sus anchos de banda para quien quiera hacer uso de ellas, ya sea pagando o no, hace no mucho tiempo, en la mayor parte de estos lugares, no había forma de conectarse a la red.

Hace tan sólo un lustro, algunos lectores comentaban que a muchos profesionales les resultaba muy difícil encontrar hoteles en España que dispusieran de una conexión a internet abierta para los clientes. Y no se referían a conexiones inalámbricas, sino simplemente a conexiones cableadas. Entonces, muchos usuarios tenían que hacer uso de aquellos quioscos públicos para conectarse a la Red y, en algunos casos, hasta utilizar un ordenador de la propia administración del hotel. Otra solución que encontraban los usuarios móviles profesionales consistía en hacer uso de ordenadores públicos ubicados en cibercafés, o incluso en tiendas de reprografía o revelado fotográfico.

Afortunadamente, esta situación ha cambiado de forma radical y ahora existen numerosas opciones para que los trabajadores móviles puedan hacer uso de la red allá donde se encuentren. Las fórmulas tecnológicas son numerosas: a través de redes 3G, GPRS, mediante conexiones inalámbricas WiFi, por cable y, aunque cada vez en menor medida, por módem o en ordenadores públicos.

Encontrar la solución que resulte más efectiva, más estable, más rápida o más económica es una tarea difícil y en numerosas ocasiones dependerá de las necesidades del usuario y de las posibilidades del lugar en el que se encuentre. Sin embargo, cada usuario puede medir una serie de parámetros que le servirán de orientación para elegir un tipo de conexión en función de sus hábitos de navegación.

Por un lado, conviene estudiar los lugares en los que necesitaremos una conexión. Un trabajador que se encuentra sólo unas horas en un aeropuerto y pase largas estancias en hoteles y centros de convenciones necesitará una solución para conectarse a través de redes inalámbricas, de forma rápida y estable y, sobre todo, fácil de configurar. Sin embargo, un transportista requerirá de un dispositivo que le permita realizar conexiones a través de la red telefónica móvil, ya sea GPRS o 3G. Alguien que permanezca varios días en un hotel o en una oficina ajena podrá conectarse a través de una red LAN convencional, a través de un cable de red. Además, si lo que necesitamos es combinar diferentes posibilidades de comunicación también será fundamental la elección de la red que utilizaremos y practicar probablemente la combinación de varias posibilidades diferentes.
De este modo, elegir una u otra red no resultará muy complicado para el usuario, siempre y cuando conozca sus necesidades y la red que mejor pueda darles respuesta. La clave que resultará básica es el precio de las conexiones en las diferentes redes.

¿Cuánto cuesta conectarse a internet en el ámbito de la movilidad? Lo cierto es que cada vez cuesta menos, en todos los sentidos. Es menor la inversión tecnológica y menor el precio que hay que pagar por el consumo de tiempo o la transferencia de datos durante la conexión. Aunque no hay un precio medio establecido continúa siendo una solución no muy económica, porque depende de los contratos con los operadores, en unos casos y, en otros, de las tarifas de los lugares que ofrecen conectividad. Además, comprobando la respuesta de algunas conexiones de pago, en algunos casos ni siquiera es muy rentable, aunque cada día son más los hoteles y lugares públicos que ofrecen servicios de pago estables y seguros.

En cuanto a conexiones a través de las soluciones que ofrecen los operadores móviles (3G/GPRS), el abanico de tarifas se compone de ofertas que van desde tarifas planas horarias o por consumo de datos, pasando por contratos que empaquetan diferentes servicios.

En el terreno del WiFi, el abanico de posibilidades es aún mayor. Más allá de tener suerte, y localizar en el lugar en el que nos encontremos una conexión WiFi abierta que nos permita conectarnos, en la mayoría de lugares tendremos que acceder a una red mediante opciones de pago, para la que necesitaremos una contraseña para conseguir conectarnos. Estos datos se obtienen mediante pago con una tarjeta de crédito y contratando un tiempo determinado de consumo. Este tiempo, generalmente intervalos de horas, entre 3 y 24 horas, puede administrarse de diferentes formas. Así, podremos hacer uso de las horas reales que contratemos, contabilizándose sólo los períodos en que realmente estemos conectados o se contabilizarán las horas a partir del momento de la primera conexión.

En cuanto a las tarifas las hay para todo tipo de bolsillos, desde soluciones públicas gratuitas, hasta conexiones por las que se pueden pagar varios euros por unos pocos minutos de conexión. Es cuestión de que resulte rentable el trabajo que se pueda realizar, gracias a la conexión, en función del precio que se pagará.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información