| Artículos | 01 JUN 1998

CoSession Remote 32 8.1

Tags: Histórico
Un control remoto para su PC
Philippe Mingo.
Aquellos que no estén familiarizados con los programas de control remoto, deben saber que estos son especialmente útiles a la hora de acceder y controlar ordenadores a distancia. Esto es interesante sobre todo para los propietarios de portátiles que quieran sincronizar sus datos con sus estaciones de trabajo, usuarios de Internet, proveedores de asistencia técnica a distancia, trabajadores desplazados y administradores de redes, que podrán transferir ficheros, ejecutar aplicaciones, dirigir el teclado y el ratón y observar el trabajo de otros usuarios desde distinto ordenador entre otras cosas.
El que fuera, en su versión 6, producto recomendado de PC World presenta la versión 8.1 de 32 bits para Windows NT 4.0 y Windows 95, en la que se dan soluciones a deficiencias de las versiones anteriores e incorpora algunas interesantes novedades. Para conseguirlo, el equipo de Artisoft ha tenido que rehacer totalmente el código del programa, poniendo especial cuidado en aportar un sistema sencillo de configuración mediante el sistema de “pinchar y soltar”, así como un asistente que le permitirá poner en marcha el programa en muy poco tiempo. Hicimos la prueba de instalar el programa en la modalidad “Express” sin mirar el manual y establecimos una conexión en diez minutos escasos.
Entre las novedades llama la atención la modularidad del programa, que permite por medio de controles ActiveX personalizar una instalación, pensando, por ejemplo, en aquellas empresas que quieran incorporar algún servicio de CoSession como parte de una tercera aplicación. Es interesante la posibilidad de usar 24 bits de color durante la visualización del ordenador remoto, sin embargo, si bien el escalado podría resultar muy útil, es de mala calidad y resta mucha velocidad al cliente por lo que es recomendable no emplearlo. También pueden alternarse los roles de anfitrión y cliente sobre la marcha, mientras que las transferencias se realizan de forma racional, mandando sólo las diferencias entre los ficheros de origen y de destino para ahorrar tiempo.
Pero sin duda la innovación que marca la diferencia con sus tradicionales competidores es la posibilidad de conversar, además de con el teclado, por voz en tiempo real cuando se disponga de los componentes multimedia básicos: micrófono, altavoces y tarjeta de sonido. El inevitable teléfono entre el hombro y la oreja da paso a un cómodo sistema de manos libres que sin duda apreciarán los que dirijan sesiones remotamente. El reverso de la moneda es que, aunque se pueda conseguir una buena calidad de recepción incluso a partir 33.600 baudios a través de TAPI, la voz requiere un ancho de banda importante, reduciéndose de forma significativa la agilidad del proceso, por lo que sin duda esta característica deberá de usarse con moderación. Además, a pesar de esta novedad el programa no transmite los sonidos generados por los programas, y no es posible reproducirlos a través del micrófono con la utilidad que acabamos de comentar, ya que al activarla toma el control de la tarjeta de sonido y los demás programas no pueden emplearla.
La conectividad se consigue permitiendo emplear la mayoría de los sistemas en uso en la actualidad, e incluso establecer comunicaciones con la versión anterior 7 para Windows 3.11. Módem - TAPI da acceso a conexiones punto a punto por módem, cables paralelo y serie e incluso por infrarrojos IrDA.
En la prueba este tipo de conexión ha dado problemas con el controlador genérico de 28.800 baudios y un módem OEM, aunque ha funcionado bien con los modelos de marca que incluyen su propio controlador.
Las conexiones de red pueden establecerse con NetBIOS/NetBEUI, IPX/SPX y TCP/IP, siendo este último el que, en las mismas condiciones, ofrece el mejor rendimiento. Por otra parte el IPX/SPX a través de redes Novell sólo funcionará correctamente si tiene instalada la versión 2.2 del cliente, que hasta la fecha sólo está disponible en inglés. Las pruebas del laboratorio han revelado que se puede conseguir una velocidad que permita trabajar con fluidez a partir de 33.600 baudios si se hace con TAPI, si se pretende conectar a través de Internet es recomendable usar RDSI como mínimo. En cuanto a las conexiones con cables directos o tarjetas de red, son satisfactorias en cualquiera de los casos.
Pero desgraciadamente no todo son buenas noticias, el programa está en inglés, y viene presentado en una caja grande que encierra dos desagradables sorpresas. Una es la ya habitual ausencia de manual impreso, ya que este se entrega en formato PDF de Adobe Acrobat dentro del propio CD-ROM junto con la versión 3.01 del visualizador. Son 109 páginas que tendrán que imprimirse si el inglés es un problema o desea estudiar el manual con profundidad.
La otra consiste en dos papelitos advirtiéndonos de una serie de problemas con la versión que se acaba de adquirir. Personalmente no me parece serio entregar un programa con problemas, y menos todavía considerando la gravedad de los mismos. Sin embargo, si se tiene en cuenta que los competidores también han sacado recientemente versiones de 32 bits, algunas de las cuales incluso con el mismo número de versión 8, han debido de pensar que es más importante estar presente en el mercado de los 32 bits que ofrecer un producto estable que satisfaga al cliente. Como decía, los problemas son de peso, y requieren de la aplicación un parche que ni siquiera se ha incluido en el paquete, y que debe conseguirse a través de Internet.
Mi consejo es que si va a adquirir el producto se asegure que va a poder obtener el parche, y que cuando lo consiga lo instale inmediatamente después de la instalación, ya que en las pruebas que hemos hecho bajo Windows 95 sin el parche, el TAPI no funcionaba, mientras que con Windows NT 4.0 el programa era comparativamente más lento. Además, antes de instalar debería hacer una copia de seguridad del fichero c:\windows\system\ctl3d32.dll, ya que en algunas de las pruebas de instalación que hemos realizado, esta librería ha sido reemplazada por una versión de Windows NT que no funciona correctamente con Windows 95. Otro problema importante se debe a que durante el arranque, CoSession carga una serie de controladores relacionados con el vídeo que pueden dar problemas con algunas tarjetas, como por ejemplo las basadas en el chip Virge de S3.
En tres de los cinco ordenadores en los que hemos probado el programa, notamos que las fuentes de las ventanas MS-DOS habían cambiado de aspecto, y que con el tiempo los ordenadores acababan por reiniciarse solos. Afortunadamente, en este caso la solución se encuentra en nuestro disco duro, basta con ejecutar una pequeña utilidad llamada CSRDISP que está ubicada en el directorio de instalación del programa, y que suprime los controladores de los que hablábamos permitiendo trabajar sin más escollos. Hemos notado otros problemas de acabado con las barras de desplazamiento y los cursores, y bajo Windows NT 4.0 Server además de arrastrar dos punteros de ratón por la pantalla hemos tenido algunos problemas con el TAPI y las ventanas MS-DOS que empleaban la fuente Lucida.
En definitiva pensamos que las prisas han perjudicado seriamente la calidad del programa, y que si usted está dispuesto a pasar por alto la falta de seriedad que supone distribuir un producto inestable, y remediarlo usted mismo con las indicaciones de nuestra prueba, dispondrá finalmente de una herramienta potente y versátil para el control remoto de sus ordenadores

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información