| Artículos | 01 SEP 1997

Corel WordPerfect Suite 8

Tags: Histórico
Nueva versión del paquete de Corel
Francisco Martín.

Con una puntualidad ejemplar, Corel ha cumplido su promesa, formulada a principios de este año: la versión 8 de su suite WordPerfect 8 debía estar pronta para la PC Expo de Nueva York (mitad de junio) y allá estuvo presente, pero en Inglés. Se espera la versión castellana para este otoño. La prensa especializada se ha limitado, de momento, a dar la noticia y alguna que otra impresión general del evento.

Note el lector la celeridad con que se han sucedido los hechos en torno a WordPerfet. En marzo de 1996 Corel compraba a Novell tan mítico producto. Y cuatro meses después lanzaba WordPerfect 7 Suite. Quien escribe estas líneas dedicó a esta versión en castellano un estudio comparativo (ver PC World, enero 97) y observaba tres cosas: su opulencia (tenía de todo), su orientación hacia Internet y la insuficiente integración de sus numerosas aplicaciones. Pues bien, no ha transcurrido un año de este lanzamiento, y el usuario nuevo o de toda la vida dispone ya de la versión siguiente. Una veloz carrera que me recuerda las prisas con que se sucedieron las versiones de Lotus 123, a partir del retraso y del poco acierto de la versión 3.0 para Windows. Corel, es evidente, quiere ganar el tiempo perdido por su nuevo producto en manos de Novell.

¿Qué aporta la nueva versión? Ante todo, una mayor necesidad de espacio en el disco duro: 120 MB como algo normal. Y, al tratarse de una aplicación a 32 bits, necesita Windows 95 y un Pentium a velocidad no inferior a los 100 MHz. Su espacio de trabajo natural son los 16 MB de RAM. En realidad, esta Corel WordPerfect Suite 8 está pensada para un mercado en que los nuevos ordenadores con tecnología MMX sean la mayoría, y se estén aparcando rápidamente las limitadas máquinas de años atrás, del 486 con 8 MB de RAM para abajo. También se pretende que corra en Windows NT, DOS y UNIX. El riesgo es obvio y Corel es consciente de que se juega no sólo la simple adquisición de un producto que se tambaleaba, sino la satisfacción de sus 20 millones de usuarios en los 70 países que compran sus aplicaciones.

Seguidamente anotaré que esta versión se ha dado prisa en corregir la grave falta de integración que se le achacaba al anterior CorelCentral 7. El nuevo CorelCentral 8 es, en teoría, un prodigio de coordinación. Pensado en el más puro enfoque groupware ha integrado las funcionalidades más conocidas de Netscape con otras menos habituales pero de segura demanda próxima (correo electrónico con voz y vídeo, conferencias, teléfono con identificación del que llama, libro de direcciones, tratamiento de archivos con hiperenlaces visualizables a pesar de un dispar procedencia).

También se echaba a faltar un sistema de ayuda y orientación que rivalizara con el salto cualitativo que ha realizado Microsoft gracias a personajes como Clipo. La respuesta ha sido Perfect Expert: una aplicación previa a cualquier trabajo en la Suite que canaliza los deseos del usuario. De este modo, se supera el puro concepto del tutorial como demostración de herramientas y la no menos limitada ayuda contextualizada, hasta ahora habitual en nuestros programas para Windows. El asistente e integrador de información PerfectExpert permite, además de canalizar tareas enteras (cómo hacer un carrusel de diapositivas, cómo escribir un curriculum vitae, cómo analizar un préstamo hipotecario), organizar las tareas realizadas por categorías o grupos temáticos, de tal forma que se ahorre tiempo en la búsqueda posterior de estos trabajos de oficina.

Este afán por homogeneizar y dar cohesión a todo el paquete de aplicaciones ha impulsado a sus nuevos programadores a respetar la estructura de los menús y las barras de funciones en todas y cada una de sus aplicaciones (WordPerfect, Quattro Pro, Presentations, y, en otra oferta, Paradox), de tal modo que resulte lo más lisa y breve posible la curva de aprendizaje del nuevo usuario.

Pero quizás al lector lo que más puede que le interese sean las novedades relativas al procesador de textos WordPerfect, que da nombre a toda la suite. De momento hay una novedad que recuerda la que Microsoft ofrecía en su tránsito de Word 6 a Word 7: los formatos de los ficheros permiten una natural ida y vuelta de los archivos creados en una versión y recuperados en otra (incluso cuando se va de la versión más reciente a la versión más antigua).

Esto puede llevar a concluir que sólo se han producido cambios cosméticos en el nuevo WordPerfect comparado con el anterior. Y en parte es así, pero no del todo. Se ha mejorado la capacidad de conversión de archivos de otros procesadores de textos o de otras aplicaciones (aunque las pruebas con archivos HTML no fueron precisamente las que más me han convencido). Se han abandonado los botones calientes, un hallazgo próximo a Lotus con menús permanentes contextualizados que ya calificábamos aquí de engorrosos. Y en su lugar se han habilitado barras de propiedades, que, sin desechar la idea de Lotus, ofrecen al usuario todas las herramientas que en ese momento va a necesitar si, por ejemplo, está trabajando con tablas. El mismo trabajo con tablas, bastante satisfactorio en la versión anterior, se ha agilizado aún más. Por ejemplo, es posible utilizar la brocha de formato rápido para copiar toda la estructura de una tabla, de tal modo que todas las tablas de un informe adquieran idéntica apariencia (sin olvidar la existencia de estilos de tabla).

Otro detalle interesante es que la barra inferior se utiliza para los documentos de WordPerfect de forma similar a como Windows la emplea para sus aplicaciones, de tal modo que un doble clic sobre el nombre de un archivo hace que éste se visualice sobre la pantalla y pase a ser el documento activo. Corel ha mejorado, además, el tratamiento gráfico de los documentos, incluyendo, también aquí, estilos específicos para gráficos.

También he observado sensibles mejoras en la hoja Quattro Pro. Corel ha incrementado su capacidad de importar y exportar archivos (especialmente los referidos al universo Microsoft y a Internet). Ha mejorado la información sobre dependencias de cálculo entre celdas y es posible controlar con facilidad el aspecto final de todo el modelo. Igualmente, la cuarta gran aplicación de la suite, Corel Presentations, presenta sobre todo señales de haber ganado en agilidad de respuesta. La tecnología MMX ha venido a favorecer este interesante programa de Corel. Además se ha realizado un esfuerzo para simplificar el proceso de creación y envío por correo electrónico de un carrusel de diapositivas o video show.

Pero sin duda, el segundo gran riesgo de Corel (además de su confianza en la evolución del mercado de ordenadores) es su orientación decidida hacia Internet y su certeza de que el lenguaje propugnado por Sun es el futuro. Nuestro fabricante no sólo se ha propuesto reescribir toda la suite en Java, sino que una de las grandes bazas de esta suite WordPerfect 8 está en que toda comunicación a distancia se realice empaquetando el documento en Java. En efecto, desde todas las aplicaciones analizadas (procesador de texto, hoja de cálculo, presentaciones) es posible crear páginas web en formato HTML. Pero también es posible superar las limitaciones de este formato utilizando Corel Barista, una herramienta para crear documentos en Java legibles por Netscape o Explorer.

En resumen, la suite Corel WordPerfect 8 se presenta con suficientes novedades como para realizar un examen más a fondo que el que permiten estas breves líneas. Mi impresión general es que todavía le queda a Corel un buen trecho por andar hasta que consiga colocar su producto adoptivo en el lugar del mercado que se merecería por su glorioso historial bajo DOS. A pesar de ser una aplicación de 32 bits siguen siendo penosamente lentos los arranques y cierres de sus programas, los guardados de archivos y alguna que otra operación habitual. El lenguaje de macros es demasiado propio y el procesador de textos sig

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información