| Artículos | 01 JUN 2001

Controladores de juegos (y II)

Tags: Histórico
Joysticks: Boeder CrossCheck, Genius MaxFighter F-33D, Gravis Xterminator, DualControl Joystick, Logitech WingMan Strike Force 3D, Microsoft SideWinder, Force Feedback 2 y Thrustmaster Top Gun Afterburner
José C. Daganzo y Martín Moncalvillo.
El mes pasado hacíamos una primera entrega de la trilogía de controladores de juegos, en la que comparamos algunos de los mejores volantes, joysticks y pads del mercado. Analizábamos los volantes y ahora le toca el turno a los joysticks y pads, menos específicos que los primeros y más adecuados para juegos genéricos. Los joysticks han sido durante muchos años los reyes de los dispositivos de juegos, pero con la aparición de los pads han sido relegados a un segundo lugar, lo que les ha obligado a especializarse en los simuladores de vuelo. Por su parte, los pads son los más versátiles y conocidos de los controladores de juegos, aunque no hace mucho tiempo su uso era asociado con las consolas y tenían mala reputación entre los que únicamente jugaban con su ordenador.

El mundo de los joysticks es tan antiguo como el de los ordenadores. Ya desde los antiguos Amstrad o Amiga, simuladores y joysticks han sido grandes aliados. Actualmente, los sistemas Force Feedback parecen ser la única innovación en un componente donde ya se ha visto casi de todo. En esta comparativa nos hemos encontrado con muy buenos productos, pero con diseños muy particulares, que se nos antojan casi realizados al azar en la mayoría de los casos. Este diseño nos ofrece un producto, la mayoría de las veces poco práctico, que busca seducir por los valores estéticos más que por los puramente funcionales. No debemos olvidar el poder de atracción que tiene un mando agradable visualmente. Desde PC World sólo nos queda aconsejar que no se dejen llevar por el aspecto exterior a la hora de adquirir un mando, sino que busquen en él aspectos más perdurables.

Boeder CrossCheck
El modelo CrossChek destaca por incluir el mando del timón incorporado en el joystick y poseer una destacada maniobrabilidad, lo que lo convierte en alternativa al Force Feedback.
Este mando utiliza el puerto USB para conectarse a nuestro equipo y ventosas para su fijación a la mesa. Se agarra bien y permite movimientos que con los otros no serían posibles. Un sistema antiguo, pero efectivo. Entre sus defectos podemos encontrar que el mando se sitúe en una posición algo elevada, en sus recorridos demasiados largos y en el pobre diseño de sus disparadores. El acabado de este dispositivo quizá es el menos cuidado.
Puede configurar el joystick mediante la aplicación Wizard, que también permitirá hacerlo para otros mandos. Sus 9 controles en la base no son demasiado útiles, al tener un diseño nada funcional. La rueda del timón también es testimonial, al hacer su función el mismo joystick.
El mando es pequeño, pero se acopla bien a la mano. Es quizá un dispositivo algo menos “profesional” que sus competidores, debido sobre todo, a un acabado menos trabajado y a un diseño un tanto azaroso. Un dispositivo recomendable para un público menos exigente, que disfrute “maltratando” su mando. Destacamos, eso sí, su precisión, su gran número de funciones y la inclusión del timón en el mando: todo un acierto.

Genius MaxFighter F-33D
Genius nos presenta el joystick de más peso que tuvimos la oportunidad de probar. Un aspecto impecable para un mando con no muchas más virtudes.
Podremos conectar el joystick de Genius a la salida serie y USB. Sin embargo, aparte de conectarlo, no podremos configurar en él nada más. Por otra parte, el mando posee el sistema Force Feedback y el I-Force, con lo que podremos disfrutar de efectos de última generación. Los efectos son muy bruscos, lo que, por otra parte, les hace muy divertidos.
Dentro de lo menos positivo, podemos destacar los recorridos muy largos de la palanca (no configurable) y un timón nada funcional. El mando de Genius se acopla bien a nuestra mano y es bastante cómodo para apoyar. Destacamos también el acabado de goma de la base. Ofrece una buena sensación de consistencia. El acceso a los mandos es bastante cómodo, y además, en el frontal del mismo se pueden accionar los gases, que sin embargo, no pueden utilizarse en algunos títulos. Tampoco podremos pre-configurar las teclas, pero sí podremos hacerlo desde la configuración del teclado en el videojuego.
Los mandos de joystick tampoco tienen una configuración ni diseño muy afortunados, lo que a veces lo convierte en impreciso. Pero su peor defecto es el de ser un joystick rígido, no incorpora el movimiento del timón en su eje. Debido a los intensos efectos y al gran recorrido del mando, incluso con tanto peso, a veces su base tiende a moverse. En definitiva, una gran presencia para un joystick que tiene sus mejores bazas en un sistema Force Feedback vigoroso.

Gravis Xterminator DualControl Joystick
Gravis nos presenta un joystick, que aunque no atesora Force Feedback, incluye un original diseño y una gran cantidad de controles.
Excepto los controles, todo este dispositivo está recubierto de plástico, lo que le da un aspecto poco cuidado. A pesar de no pesar mucho ni tener ventosas, su forma alargada lo convierte en un dispositivo estable. Los mandos no están colocados de forma muy afortunada, aunque la forma de distribuirlos es original, sobre todo la mano izquierda, que queda completamente acoplada al mando. De todos modos los disparadores no son muy cómodos. El mando nos obliga a mantener una posición algo forzada.
El software que posee, se recrea en la configuración del mando, pero no aporta mucho, sólo algo de comodidad al salvar nuestras preferencias. Su mejor característica es la precisión. Lástima que no incluya el mando del timón incorporado en el mismo. Es una apuesta de diseño muy original que suele responder al tópico de: o lo odias o lo amas. Su tacto es quizás muy suave, pero agradable. Sus recorridos son cortos, lo que, en la mayor parte de los títulos, es una ventaja. Incluso se nos ofrecen funciones para emular el funcionamiento de un Game Pad o ratón, lo que al final no resulta nada útil. Podremos también utilizarlo a través del puerto serie y USB.
Podemos concluir en destacar su gran cantidad de disparadores y un control sin complicaciones, pero echamos de menos el timón en el mando y algo más de comodidad en el acceso a los controles.

Logitech WingMan Strike Force 3D
Logitech ofrece en su joystick un acabado de enorme calidad, que lo alza hasta el primer puesto de nuestra comparativa.
El WingMan de Logitech ofrece un diseño con pros y contras. Pros: gran comodidad, aspecto impecable y la mejor funcionalidad. Contras: algún mando poco útil. Como vemos, apenas se pueden poner pegas a un dispositivo que además de disponer del sistema Force Feedback, posee los efectos de la empresa Immersion, para el sistema I-Force.
No podremos configurar ni el ángulo muerto ni el recorrido, pero en las pruebas, nunca lo echamos de menos. Una vez dispuesta la configuración al 150% de su capacidad (el máximo permitido), nos disponemos a probar el joystick. Y la verdad es que obtuvimos los efectos más fuertes. Son tan fuertes, que incluso, si no lo sujetamos bien, se llega a mover la pesada base de este joystick. Es ciertamente un dispositivo muy divertido, pero a la vez preciso y fiable.
El timón incorporado en el joystick, su recorrido casi perfecto, el movimiento del mando, su tacto, su comodidad, las funciones del mismo... todo se aúna para conseguir un mando de enorme calidad. A destacar la empuñadura, que aunque no tenga recubrimiento, se agarra con facilidad (incluso para zurdos) y transmite buenas sensaciones. Incorpor

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información