| Artículos | 01 JUL 2005

Consiga su propia tipografía

Tags: Histórico
Blanca Salvatierra.
Las tipografías que tenemos instaladas en nuestro ordenador suelen ser suficientes para realizar cualquier trabajo. No obstante, también podemos optar por la creación de nuestra propia fuente, ya sea escaneando una manuscrita, diseñándola desde cero o partiendo de una existente. En este artículo vamos a ver cómo crear nuestra propia tipografía manuscrita.

BENEFICIOS: Creación de fuentes originales propias.
TIEMPO REQUERIDO: 60 minutos
NIVELDE EXPERIENCIA: Medio
COSTE: 149 ¤
HERRAMIENTAS: ScanFont 3

Existen multitud de programas para la creación de fuentes propias. Dependiendo de nuestro dominio del diseño y de este tipo de aplicaciones, podemos recurrir a programas complejos como FontLab, Font Creator o Fontographer, que son algunos de los más utilizados ya que cuentan con amplias posibilidades. Nosotros hemos optado por la utilización de ScanFont, un buen programa para iniciarse en el diseño de tipografías de una forma sencilla. Una vez que cuente con las nociones necesarias y maneje los aspectos más básicos de este programa, estará preparado para utilizar uno más avanzado.
Existen varias fórmulas para crear una fuente. Dibujar en papel las formas que queremos digitalizar y pasarla al ordenador mediante un escáner es una de más comunes y también más vistosas, ya que permite realizar posteriormente documentos con nuestra propia tipografía manuscrita. Es lo que haremos en este artículo, aunque también es posible dibujar directamente en el programa, lo que da lugar a unas fuentes perfectas con un gran nivel de detalle y complejidad. Un paso intermedio entre esta forma y la utilización del escáner consiste en escanear la letra y utilizarla como plantilla, pero dibujando encima de ella con el programa. Por último, también podemos modificar una fuente ya existente. No obstante, y aunque podemos realizar este ejercicio para ver las posibilidades de un programa, antes de guardar nuestra creación debemos informarnos sobre las cuestiones legales relativas al copyright de la tipografía que hemos utilizado como modelo.

1- Escanear la tipografía
Una de las formas más sencillas de crear una fuente es a través de una imagen escaneada ya que, si no estamos de acuerdo con el resultado, también podemos retocarla posteriormente en el programa. Es recomendable tener en cuenta una serie de consideraciones previas antes de comenzar a escanear, como escribir la letra en negro sobre un papel blanco de forma que el contraste sea alto, o no utilizar un bolígrafo de punta fina. El tamaño real de los caracteres que vamos a escanear dependerá de la resolución de nuestro escáner, aunque es recomendable que cada uno de ellos mida al menos dos centímetros. Como vamos a crear nuestra propia fuente manuscrita, es recomendable también que los caracteres que dibujemos en el papel estén alineados en la base. Por otro lado, ScanFont puede separar cada uno de los caracteres que hemos escrito, pero no cuando están juntos. Cuando esto sucede, el programa entiende que se trata de un solo carácter escrito de forma extraña. Aunque, tendremos la posibilidad de separarlos de forma manual, resultará una labor muy larga y totalmente innecesaria si escribimos en el papel cada una de las letras separadas. En las imágenes puede ver un ejemplo de cuál es la forma correcta de escribir los caracteres.

2- Obtener la imagen del escáner
Si tenemos varios escáneres instalados en nuestro ordenador, antes de comenzar con la exploración nos aseguraremos de que el programa va a adquirir la imagen del escáner adecuado. Para ello, iniciaremos el programa ScanFont y pulsaremos sobre Select Source. Ahora podemos iniciar el proceso de importación pulsando sobre Adquire. Esto hará que aparezcan las correspondientes opciones de escaneo. Nosotros hemos optado por 300 ppp, ya que se trata de una resolución suficiente y no dará lugar a un archivo demasiado pesado. Una vez que la hemos escaneado, pasaremos a guardarla como una imagen. Aunque hemos visto cómo obtener la imagen desde el propio programa, podemos realizar esta operación con cualquier otro, teniendo en cuenta que ScanFont sólo trabaja con imágenes en blanco y negro.

3- Separación de caracteres
Para abrir la imagen pulsaremos sobre File » Open Image. Hay que tener en cuenta que la imagen debe haber sido guardada en formato sfd, bmp, tif o dib, ya que son los formatos que va a reconocer el programa. ScanFont es muy sencillo de utilizar, pero no se trata de un OCR. Aun así, cuenta con herramientas que simplifican el reconocimiento de caracteres de forma manual, con una característica capaz de reconocer automáticamente los caracteres si han sido realizados como hemos mencionado anteriormente. Podemos optar por separarlos mediante una de las herramientas de selección en la parte izquierda del área de trabajo, pero lo más común es recurrir a la separación automática del programa, que por norma general ofrece muy buenos resultados.
Para hacer uso de ella, abriremos la imagen y pulsaremos sobre Operation » Separate Shapes. Veremos entonces cómo el programa automáticamente separa los caracteres, tal y como se muestra en la imagen. En este caso, vemos cómo se han separado correctamente cada uno de los caracteres manuscritos. De no haber sido así, tendríamos que realizar la operación de forma manual. Si dos caracteres estaban demasiado juntos y los ha reconocido como uno solo, tendremos que recurrir a dos de las herramientas de edición: Symbol y Knife. Utilizaremos la primera ellas para seleccionar, mover, copiar y pegar caracteres, etc. La opción Knife será de utilidad para dividir esos caracteres que han permanecido juntos.

4- Retoque de los caracteres
Aunque para nuestro ejemplo hemos utilizado una frase, lo lógico es que si queremos crear una tipografía completa, escribamos en el papel todos los caracteres que queremos tener disponibles, con letras mayúsculas, minúsculas, números y signos de puntuación. Si antes de comenzar con la creación queremos realizar cambios en los caracteres, tan sólo tenemos que hacer doble clic sobre ella. Se nos abrirá entonces una nueva ventana en la que se muestra la letra con sus correspondientes vectores. Vamos a aprovechar para retocar aquellos aspectos de nuestra fuente que no son demasiado proporcionados. En el caso que nos ocupa, vemos cómo la parte inferior de la letra quedaba demasiado gruesa y vamos a aprovechar para retocarla. Para ello, moveremos los vectores acordes a nuestro gusto, rebajando por la parte de abajo y ensanchando por la de arriba para que la letra siga manteniendo la proporción y el grosor.

5- Archivo de la fuente propia
Una vez que tenemos nuestros caracteres separados, pasaremos a convertirlos en fuentes, ya que por el momento sólo se trata de imágenes. Hay varias formas de nombrar estos caracteres para que se conviertan en fuentes. La primera de ella nos lleva al menú Operations, pulsando después sobre Assign Names. Nosotros vamos a nombrar cada uno de los caracteres por separado. Para ello, seleccionaremos el carácter y pulsaremos sobre Edit » Properties. También podemos hacer clic sobre el carácter con el botón derecho del ratón y pulsar sobre Properties. En primer lugar, con el botón derecho del ratón sobre la fuente, pulsaremos en Place into font. Veremos entonces cómo se nos muestra una tipografía completa en la parte de la derecha a la que se le ha añadido nuestro c

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información