| Artículos | 01 ENE 2004

Consejos para comprar un ordenador

Tags: Histórico
Daniel Comino y Angel Gonzalo.
La compra de un ordenador es siempre una tarea complicada debido a la gran oferta que existe en el mercado. Y es que en muchos casos es difícil no caer en la tentación y dejarse llevar por ciertas ofertas o características que posteriormente ni necesitaremos ni aprovecharemos al máximo. Aquí le ofrecemos una serie de consejos para que la inversión realizada en un ordenador le dure el máximo tiempo posible.

El hecho de comprar un ordenador implica muchos aspectos importantes que debemos atender en función de nuestras necesidades. El aspecto más básico que debemos acometer antes de mirar características y precios es el tipo de uso que vamos a hacer de él. En este punto es necesario ser lo más preciso posible, ya que de ello dependerá el desembolso final que supondrá la compra del ordenador.
Todos estamos acostumbrados a ver las impresionantes ofertas de los centros comerciales especializados (y no tan especializados) en informática, en las que parecemos encontrar el ordenador que necesitamos a un precio muy interesante. La verdad es que en la mayoría de los casos sí que representan las necesidades de la mayoría de los consumidores, ya que compran un ordenador para todo tipo de tareas convencionales; es decir, la informática de consumo. No obstante, para los usuarios ya iniciados la compra de un ordenador no siempre responde a las mismas necesidades, ya que cada usuario tiene requerimientos específicos y es preciso hacer un ordenador a medida; construido específicamente para realizar las tareas que necesite. Es posible que construir un ordenador a medida cueste un poco más de dinero, pero hemos de tener en cuenta que este equipo nos será más útil durante más tiempo ya que hemos puesto énfasis en los componentes que más necesitamos, lo que supone a la larga un ahorro bastante grande.
Simplemente será necesario ver qué tipo de aplicaciones vamos a ejecutar asiduamente, cuáles son críticas y no pueden ir lentas, y cuáles otras no son especialmente importantes y estamos dispuestos a concederles algo de margen. Es cierto que cuando nos vemos en la tesitura de invertir en informática nos entran ganas de probar de todo, pero esto no implica necesariamente que vayamos a utilizar el ordenador a todas horas como centro de juegos, para edición de vídeo y audio, para acceder a Internet rápidamente... todo a la vez y necesitemos mucha calidad en todas y cada una de las funciones. Si éste es el caso será necesario un ordenador extremadamente potente que costará bastante dinero. Por el contrario, si somos capaces de poner coto a estos usos, obtendremos un mayor rendimiento del ordenador y lo podremos utilizar igualmente para todo, pero estará mejor preparado en las materias que más utilizamos.
Probablemente la mejor medida para hacernos una idea de qué ordenador necesitamos sea conocer el funcionamiento de las partes básicas de un ordenador y así ver qué componentes son los más adecuados para cada caso.

¿Nuevo o de segunda mano?
En cuanto al mercado de ordenadores de segunda mano, hay que comentar que todavía existe una gran demanda. Y es que existen muchos usuarios que no necesitan las prestaciones que ofrece un ordenador nuevo, ya que únicamente lo quieren para escribir con el procesador de textos, o para conectarse a Internet, o incluso para aprender informática, etc.
Si ése es su caso, debe saber que existe un amplio mercado de equipos usados con un precio bastante interesante y que le permitirán realizar esas tareas que no necesitan grandes configuraciones para realizar un trabajo excelente en ciertas materias.

Equipos nuevos: ¿qué debemos tener en cuenta?
A la hora de comprar un equipo nuevo debemos fijarnos en ciertos aspectos para que funcione mejor en las tareas que más nos convienen. Así la inversión realizada será aprovechada al máximo.
Estos aspectos son básicamente los componentes más importantes del ordenador. Si bien es cierto que hay dispositivos comunes que deben tener el máximo posible de calidad (como el procesador y la memoria), hay otros que van a depender de nuestras necesidades. Si hacemos un repaso mental de los componentes más necesarios para nuestro caso particular, haremos una buena compra. Por el contrario, si no reparamos en los aspectos que más necesitaremos en el futuro, no aprovecharemos al máximo las características que el ordenador nos ofrece.

Procesador
Una de las funciones más importantes de un ordenador es su capacidad de proceso. De ella depende en gran medida la velocidad del ordenador, aunque no es el único factor importante. Cuanta más capacidad de proceso tenga un ordenador, más rápido ejecutará las tareas habituales y más ágil será su uso cotidiano.
Desde que Intel fabricó su primer microprocesador en 1971, el 4004, el mundo de los procesadores ha evolucionado de forma inimaginable entonces. Y es que cada vuelta de tuerca a las velocidades o cada vez que se consigue fabricar un transistor más pequeño, suponen un gran adelanto que permite una mayor implementación de la tecnología en nuestra vida cotidiana.
Ha habido (y todavía se mantienen) ciertos mitos en cuanto a los procesadores, como que unas marcas son mejores que otras, que hay ciertas operaciones que no funcionan si tienes ciertos procesadores instalados, etc. En líneas generales, al comprar informática no haga caso de afirmaciones gratuitas sin argumentos demostrables.
Es cierto que desde hace ya bastante tiempo AMD e Intel luchan por hacerse un hueco cada vez mayor dentro del mercado de los procesadores.
Como consejo de compra, podemos comentar que como mínimo nuestro sistema debe estar equipado con tecnología Hyper-Threading para sistemas Intel o HyperTransport para procesadores AMD. Esto permitirá un óptimo aprovechamiento de los tiempos muertos del procesador y el ancho de banda, lo que redunda en una mayor velocidad. A partir de ahí, cuanta más velocidad desarrolle el procesador, más rápido podremos ejecutar tareas, pero más caro será.

Memoria
La memoria es un componente que se utiliza para almacenar la información más frecuente. Es un elemento fundamental dentro de cada ordenador, ya que de nada sirve tener un procesador potente sin una cantidad de RAM adecuada. Tampoco sirve de mucho pasarse: el secreto está en buscar el mayor equilibrio posible entre todos los componentes que integran el ordenador.
Hay muchos tipos de memoria RAM disponibles, y aunque la mayoría de las veces dependemos por completo de la placa base (ya que si no insertamos memoria que soporte no funcionará), vamos a intentar explicar lo mejor posible los tipos de memoria y sus usos más comunes. En realidad, actualmente se utilizan tres tipos de memoria RAM para instalar en los equipos informáticos: SDRAM, DDR y RAMBUS.
La memoria SDRAM (Synchronous Dynamic RAM, o memoria síncrona de acceso aleatorio) funciona a la par que el procesador, adaptándose a su velocidad con el fin de trabajar de un modo más optimizado. Lleva mucho tiempo en el mercado y está cediendo terreno en favor de la DDR. Podemos encontrar 256 MB de memoria SDRAM por unos 50 euros.
En cuanto a la DDR, es el acrónimo de Double Data Rate (ratio doble de datos) que trabaja enviando un doble canal de información dentro de un mismo ciclo de reloj; es decir, que envía los datos al procesador cuando el sentido es ascendente y cuando éste se torna descendente aprovecha para enviar datos de nuevo, lo que hace dob

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información