| Artículos | 01 FEB 2004

Conexión a redes y usuarios

Tags: Histórico
José M. Alarcón.
Este mes veremos la mejor forma de gestionar la conexión de un portátil a diversas redes, así como la manera de restringir los horarios de acceso de los usuarios a un equipo, entre otras cosas.

Gestión automatizada de parámetros de conexión a redes
Los ordenadores portátiles son, cada vez más, la solución preferida a la hora de escoger un nuevo equipo. Su aumento de prestaciones y bajada de precios los ha convertido en una interesante opción para todo aquel profesional o trabajador del conocimiento que necesite un poco de flexibilidad respecto a la ubicación en la que desarrolla su trabajo. Es muy frecuente que gracias al portátil algunas personas trabajen en distintos lugares (en casa, en la oficina, en las instalaciones de un cliente…), y que debido a ello deban conectarse desde su equipo a tantas redes diferentes como lugares frecuentan.
Con toda probabilidad el protocolo utilizado para establecer las conexiones de red es TCP/IP, el protocolo en el que se basa Internet y que en la actualidad es ubicuo. Lo más habitual además es que en cada red a la que nos conectemos existan parámetros de conexión TCP/IP diferentes. En las oficinas suele estar configurado el protocolo DHCP, que se encarga de asignar de forma automática las direcciones IP de los dispositivos que se conecten a la red, pudiendo éstas variar con relativa frecuencia. En casa o en pequeñas oficinas, sin embargo, es más probable que las direcciones IP se asignen a mano para cada dispositivo.
Windows XP proporciona una pestaña de configuración extra llamada Configuración alternativa (ver figura adjunta) que permite gestionar automáticamente una dirección IP estática así como la asignación de una IP dinámica mediante DHCP. Así, Windows XP detecta automáticamente a qué red nos estamos conectando y emplea la dirección apropiada en cada caso. Sin embargo, si no utilizamos XP o si debemos hacer uso alternativo de varias direcciones IP estáticas en diversos lugares esta solución se nos queda corta.
Para solucionar el problema podemos echar mano de la herramienta Netsh. Esta utilidad de línea de comandos viene incluida en Windows 2000/XP/2003 y permite gestionar la configuración de un ordenador (local o en red) desde la consola del sistema o desde archivos de automatización BAT. Una de sus características más interesantes es que permite generar automáticamente unos scripts de configuración que posteriormente se pueden volver a ejecutar con la propia herramienta para realizar tareas de configuración de redes de forma automatizada.
Gracias a Netsh podemos conectarnos a una red y almacenar su configuración en un archivo con sólo escribir una instrucción. Por ejemplo, si estamos conectados a la red de la oficina y queremos guardar su configuración para otras ocasiones escribiríamos:

Netsh dump » C:\oficina.txt

Con esto habremos almacenado la información en el archivo oficina.txt ubicado en la raíz de la unidad C:\. Dentro de este archivo se habrá generado un script que permite reconstruir posteriormente la configuración (puede echarle un vistazo si tiene curiosidad).
Haríamos lo mismo para obtener el script correspondiente a cada una de las ubicaciones en las que trabajemos con el portátil. Bastaría con ejecutar de nuevo el comando cuando estemos conectados a cada red:
Netsh dump » c:\casa.txt
Netsh dump » c:\cliente1.txt
Ahora cuando lleguemos a uno de los lugares a los que nos solemos conectar, por ejemplo la oficina, sólo hay que ejecutar la configuración adecuada así:

Netsh exec c:\oficina.txt

Con esto habremos configurado automáticamente los parámetros de red contenidos en el archivo indicado.
Si utilizamos únicamente dos o tres configuraciones puede resultar muy útil crear sendos accesos directos que contengan el comando netsh exec ya escrito, ubicándolos en el escritorio o en la barra de inicio rápido de Windows. De esta manera al llegar a cualquier lugar de trabajo, cuando queramos conectarnos a la red local, pulsaremos el correspondiente acceso directo y en unos instantes tendremos acceso a ella.

Restringir las horas de acceso de los usuarios
Una característica muy útil de Windows 2000/XP y que no todo el mundo conoce es que se pueden restringir las horas de acceso al sistema por parte de un usuario, aunque la máquina no pertenezca a un dominio. De este modo se impide el inicio de sesión de determinados usuarios fuera de las horas que le sean asignadas.
Para conseguirlo es suficiente con conocer el nombre de usuario a restringir y, estando dentro del sistema como administradores, escribir en la línea de comandos:

Net user usuario /time:intervalo

Siendo usuario el nombre de usuario cuyo acceso se desea restringir, e intervalo el intervalo de tiempo en el que tendrá acceso. El intervalo de tiempo se puede especificar de varias formas, por ejemplo la instrucción:
Net user jose /time:L-V,08_00-20:00

hará que el usuario jose sólo pueda iniciar su sesión de lunes a viernes entre las ocho de la mañana y las ocho de la tarde. Se pueden especificar varios intervalos si los separamos por punto y coma, por ejemplo:

net user jose /time:L-V,08:00-13:00;L-V,15:00-18:00

determinará la posibilidad de acceso del usuario jose únicamente de lunes a jueves en horario laboral.
En la figura adjunta puede ver otro ejemplo de uso.
Se pueden averiguar los horarios en los que un usuario puede iniciar sesión escribiendo en la línea de comandos:

Net user usuario

como se puede observar también en la figura adjunta.
Si se utiliza el parámetro /time:all restableceremos los permisos de inicio de sesión para que pueda tener lugar en cualquier momento.
Si no se especifica nada en el parámetro (es decir, se escribe únicamente /time: sin intervalo alguno) se impedirá el inicio de sesión a cualquier hora.
Importante: Nótese que este truco impide el inicio de sesión del usuario pero, sin embargo, si éste ya se encuentra dentro del sistema no se provoca su expulsión automática al terminar el intervalo permitido de uso del ordenador. Esto sólo es posible hacerlo si los equipos pertenecen a un dominio. Aún así el truco puede resultar sin duda alguna de gran utilidad.

Gestión cómoda de usuariosy contraseñas de acceso en XP
Windows XP ofrece una gestión de usuarios por defecto muy sencilla que permite poco más que dar de alta y de baja los usuarios que aparecen en la pantalla de inicio. En ella se puede escoger qué tipo de usuario es cada uno: estándar (o usuarios avanzados) o restringido, en función de lo cual tendrá más o menos atribuciones.
Es posible obtener un mayor control sobre los usuarios sin perder demasiado la sencillez del proceso usando una útil aunque desconocida herramienta de gestión de usuarios que viene con Windows XP. Para hacer uso de la utilidad de Cuentas de usuario (que así se llama), puede dirigirse a Panel de Control » Cuentas de Usuario o bien escribir desde la línea de comandos o desde Inicio » Ejecutar lo siguiente:

control userpasswords2

Al hacerlo aparecerá una ventana similar a la de la figura adjunta. En ella veremos una lista de usuarios existentes en el sistema. En dicha lista aparecen más usuarios que los que se pueden ver en la pantalla de inicio o en el sencillo gestor por defecto. Se pueden añadir nuevos usuarios o quitar alguno de los existentes,

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información