| Artículos | 01 ENE 2004

Comprar un portátil: tarea sencilla

Tags: Histórico
José C. Daganzo.
Las ventas de ordenadores portátiles aumentan año tras año. Muchos usuarios prefieren comprar un portátil a un equipo de sobremesa, y ya no es un simple complemento del de sobremesa, sino que en muchos ámbitos lo está reemplazando con éxito.

Disponer de un ordenador portátil en casa ha dejado de ser un capricho propio de una persona adinerada o una herramienta de trabajo de usuarios profesionales/empresariales. Se ha convertido en una opción de compra muy válida para todo tipo de personas. No en vano existen ordenadores portátiles para todo tipo de usuarios y bolsillos.
La bajada de precios de los componentes hace que cada vez sean más accesibles. Como el espacio no es algo que sobre, ni en casa ni en la oficina, son además una medida muy conveniente para que los minúsculos sitios donde pasamos la mayoría de nuestra vida parezcan más grandes. El precio del suelo está por las nubes y todo lo que sea ahorrar espacio es muy bien acogido por usuarios profesionales y domésticos.
Sin más, le invitamos a que siga leyendo y descubra cómo comprar un ordenador portátil, para que después de analizar la oferta actual adquiera su equipo con la sensación de haber acertado en su elección. No profundizamos en aspectos como el sonido y los puertos típicos (serie, paralelo, PC Card, serie, etc.) pues consideramos que todos los equipos actuales disponen de bastante calidad en dichos aspectos

¿Nuevo o de segunda mano?
Cuando nos planteamos la compra de un sistema portátil, suelen suceder dos cosas: no tenemos suficiente dinero para comprar uno nuevo, o bien hemos visto una oferta irresistible del que parece ser el portátil de nuestros sueños. Lo primero es no dejarse llevar por la euforia, y después analizar con detenimiento si el equipo que nos ofertan se adapta a nuestro perfil de usuario. En ocasiones nos dejamos llevar por el consumismo y compramos algo demasiado bueno a lo que no sacaremos todo el partido, o bien algo caduco que de nada nos servirá dentro de un par de meses.
Comprar un equipo con un procesador demasiado “viejo” hace que la vida útil del portátil sea muy limitada. No sucede igual con la memoria y el disco duro, que podremos ampliar fácilmente. Para la tarjeta gráfica bastan 8 MB si no deseamos jugar a títulos demasiados modernos, pues para labores ofimáticas y navegación web es una cantidad de memoria más que suficiente.
El resto de la configuración deberá ser lo más actual posible, pero si no vamos a darle demasiado uso, en principio bastará con una pantalla de 14,1”, 30 GB de disco duro, puertos USB, IrDA, ranura PC Card, salida VGA, unidad óptica (CD-ROM), módem de 56 kbps, red 10/100, tarjeta de sonido, etc., y por supuesto: procesador de no menos de 800 MHz.

Cómo comprar en función del tipo de ordenador
Para comprar un portátil con acierto, hemos de ser conscientes del uso que vamos a hacer de él. Con ello conseguiremos no invertir más dinero de la cuenta, y por consiguiente realizar una compra acertada.
En la elección de un ordenador portátil no hay que buscar una configuración demasiado justa para nuestras necesidades actuales, lo más normal es que en unos meses nuestras demandas crezcan, con lo que tendremos la sensación de que nuestro equipo está desfasado. Por ello, es conveniente hacer un esfuerzo y comprarlo con un procesador lo más elevado posible, así como una tarjeta gráfica potente.
En este artículo hemos segmentado los equipos en función de su relación peso/tamaño para facilitar la compra a todos aquellos usuarios que en estos momentos estén sopesando la compra de un ordenador portátil, y hemos obtenido cuatro grupos: ultraligeros, básicos, avanzados y de altas prestaciones.

Portátiles ultraligeros
Los equipos ultraportátiles o ultraligeros son la mejor alternativa de compra cuando deseamos un PC extremadamente ligero, ya que debido a nuestra actividad debemos estar moviéndonos constantemente de un lugar a otro en compañía de nuestro equipo.
Hablamos de PC que rara vez superan un kilogramo de peso y que no son demasiado potentes, aunque sí lo suficiente para permitirnos trabajar de manera holgada con aplicaciones ofimáticas y juegos que no requieran un chipset gráfico de última generación. Esto obliga a que no tenga integrada ningún tipo de unidad óptica, si bien suelen acompañarse de una externa y el tamaño de pantalla suele estar entre 10,6” y 12,1”. La unión de estos factores hace que tengan una autonomía bastante buena, en torno a 3-5 horas.
La mayoría de los equipos portátiles de este segmento están basados en la tecnología Centrino de Intel, antes por los Ultra Low Voltaje, y en menor medida, en procesadores AMD para portátiles Duron/Atlhon XP de 1,3 GHz y Transmeta Crusoe de 800 MHz.
La tecnología Centrino está causando verdadero furor en los ultraportátiles y la perfecta sincronización de sus tres componentes básicos (procesadores Intel Pentium M, chipset de la familia i855 e tarjeta WLAN Intel PRO/Wireless 2100) hace de esta plataforma una solución móvil de gran calidad.
Un ejemplo de portátil de entrada en el terreno de los ultraligeros sería el que tuviera un procesador de entre 800 MHz y 1 GHz, 128 MB DDR 266, disco duro de 30 GB (2,5”), pantalla de 10,6”, WLAN (802.11b) y una tarjeta gráfica integrada que tome memoria del sistema de 8 MB. El precio de este tipo de ordenador varía entre 1.200 y 1.600 ¤, en función del tipo de procesador.
Si nuestras miras están puestas en uno de mayores prestaciones, entonces la elección se centraría en uno con tecnología Centrino con procesador Intel Pentium M a 1,6 GHz, 256 MB de memoria DDR 266 MHz, disco duro de 60 GB, pantalla de 12,1”, tarjeta WLAN Intel PRO/Wireless 2100, Bluetooth y un chipset gráfico Intel 855GM con 64 MB de memoria. El precio de una configuración de estas características suele estar entre los 2.400 ¤ y 2.600 ¤.

Portátiles básicos
Este tipo de ordenadores tiene una relación peso/prestaciones muy equilibrada, y también un precio sensiblemente menor al resto de ordenadores portátiles. Son conocidos también como portátiles de consumo y año tras año son los más vendidos.
Son los equipos más aconsejables para personas que no necesitan ordenadores demasiado potentes pero sí hacer uso de la movilidad y libertad que otorgan los ordenadores portátiles. Existen portátiles básicos con procesadores de sobremesa y otros con procesadores específicamente desarrollados para ser utilizados con equipos portátiles. En esta gama de equipos es mejor comprar uno con un procesador de portátil, por dos motivos muy sencillos: las baterías de este tipo de portátiles no destacan precisamente por su larga duración y el consumo que demandan los procesadores de sobremesa es bastante elevado (en comparación con uno optimizado), lo cual reduce la autonomía sustancialmente.
Existe un abanico muy amplio dentro de este segmento. Podemos encontrar portátiles con una autonomía de entre 1 y 2 horas, y su peso varía en función del fabricante y tipo de procesador integrado. Así, existen equipos entre 2,5 y 4 kilogramos.
Un equipo con una configuración básica de este tipo de ordenadores podría ser la compuesta por un procesador Intel Celeron a 2,2 GHz/Pentium III-M a 1,33 GHz,

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información