| Artículos | 01 OCT 2004

Cómo pasar viejas cintas VHS a DVD

Tags: Histórico
Digitalizar vídeo analógico
Francisco Núñez.
En plena era del DVD y de las videocámaras digitales probablemente se ha preguntado qué hacer ahora con su colección de viejas cintas de vídeo olvidadas en algún rincón del hogar. Afortunadamente, la informática personal nos ofrece hoy en día los medios necesarios para recuperar esas grabaciones analógicas y evitar perder valiosos recuerdos por desgaste o paso del tiempo.

Al igual que ocurrió en su momento con el disco de vinilo, el formato VHS, último superviviente de los sistemas de vídeo doméstico popularizados en la década de los 80, sucumbe finalmente a la tecnología digital tras casi tres décadas presente en nuestros hogares reproduciendo y almacenando todo tipo de grabaciones de vídeo.
Basta dar una vuelta por una superficie comercial o establecimiento especializado para comprobar cómo los populares “vídeos” han desaparecido prácticamente de las estanterías en favor de modernos reproductores DVD y sofisticados sistemas home cinema. Sin duda el fin de los días del magnetoscopio doméstico está marcado por la llegada de los distintos formatos de grabación en DVD (-R, -RW, +R, +RW y el cada vez menos habitual DVD-RAM), y la progresiva caída de precios de los aparatos grabadores, no sólo en el ámbito de la informática. Desde hace varios meses podemos encontrar en las tiendas una amplia oferta de grabadoras DVD de salón, con funcionalidad similar al obsoleto vídeo VHS pero con toda la calidad de la tecnología digital.
Si el paso del vinilo al disco compacto no contentó por igual a los melómanos, en el caso del vídeo digital no hay discusión posible. Las escasas 240 líneas de resolución horizontal que ofrece la grabación analógica registrada en una cinta VHS no pueden competir con la definición de imagen que ofrecen las aproximadamente 500 líneas de los formatos DV o MPEG-2 –este último empleado en los discos DVD vídeo-, ofreciendo además una espectacular calidad de sonido estéreo o multicanal.
Pero aparte de la calidad de imagen y sonido, el soporte digital ofrece ventajas tan importantes como la posibilidad de crear copias idénticas sin pérdida de calidad o añadir contenidos interactivos a las grabaciones digitalizadas. Ventajas que, junto a la resistencia y mayor duración del soporte, son motivos más que suficientes para animarnos a digitalizar nuestra colección de viejas cintas de vídeo.
Evidentemente, la calidad que vamos a obtener en este proceso dependerá del estado en el que se encuentre el material original y, aunque nunca llegará a la del vídeo digital (ya que partimos de una grabación VHS), en muchas ocasiones es sorprendente lo que se puede hacer con un sencillo programa de edición de vídeo a la hora de restaurar antiguas grabaciones.
A continuación le mostramos las alternativas disponibles hoy en día para digitalizar sus casetes VHS y conservarlas en soporte DVD, lo que le permitirá dar nueva vida al contenido de esas cintas casi olvidadas y compartirlo cómodamente con sus amigos o familiares.

Alternativas
Se puede pasar el contenido de una cinta analógica a un disco DVD principalmente de dos maneras: mediante un PC equipado con el hardware necesario para digitalizar vídeo y grabar discos DVD, o mediante una de las nuevas grabadoras DVD de salón.
La primera opción es quizás la más extendida y se trata de un proceso al que están habituados los aficionados a la edición de vídeo mediante el ordenador personal. Su ventaja principal es que el hardware necesario es asequible y además podremos dar rienda suelta a nuestra creatividad mediante los programas de edición.
La segunda opción está todavía poco extendida al tratarse de productos que comienzan a llegar ahora al mercado. Estos dispositivos tienen un funcionamiento similar al magnetoscopio tradicional, eso sí, con la gran diferencia que supone el soporte digital. En estos aparatos la digitalización de las cintas VHS es tan simple como realizar las conexiones y pulsar el botón de grabación.

Un PC preparadopara digitalizar vídeo
Si vamos a utilizar el ordenador personal para transferir cintas VHS a discos DVD, lo primero que debemos tener en cuenta antes de adquirir el dispositivo de captura y la grabadora DVD son los requisitos que debe cumplir nuestro equipo para llevar a cabo este proceso con una calidad mínima aceptable.
En este sentido es necesario contar con una configuración hardware suficientemente potente para evitar problemas durante la captura. Los requisitos mínimos en lo que a procesador, capacidad de disco duro y memoria se refiere están ampliamente superados por los ordenadores personales actuales –los fabricantes recomiendan configuraciones a partir de un Pentium III o Athlon con 128 MB y discos de 10 GB, un PC de gama baja supera sin problemas esta configuración-.
Sin embargo, la velocidad del disco duro es todavía el talón de Aquiles de muchos equipos domésticos a la hora de capturar y editar vídeo. Una unidad de disco duro demasiado lenta no podrá escribir la gran cantidad de datos que procesa la CPU durante el proceso de digitalización en tiempo real, lo que se traducirá en pequeños saltos o pérdida de fotogramas debidos a la información que el disco no ha sido capaz de almacenar.
Si nuestra unidad actual no ofrece un rendimiento suficiente es necesario adquirir un disco duro fijándonos en parámetros como la velocidad de giro –si se trata de un disco IDE, 7.200 RPM es lo recomendable-, la tasa de transferencia de datos –siempre y cuando la placa base lo soporte será mejor un disco IDE ATA 133 ó 100 que ATA 66, por ejemplo- y el tamaño del buffer de disco.
Tradicionalmente los discos SCSI -en concreto el estándar Ultra Wide- han sido la mejor opción para el tratamiento de vídeo. Sin embargo, la aparición de las unidades Serial ATA (SATA) con tasas de transferencia de hasta 150 MB/s y la posibilidad de configurar arrays de discos, es una opción más interesante y asequible para los equipos domésticos.
Una vez que dispongamos del disco adecuado, otro punto a tener en cuenta es el formato de la unidad. En este sentido, en un sistema Windows XP es recomendable formatear la partición en la que se almacenará el fichero de vídeo en NTFS, para evitar así los problemas de limitación de tamaño de los sistemas de archivos FAT.
Respecto a la grabadora DVD la opción más recomendable es un modelo multiformato, es decir, compatible con los formatos +R, +RW, -R y –RW (el formato DVD-RAM está en proceso de desaparición), además tampoco está de más una grabadora que acepte los nuevos soportes de doble capa -DVD DL (Double Layer)-, en los que la capacidad de almacenamiento llega hasta los 8,5 GB.

Hardware de captura de vídeo
El proceso de captura o digitalización es la conversión en información binaria de una fuente de vídeo externa –en este caso el contenido de una cinta VHS- de manera que pueda ser almacenada y procesada en el PC.
Se trata del paso previo para pasar la cinta VHS al disco DVD, y para llevarlo a cabo es necesario contar con el hardware que permita conectar de alguna manera el reproductor VHS al ordenador personal y digitalizar la señal analógica de vídeo, es decir, necesitamos una tarjeta capturadora o conversor de vídeo.
La oferta de este tipo de productos es una de las más amplias que podemos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información