| Artículos | 01 MAR 2002

Cómo optimizar la BIOS de su equipo

Tags: Histórico
Martín M. Hernán.
Tradicionalmente la BIOS ha sido una de las herramientas más desconocidas para el usuario, y se solía dejar su manipulación en manos del ensamblador. Sin embargo, cada vez se hace más necesario conocer su uso para sacar el máximo provecho a nuestro equipo.

La BIOS es un componente del todo particular. El fabricante de la placa no se encarga de fabricarlo, sino que lo deja en manos de fabricantes especializados para luego incluirlo en sus placas. Por tanto, en el manual no solíamos encontrar información sobre su manipulación. Sin embargo, debido a la constante reclamación del usuario, esto ha cambiado.
En este artículo sólo vamos a centrarnos en las principales opciones de la BIOS, ya que los menús son numerosos. De todos modos, antes de comenzar también debe saber que quizá deba resetear la BIOS después de realizar algún cambio, con lo que debe como mínimo abrir el PC. Si no está dispuesto a ello, le aconsejamos no tocar ningún valor que afecte al rendimiento.
La BIOS (Basic Input Ouput System) se puede traducir como un sistema básico de entrada y salida. Contiene una memoria de sólo lectura, ROM o Read Only Memory, que facilita la comunicación entre los distintos componentes de hardware que integra el equipo. Las BIOS también contienen memoria EEPROM (Electrical Eraseable Programmable) o Flash BIOS perfectamente actualizables con programas dedicados a tal efecto. Son útiles porque permiten mantenernos actualizados a las constantes novedades de hardware.
Cuando se inicia el ordenador, la BIOS chequea el PC para ver si todo funciona correctamente (Power on Self Test). Si algo evita el correcto funcionamiento del sistema, emite una serie de pitidos sonoros con diverso significado dependiendo de la frecuencia del sonido y su longitud. Para ello, el altavoz interno debe estar conectado correctamente a la placa. Las últimas BIOS incluso emiten mensajes legibles más claros. Si el test de arranque es correcto, ejecutará las instrucciones guardadas en la CMOS, que es una memoria volátil en la que se guardan las modificaciones que se hayan podido realizar en la BIOS. Suelen dedicarse 64 bytes a esta memoria. Estos datos necesitan conservarse mediante una tensión constante de 3 voltios. Una pila se encarga de suministrarla. Para borrar la CMOS tendremos que manipular un pin en la placa o simplemente quitar la energía, la pila de botón de 3 voltios. Cuando estos datos se pierden, un mensaje en el inicio nos indica que son cargados los valores por defecto de la BIOS, almacenados en la ROM.
Para entrar en la BIOS debemos pulsar durante el arranque las teclas DEL o F1, dependiendo del tipo de BIOS.
En este artículo presentamos las opciones más importantes agrupadas por dispositivos. Indicamos además los menús en los que suelen encontrarse.


Almacenamiento externo (Standard CMOS Features/Setup y Advanced BIOS setup)
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
First Boot Device: establece el dispositivo que cargará el sistema operativo. Debería ser Floppy (disquete), para el caso que utilice disquete de arranque, pero si no suele utilizarlo y quiere ahorrar el tiempo que utiliza el ordenador para ver si hay un disquete disponible, establezca su disco duro como el primero.
Hay diversos modos de selección. El más preciso identifica HHD-0 como el disco duro que está en el canal primario configurado como maestro. Si está como esclavo, HDD-1. Si está en el secundario como maestro, HHD-2. Si está aquí como esclavo, HHD-3. Si desea arrancar el sistema desde CD-ROM, deberá establecer aquí la opción CD-ROM.
Primary Master/Primary Slave /Secondary Master/Secondary Slave: en cada una de estas opciones elegimos el modo en el que deseamos que se detecten las unidades instaladas. Lo aconsejable es dejar en Auto todas las opciones. No retardan demasiado el arranque y son las más cómodas. Para el caso que el disco no sea detectado siquiera con la herramienta de autodetección, podríamos seleccionar la opción User (manual). Sin embargo, en este caso debemos insertar datos adicionales como cilindros, sectores, cabezales, capacidad, modo de trabajo, etc.
Second Boot Device, Third Boot Device: en el caso de no encontrar ningún sistema operativo en First Boot Device (dispositivo primario de arranque) se cargará recursivamente el sistema desde los dispositivos indicados en los siguientes. En estos campos podrá elegir discos duros, disqueteras, CD-ROM, unidades ZIP, SCSI o incluso una unidad de Red.


CPU (Advanced BIOS Features/Hardware monitor)
--------------------------------------------------------------------
+3,3V Voltaje/+5V Voltaje/+12V Voltaje: la fuente de alimentación transforma la corriente externa para alimentar a la placa y sus distintos dispositivos, para lo cual ofrece esta gama de voltajes. Los valores indicados son los de referencia. A la derecha de los mismos se indican los valores alcanzados en nuestra placa en realidad. Pueden variar alguna décima. Si existen problemas en cuanto a alimentación, hay que atender a estos valores.
CPU Host/PCI Clock: nos permite modificar la velocidad del FSB (Front Side Bus) o velocidad de la placa madre, y como consecuencia la velocidad de los puertos PCI. Por ejemplo, un Pentium 4 trabaja con un FSB de 100 MHz pero es capaz de cuadruplicar la señal (100 x 4 = 400 MHz). De este modo, un procesador de 2 GHz utiliza un multiplicador x20 (100 x 20 = 2.000 MHz). Si aumentamos a 105 MHz x 20 = 2.100 MHz (el micro trabajará a 2,1 GHz). Además, el FSB de la placa correría a 105 x 4 = 420. Así, trabajaría forzada la placa, el procesador y el resto de componentes. Los 33 MHz del zócalo PCI pasarían a 35. Forzar la velocidad de la placa por encima de las indicaciones del fabricante anula la garantía y puede llegar a averiarla. Lo más seguro es dejar los valores por defecto.
CPU (Power/VGA/Chasis) Fan Speed: revoluciones por minuto de ventilador del microprocesador, de la fuente de alimentación, de la tarjeta gráfica o de algún ventilador adicional para la caja. Todos necesitan conectarse a un conector de alimentación en la placa que dispone de un sensor para indicarnos este dato.
CPU Frequency Multiplier: permite modificar de forma independiente el multiplicador. Deje los valores por defecto. Un pequeño aumento en el multiplicador aumenta la velocidad interna del microprocesador y con ello el rendimiento, pero el fabricante anula su garantía sobre el mismo en ese momento. Lo aconsejable es no forzarlo y dejar los valores por defecto.
CPU L1 & L2 Cache: activa la caché primaria y secundaria del microprocesador. Debe estar Enabled. Si no es así, el rendimiento de nuestro equipo será nefasto.
CPU/Memory Frequency Ratio: selecciona la velocidad de la memoria RAM en función del FSB. Si la placa trabaja a 100 MHz, una fracción 1/1 hace funcionar a la memoria RAM a 100 MHz. Una fracción de 3/4 la haría trabajar a 66 MHz. Este último caso es sólo válido para memorias antiguas.
CPU Temperature: nos indica la temperatura del micro y la máxima de seguridad.
CPU to PCI Buffer: aumenta el rendimiento. Los datos enviados al bus PCI son colocados en el buffer de escritura, lo que permite al procesador seguir trabajando sin tener que esperar a que el dispositivo PCI los acepte. El incremento es más notable en ordenadores antiguos.
CPU Vcore: voltaje del micro. Es vital que sea el indicado para el modelo instalado. Si no, puede provocar su destrucción. Normalmente las BIOS l

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información