| Artículos | 01 FEB 2000

Cómo obtener una línea ADSL paso a paso

Tags: Histórico
La nueva tecnología permite disfrutar de alta velocidad con tarifa plana
Jorge Pascual.
Si desea acceder a Internet con una velocidad muy superior a la que ofrecen actualmente los módems tradicionales y RDSI, además de pagar una tarifa moderada, necesita optar por ADSL. En este artículo le explicamos cómo conseguir una línea de este tipo, las condiciones que debe de cumplir, los tiempos que se requieren y, en definitiva, todo lo necesita conocer para poder disfrutar de la nueva tecnología de conexión a la Red.

Aunque ya hace muchos meses que se anunció ADSL como alternativa para conectarse a Internet, lo cierto es que hasta estos días no ha sido posible acceder a líneas de este tipo. La tecnología en sí no parecía inicialmente una buena solución a los problemas de los internautas españoles. Y lo cierto es que sigue sin serla pero, para ser justos, hay que decir que realmente se trata de la mejor de las opciones que existen actualmente, si dejamos de un lado el cable, ya que este último se encontraría más o menos a la par con ADSL.

Paso 1: comprobar la viabilidad de la instalación
Lo primero que hay que hacer antes de lanzarse a solicitar una línea es comprobar si la nuestra actual puede soportar esta tecnología. Para ello, se deben de cumplir varias condiciones que detallamos a continuación.

Existencia de ADSL en la central telefónica
Puesto que aún no hay un despliegue completo de la tecnología en nuestro país, lo primero que tenemos que hacer es ver si la centralita de la que cuelga nuestra línea telefónica ya incorpora soporte ADSL. Para ello, lo más sencillo es acudir a la página www.sgc.mfom.es/cgi-bin/ddw/webdriver?MIval=buscar-telefono. Una vez que ha accedido a la anterior web del Ministerio de Fomento, simplemente tendrá que introducir el número de teléfono que desea convertir en ADSL y automáticamente se le dirá si está disponible o no la conexión.
En caso de que la búsqueda sea afirmativa, se le proporcionará información sobre la centralita de la que cuelga su línea telefónica y la demarcación a la que pertenece. En caso negativo, lo que puede hacer es intentar averiguar la fecha en la que estará disponible. Para ello, puede acudir a la dirección www.sgc.mfom.es/cgi-bin/ddw/webdriver?MIval=mapaADSL2. donde aparecerá un mapa de España en el que podrá seleccionar su provincia y, dentro de ésta, la demarcación de su centralita. Así, en algunos casos (no en todos), podrá obtener una fecha prevista para la instalación de ADSL.
Si esta prueba ha sido afirmativa, ya puede solicitar ADSL, aunque la confirmación de la posibilidad de la instalación, está condicionada a otros factores que vemos seguidamente.

Condiciones físicas
Aunque la prueba anterior haya arrojado un resultado positivo, no significa que su línea pueda soportar ADSL. Lo siguiente a comprobar son algunas condiciones físicas sobre las que no existe mucho control. Es decir, que si se cumplen podrá instalar ADSL pero, si no, es complicado hacer que se cambien.
La primera es que su terminal telefónico no se encuentre a una distancia superior a 3 kilómetros de la centralita. Esto quiere decir que, si la central telefónica soporta ADSL, pero su vivienda se encuentra a más de 3 kilómetros de la misma, no podrá disfrutar del servicio. Evidentemente, uno mismo no puede comprobar este extremo. Por ello, una vez que ha solicitado la línea, será un técnico de Telefónica el que compruebe si se cumple esta condición o no.
Otra de las condiciones es el nivel de ruido de la línea o, lo que es lo mismo, la calidad. Si ésta se encuentra a menos de 3 kilómetros de distancia con respecto a la central, pero el nivel de ruido es alto, ADSL tampoco se podrá instalar. De nuevo, como en el caso anterior, tendrá que ser un técnico de Telefónica el que determine el nivel de ruido y vea si se ajusta a los valores permitidos. Por ello, no podremos saber si nuestra línea es apta o no hasta después de solicitar el servicio.
Finalmente, si todo lo anterior se cumple, faltaría por ver que su línea no fuese lo que denominan una “línea de enlace”. Al igual que el resto de parámetros, tendrá que ser Telefónica la que determine si efectivamente su línea es de enlace o no.

El tipo de línea
Una tercera restricción y no menos importante es el tipo de línea que tenga actualmente instalada. Puede ser que todas los anteriores condicionantes se cumplan pero, si tiene una línea RDSI, no podrá instalar ADSL. Al menos, esto ocurre en la actualidad, aunque Telefónica dice que en unos meses también se podrá realizar una instalación de este tipo sobre líneas RDSI. Lo que esto significa es que, si actualmente tiene una línea de este tipo, como ha sido nuestro caso, debe de proceder a contratar una línea de teléfono convencional. Esta operación supone un coste adicional al inherente a la propia instalación de ADSL pero, sin el cual, un usuario de RDSI no podrá obtener ADSL por el momento.
En nuestro caso, optamos por dejar la línea RDSI tal y como estaba y contratar una línea nueva, con un número de teléfono también nuevo, para que se pudiera realizar la instalación. El coste de esta operación son unas 25.000 pesetas a las que hay que añadir la cuota de conexión normal que lleva asociada cualquier línea de teléfono. Además, hay que contar con que hasta que no se tenga instalada la línea no es posible solicitar la conexión ADSL, ya que para ello necesitamos el número de teléfono y, hasta que no tengamos instalada la nueva línea no podremos saberlo. Eso quiere decir que tenemos que sumar una demora aproximada de siete días a la demora normal de instalación de ADSL que, como verá más abajo, es ya grande.

Paso 2: solicitud de la conexión
Una vez que ha comprobado que su línea puede soportar ADSL, ya podrá solicitar la instalación. Para ello, lo primero es seleccionar el proveedor de conexión, ya que Telefónica no proporciona acceso a usuarios individuales, sino que éstos han de contratar el servicio con cualquiera de los proveedores existentes.
En nuestro caso, todos los trámites los realizamos con Teleline y son los que describiremos en el artículo. Prácticamente todos los proveedores utilizar la misma mecánica y, por ello, la consideramos representativa.

Elección del tipo de ADSL
Antes de proceder a la solicitud del servicio, debemos escoger el tipo de conexión ADSL que deseamos. En la actualidad existen tres tipos: básica, profesional y premium. Tenemos que tener en cuenta que ADSL es una conexión asimétrica, es decir, tenemos distinta velocidad para descargar cosas de Internet y para enviar información a Internet. Por ejemplo, en una videoconferencia tendíamos una velocidad de bajada (que sería a la que nosotros obtenemos la imagen de nuestro contertulio) y una velocidad, diferente, de subida (la velocidad a la que nosotros enviamos nuestra imagen a nuestro contertulio). La velocidad de bajada (a la que vemos las páginas web, los vídeos, etc.) es muy superior a la de subida, pues ADSL es una conexión orientada hacia la forma de trabajar actual de los internautas, donde fundamentalmente se baja información pero, en rara ocasi&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información