| Artículos | 01 SEP 2003

Cómo montar una red inalámbrica

Tags: Histórico
Jose Mª Alarcón.
El abaratamiento de los dispositivos de red inalámbricos los ha convertido en una opción asequible y cómoda para interconectar ordenadores en la oficina o en casa. En este artículo práctico veremos los pasos fundamentales para poner en marcha una red inalámbrica Wi-Fi.

Las comunicaciones inalámbricas nunca han estado tan de moda como ahora. Y no sólo nos estamos refiriendo al mundo de los ordenadores, sino a todos los órdenes de la vida. Los teléfonos móviles son hoy en día casi tan comunes como los relojes de pulsera (todo el mundo tiene uno), los dispositivos Bluetooth y de infrarrojos están por todas partes, y gracias a la reducción de precios y cada vez mayor accesibilidad de las redes de ordenadores inalámbricas, se están haciendo un hueco en todas partes. Su principal baza es, sin duda, la comodidad. Gracias a ellas podemos estar conectados en todo momento con otras personas o dispositivos, moviéndonos simultáneamente si es necesario. Con los dispositivos de red inalámbricos podemos decir adiós a los odiosos cables de red que nunca se sabe bien dónde ocultar y que siempre están por medio. Son la solución ideal para ciertos entornos en los que la instalación de cables es difícil o costosa, como por ejemplo plantas de fabricación donde circulan máquinas y objetos. Obviamente, el medio que utilizan para sus comunicaciones ofrece también ciertos inconvenientes sobre todo en lo referente a la seguridad, pero de ese tema nos ocupamos en otro artículo de este mismo número de PC World, el cual le recomendamos encarecidamente que lea si va a desplegar una red inalámbrica.
Por el momento veamos cómo, por poco dinero y en unos minutos, seremos capaces de poner en marcha una red inalámbrica en nuestra casa o pequeña oficina.

1- Conseguir los dispositivos adecuados
Para montar una red inalámbrica básica se necesitan generalmente dos dispositivos: un punto de acceso (AP) y una tarjeta de red inalámbrica. También es posible construir una red usando sólo dos tarjetas (sin punto de acceso) pero se trata de una modalidad menos eficiente que no es la más adecuada si hay que conectar varios dispositivos entre sí.
Para este ejemplo hemos optado por dos productos del fabricante D-Link, concretamente el punto de acceso DWL-900 AP+ y la tarjeta de red PCMCIA DWL-650+ (para ordenadores portátiles). Ambos llevan ya unos cuantos meses en el mercado y son fáciles de conseguir en cualquier tienda informática o distribuidor.
En nuestro caso vamos a conectar a través de las ondas un ordenador portátil a la red común de cable de par trenzado de nuestra oficina, de forma que su usuario pueda trabajar desde cualquier sitio de ésta sin necesidad de cargar a cuestas con un largo cable, molestando a todo el mundo.

2- Conectar el punto de acceso a la red local existente
La conexión física del punto de acceso es muy sencilla, ya que basta con unir el puerto RJ-45 situado en su parte posterior a cualquier puerto disponible en el router o en el conmutador de la red a la que queremos conectarnos, utilizando para ello el cable que con toda probabilidad encontraremos en la caja del AP.
Si no disponemos de dispositivos concentradores de red siempre podemos unir directamente el punto de acceso a la tarjeta de red de cualquier ordenador, pero en este caso deberemos utilizar un cable de red cruzado que se puede adquirir casi en cualquier tienda de informática o hacerlo nosotros mismos.

3- Conectarse al AP desde un ordenador de la red local
Que el AP esté unido físicamente a la red local no quiere decir que podamos “verlo” desde los ordenadores de ésta. Ello se debe a que, por defecto, todos los AP vienen con una determinada dirección IP fijada de fábrica y es bastante probable que no se encuentre dentro de la misma subred que el resto de ordenadores de nuestra red local, por lo que no se “verán” entre sí.
El punto de acceso que hemos usado para este artículo viene configurado por defecto con la dirección IP 192.168.0.50 y máscara de subred 255.255.255.0 (puede consultar estos parámetros en el manual incluido en la caja de su AP). Se trata de una subred muy utilizada en las pequeñas redes internas, pero es posible que no se corresponda con la que tiene usted disponible. Compruébelo en las propiedades de la tarjeta de red de cualquier equipo conectado a la red local. Para ello vaya a Panel de Control » Conexiones de Red y haga clic en la Conexión de área local. Si consulta las propiedades de TCP/IP podrá ver la dirección IP que el equipo tiene asignada en este momento. Puede asignar una manualmente tal y como ilustra la figura adjunta, de forma que el equipo esté incluido en la misma subred que el AP que acabamos de conectar. Ello básicamente implica utilizar la misma máscara de subred y una dirección IP igual a la del AP pero cambiando el último número del grupo en esta última. En la figura hemos empleado la 192.168.0.10. Asegúrese de no otorgarle una dirección IP que ya tenga asignada otro equipo de la misma red o ninguno de los dos podría comunicarse.

4- Configurar los parámetrosde red local del AP
Una vez que el AP y al menos uno de los equipos de su red se comunican entre sí, ya puede comenzar a configurarlo. Dado que prácticamente todos los puntos de acceso del mercado son configurables vía web, abra su navegador favorito y escriba la dirección de su AP, en nuestro caso 192.168.0.50. Se le solicitará un nombre de usuario y una contraseña (en nuestro caso son admin y en blanco, respectivamente; consulte su manual para ver las suyas), y una vez dentro tendrá acceso a toda la configuración del punto de acceso.
Lo primero que deberá configurar es la dirección IP del punto de acceso de modo que sea compatible con la red que tiene actualmente. Si su red es grande seguramente dispondrá de un servidor DHCP (si lo desea puede consultar el número 162 de PC World, en el que se ofrecía exhaustiva información sobre este protocolo). Lo más habitual en casa o en una pequeña oficina es que disponga de pocos ordenadores y que sus direcciones IP se hayan asignado manualmente. Mire la configuración de sus ordenadores y asigne al AP una dirección similar que no esté siendo ya utilizada por otro dispositivo de su red. Con esto conseguirá que todos los ordenadores de la red sean visibles por el AP. De este modo los dispositivos inalámbricos que se conecten al AP tendrán acceso a su red local y viceversa. Si el único ordenador existente en su red local es el que está utilizando para acceder al AP puede saltarse este paso y dejarlo todo como está.

5- Configurar los ajustes de red inalámbrica
Para que los dispositivos inalámbricos puedan más tarde reconocer su red inalámbrica deberá identificar ésta para que sea reconocible ante ellos. Todas las redes Wi-Fi ofrecen un identificador especial llamado SSID que sirve para este propósito. En la configuración de su punto de acceso asigne un SSID adecuado, tal y como ilustra la figura adjunta, y guarde los cambios.
A pesar de lo que indica la figura hemos de recomendarle que, por seguridad, no otorgue a su red inalámbrica un identificador demasiado obvio respecto a lo que contiene. Por ejemplo, si su empresa se llama “FUNDESA” no use un SSID con ese mismo nombre o que lo contenga de algún modo. Si lo hace así facilitará la identificación de su objetivo a los posibles ata

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información