| Artículos | 01 MAR 2001

Cómo instalar la conexión compartida a Internet en Windows 98/Me

Tags: Histórico
José M. Alarcón.
Cuando en casa o en una pequeña oficina tenemos varios ordenadores conectados en red solemos compartir entre ellos todo tipo de recursos: discos duros, impresoras, escáneres... Una de las funciones que más interesa a los actuales usuarios de ordenadores es, sin duda, la conexión a Internet. Teniendo en uno de los ordenadores un módem conectado a la línea telefónica es también muy sencillo compartirlo con todas las demás máquinas de nuestra pequeña red local. De este modo se ahorra dinero en dispositivos de conexión y en la cuenta telefónica, pues una sola conexión permite que se conecten varios usuarios al mismo tiempo.

Antes de que Microsoft sacara al mercado Windows 98 Segunda Edición (SE) la única posibilidad para obtener esta prestación era adquirir un tipo de programas conocidos como Proxy, especializados en compartir la conexión a Internet. Sin embargo, con Windows 98 SE, y ahora con Windows Millennium Edition (Windows Me), la función de Proxy se incluye directamente en el sistema operativo, lo que nos permite ahorrar más aún. En cualquier caso, sólo se recomienda el uso de esta función para redes pequeñas que requieran usos comunes de Internet, ya que se trata de un software poco parametrizable. Para una empresa es más recomendable adquirir un Proxy profesional. A continuación se explica cómo hacerlo en Windows Me y Windows 98.

1- Instalar la conexión compartida
Lo primero que se debe hacer es instalar los archivos necesarios para compartir la conexión. Desde el Panel de Control de Windows solicitaremos su inclusión mediante el módulo Agregar o quitar programas. En la pestaña Instalación de Windows seleccionaremos los detalles de Comunicaciones. Si es usuario de Windows 98 seleccione Herramientas de Internet.

2- Seleccionar la conexión compartida a Internet
Dentro de los detalles debemos marcar la Conexión compartida a Internet. Una vez que cerremos todas las ventanas pulsando sobre los correspondientes botones Aceptar, comienza automáticamente la instalación. Es muy probable que durante el proceso se nos solicite el CD-ROM de Windows para recuperar ciertos archivos necesarios, así que no debemos olvidar tener éste a mano antes de empezar el proceso.

3- Usar el asistente para redes domésticas
De manera automática, y sin tener que reiniciar, se ejecutará el asistente para redes domésticas de Windows Me (o el asistente para compartir conexión si usamos Windows 98). Dicho asistente es muy sencillo de utilizar y sólo tendremos que seleccionar el tipo de conexión a Internet de que disponemos (módem para conexión telefónica o ADSL/Cable).
Durante el proceso del asistente se nos pedirá que introduzcamos un disquete vacío. Éste servirá para contener un programa de configuración que nos facilita la tarea de agregar clientes a la conexión compartida. Más adelante volveremos sobre este asunto.

4- Encontrar el asistente
Si en el paso 2 nos hemos encontrado con que la conexión compartida ya estaba instalada en nuestro sistema, podemos acceder al asistente igualmente desde el menú InicioProgramasAccesoriosComunicacionesAsistente para redes domésticas en Windows Me. En Windows 98 (y también en Windows Me) se encuentra el asistente desde Panel de controlOpciones de Internet. Como se muestra en la figura, sólo hay que pulsar sobre el botón de la parte inferior que reza Compartir...
En cualquier momento podemos regresar a este asistente y desactivar la conexión compartida.

5- Instalar los clientes
Se llama equipos cliente a aquellos que se van a conectar a Internet a través de la conexión compartida de otro ordenador, que se denomina servidor Proxy. Los clientes se pueden configurar manualmente, pero para ello es necesario tener ciertos conocimientos técnicos. Para simplificar totalmente el proceso, el asistente que utilizamos en el paso 3 escribe en un disco un programa de configuración automática.
Introduzca el disquete en la unidad A: de cada uno de los equipos cliente y ejecute el programa que encontrará en él. Se trata de un asistente que en un par de sencillos pasos deja listos los equipos para que se puedan conectar a través de la red local, saliendo por el servidor Proxy que acabamos de configurar.
Si no tiene ese disquete o prefiere configurar todo manualmente, lo que tendrá que hacer es, en las propiedades de TCP/IP (InicioConfiguración.Panel de controlRed), dejar que la dirección IP se asigne automáticamente, marcando en la pestaña Dirección IP la opción Obtener una dirección IP automáticamente. También deberá desactivar la resolución DNS en caso de que la tuviese activa. Marque esta opción en la pestaña correspondiente de la Configuración DNS, también en las propiedades de TCP/IP.

6- Configurar las opciones de Internet
Otra cosa que debe hacer si se procede manualmente es ajustar el tipo de conexión en InicioPanel de controlOpciones de Internet. En la pestaña Conexiones se marcará la opción Detectar la configuración automáticamente, dentro del diálogo que se muestra al pulsar sobre el botón Configuración LAN.

7- Aumentar la seguridad
Por omisión, la conexión compartida a Internet se activa para todos los protocolos que tengamos instalados en nuestro sistema servidor. Como ya se ha explicado en algunos artículos de PC World, el hecho de conectarse a Internet con otros protocolos distintos a TCP/IP aumenta el peligro de accesos no autorizados a nuestro sistema mientras navegamos. En el caso de la conexión compartida esta amenaza se agrava, ya que un hipotético asaltante podría comprometer la seguridad de toda nuestra red local, no sólo del ordenador que se conecta directamente a Internet.
Por ello es conveniente desactivar el enlace del Proxy con otros protocolos distintos a TCP/IP. Para ello, desde el Panel de control seleccione el icono con la etiqueta Red (o vaya a las propiedades de red desde el icono situado en el escritorio). En las propiedades de la conexión compartida, dentro de la pestaña Enlaces, desactive todos aquellos protocolos que no sean TCP/IP y la propia conexión compartida, como muestra la figura.


Beneficios: Ahorro en hardware y teléfono. Más comodidad para conectar todos los equipos de una red casera a Internet.
Coste: (1) Si ya existe una red local establecida, lo que necesitamos se incluye en el sistema operativo.
Tiempo requerido: (1) 15 minutos.
Nivel de experiencia: (1)
Herramientas necesarias: ninguna

La consideración del coste y del nivel de experiencia van de uno a tres iconos que equivalen a un nivel bajo, medio o alto de requerimientos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información