| Artículos | 01 JUN 2000

Cómo grabar un CD-R

Tags: Histórico
Consejos prácticos para grabar un CD
Felipe Corsino.
Grabar un disco compacto no tiene porque ser una odisea, pero incluso con el software más avanzado, los recién llegados se pueden encontrar perdidos. Incluso si usted ya tiene experiencia en crear sus propios CD-R, le recomendamos que se lea algunos de los consejos que aquí le ofrecemos.

Ahora mismo ya nadie duda que el soporte estándar más extendido es el disco compacto. En informática, el CD-ROM se ha convertido en el medio más utilizado para la distribución de software, siendo aún muy pocos los títulos que se distribuyen en DVD y aún mucho menos los que lo siguen haciendo en disquetes convencionales. Además, con el creciente aumento de tamaño de los ficheros, se hace cada vez más necesario contar con un sistema de almacenamiento auxiliar más grande. Antes únicamente redactábamos un texto, usábamos una hoja de cálculo o gestionábamos nuestros discos con una base de datos personal. Ahora, todo se acompaña con gráficos, a ser posible de calidad y alta resolución, nada de sonidos escuetos, todo el mundo quiere buena calidad y almacena canciones y discos enteros en MP3. Incluso muchos usuarios de informática personal comienzan a hacer sus pinitos con el vídeo digital.
A nadie se le escapa que los disquetes han quedado obsoletos (si bien continúan siendo imprescindibles en situaciones de emergencia). Las necesidades de almacenamiento que hace pocos años tenían los profesionales ya acucian a usuarios personales. Todo esto unido al continuo abaratamiento del hardware, ha hecho que la venta de grabadoras de CD se dispare en los últimos dos años, convirtiéndose en el periférico más vendido.
Sin querer ahondar en los fundamentos teóricos de la grabación de un CD-R, lo cierto es que la gran variedad de formatos continúa confundiendo a muchos usuarios. CD Mixto Modo 1, Modo 2, Híbridos, El torito, Rock Ridge, Joliet, mono y multisesión. CD Text, CD-I, Super Vídeo, ...
Además pueden surgir algunos problemas que frustren la creación de nuestra flamante recopilación de datos en CD, la mayoría de ellos, como verán a continuación, subsanables.

Tipos comunes de CD
A continuación le presentamos una división genérica de los CD-R o CD-RW más comunes que se pueden crear desde un PC. Dejamos de lado algunos formatos como CD-I, que si bien pueden ser leídos y escritos por algunas unidades, tienen un uso muy restringido y apenas se utilizan en el mundo PC.
CD Audio: este es uno de los formatos más antiguos y extendidos. El primer uso comercial del disco compacto fue para registrar música con una alta fidelidad. Cada canción se almacena en una pista independiente. El resultado es un disco que puede reproducirse en cualquier reproductor de CD, ya sea nuestro lector del PC o un reproductor de CD Audio convencional.
CD-ROM: bajo este nombre se engloban casi cualquier CD que contenga al menos una pista de datos. El formato en el que estos se graben deriva en distintos usos y nombres. Los más veteranos en el mundo PC siguen la especificación ISO9660, que generalmente aparece en los programas de grabación para referenciar los discos de datos. Aunque esta especificación permitía originalmente nombres de archivos y directorios de más de 8.3 caracteres (8 para el nombre y 3 para la extensión), lo cierto es que da algunos problemas de compatibilidad a la hora de mantener los caracteres de forma exacta (nombres en mayúsculas, incompletos, etc). Para ello y con la adopción del sistema de nombres largos en Windows 95, se introdujeron las extensiones Joliet. Es decir, el disco se graba siguiendo la especificación ISO9660, pero además se graba información adicional que permite mantener los nombres largos de los ficheros. Este problema es similar al que tenían los usuarios de sistemas Unix, ya que históricamente viene haciendo uso de nombres largos y además requiere almacenar atributos específicos para los permisos de acceso al fichero o directorio. En este caso, se aplican las extensiones RockRidge que permiten tanto mantener los nombres largos originales como los permisos de usuario de los mismos. El caso de los CD-ROM para plataformas Macintosh 68000 o PowerPC es (de nuevo) radicalmente distinto y ni siquiera se utiliza ISO9660, sino HFS.
UDF (Universal Disc Format) es el formato empleado en los DVD-ROM y también se puede usar en CD-ROM. Mejora ISO9660 y está optimizado para tratar grandes tamaños de datos y para reducir los cambios necesarios en caso de que se necesite añadir o eliminar un archivo. Windows 98 y posteriores reconocen sin problemas UDF, pero Windows 95 necesita de software adicional. Si quiere mantener total compatibilidad con todas las versiones de Windows, continúe utilizando ISO9660 y las extensiones Joliet para grabar sus CD de datos.
A partir de aquí el número de variaciones, combinaciones y extensiones a los formatos mencionados es prácticamente ilimitada, teniendo cada una de ellas una utilidad y aplicación específica. Vamos a ver algunos de los más interesantes.

CD Mixto
Podemos crear un CD que contenga pistas de audio y datos simultáneamente. Lo normal son varias pistas de audio que contienen canciones y una única pista de datos. Inicialmente se grababa primero la pista de datos y posteriormente las de música. Un CD de este tipo se podía leer sin problemas en un reproductor CD-ROM de PC y en un aparato de música, pero presentaban el problema de que en el reproductor de audio la primera pista de datos se reproducía como si fuera de música (un estilo nada agradable). Posteriormente, se introdujo el modo 2, que se encuentra presente en la mayoría de títulos de software y que consiste en grabar las pistas de audio al comienzo del disco y la de datos la última. Cuando introducimos un disco de este tipo en un reproductor de CD-Audio convencional, se reproducen todas las pistas menos la última de datos.
El uso más común de este tipo de discos compactos es para proporcionar un CD Audio con música y contenidos adicionales, como un programa multimedia con la historia del artista, discografía, vídeos musicales, letras de las canciones, etc.

CD Text
Este tipo de discos contienen pistas de audio, como los CD Audio convencionales, pero en la zona de cabecera del disco se almacena también información de texto con los títulos de las canciones, autor, álbum, etc. Esta información puede ser extraída posteriormente por reproductores de audio adaptados para ello, que son capaces de mostrar el título de la canción al tiempo que la reproducen.

CD+G
Una variante sobre el CD-Text, es el CDA+G, que almacena además de las pistas de audio y el texto, imágenes que pueden ser leídos por algunos reproductores específicos (CD-I, reproductores de Karaoke, Sega CD). Lo cierto es que su utilidad es muy restringida y en el mundo PC apenas algunos modelos pueden acceder a esta información, como las grabadoras y algunos reproductores de Plextor.

CD Autoarrancables
La lectura de un CD-ROM en el PC, incluso en los primeros modelos de reproductores a x1, es mucho más rápida que la de un disquete convencional. Los discos de 3,5" no obstante se han mantenido invictos gracias a que eran cruciales a la hora de recuperar un sistema estropeado o comenzar la instalación del sistema operativo. El Torito es un sistema que permite arrancar el ordenador si la BIOS de éste permite el inicio desde la unidad de CD-ROM (la mayoría de los equipos vendidos en los últi

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información