| Artículos | 01 ABR 2005

Cómo grabar discos en MP3

Tags: Histórico
Daniel Comino.
Bien es cierto que todos, con mayor o menor destreza, sabemos pasar un CD a formato MP3, pero muy pocos manejamos algunos de los parámetros adicionales que se incluyen. Aquí explicamos la forma correcta de codificar un archivo, ya en formato digital, a MP3. Además, hay algunos trucos que pueden ayudarnos a ordenar los archivos para escucharlos luego en un reproductor de MP3.

1- Instalación de codecs
El primer paso es la instalación de los codecs necesarios. En Internet podemos encontrar varios paquetes que incluyen multitud de ellos gratuitamente. Si en un futuro tenemos pensado utilizar más de los aquí necesarios (se entiende, tanto de audio como de vídeo), es recomendable instalarse directamente alguno de ellos. Por ejemplo, uno de los más conocidos es K-Lite Codec Pack (www.codecguide.com), que contiene todos los necesarios (y bastantes más) para la conversión que nos ocupa.

2- Elección del software necesario
Aquí, igual que en el paso anterior, tenemos muchas posibilidades de elección. El software que podemos encontrar en la Red es variado y eficaz. Herramientas como Easy CD Extractor, Audio converter, CD’n’Go... son fácilmente localizables y nos servirán para realizar la labor que nos ocupa. Para algunas herramientas es necesario comprar licencias (bien es cierto que suelen ser económicas), pero si no tenemos ninguna necesidad impuesta, podemos optar por una aplicación gratuita. Nosotros vamos a escoger AudioGrabber, en su versión 1.83, para la que no es necesario pagar licencia (www.audiograbber.com-us.net).

3- Obtención de nombres del CD
Este paso sólo será necesario si estamos codificando directamente desde un CD. En él se abre una conexión a Internet en busca de toda la información posible del CD introducido. Para ello, busca el identificador único del producto en su base de datos. En el caso de AudioGrabber, la consulta se realiza en la base de datos de freedb.org. Para realizar la consulta, acceda al menú CD y escoja la opción Consulta a freedb, o directamente en el icono Freedb del panel principal de la aplicación.

4- Normalización del audio
Este paso nos sirve para estabilizar todo el audio que hayamos codificado. Es necesario si obtenemos los ficheros desde diferentes fuentes (con diferentes codificaciones), o si el volumen del audio es diferente entre las canciones seleccionadas. Hay que tener en cuenta que para hacer posible la normalización de audio, AudioGrabber deberá primero pasar a formato digital estándar (.wav) cada corte antes de efectuar la codificación a MP3, con la consiguiente ocupación en el disco duro (en este caso, para una canción, casi 30 MB; para 2, 41 minutos. Para realizar la normalización del audio de un archivo WAV, seleccione Normalizar en el menú Archivo, o pulse en el icono Norm. de la ventana principal del programa.

5- Elección del formato de salida
Sin duda, éste es el paso más importante a realizar, ya que de la elección entre los diferentes tipos de conversión dependerá la calidad final del audio. Dentro de todos los formatos que nos proponen, hay dos más o menos estándares (son los más utilizados): el primero es la compresión a 192 kbps y el segundo a 128 kbps (los dos a 44,1 kHz en estéreo). No obstante, cuanta más calidad apliquemos al audio, más tardará en la conversión y más espacio ocupará en disco. Esto tampoco debe ser óbice para sacrificar la calidad, que debe prevalecer ante todo. No obstante, si nos salimos de las dos medidas anteriormente descritas, aunque subamos el bitrate no obtendremos una calidad mayor (al menos, que podamos percibir con respecto a la comentada). Para iniciar la conversión, seleccione Grabar en el menú CD, o pulse en el icono grabar de la ventana principal de AudioGrabber.

6- Utilice el sistema de renombrado del programa de conversión
Los programas para pasar CD Audio a archivos MP3 suelen tener un apartado donde podemos automatizar el proceso de renombrado de los archivos creados. Tanto de forma manual, introduciendo autor y título del LP, como automáticamente, activando la opción de acceso a las bases de datos de CD Audio de Internet, podrá marcar los parámetros que desee que se incluyan en el texto utilizado para dar nombre a los MP3: autor, álbum, canción, posición, etc. Generalmente también podrá utilizar un modo avanzado para poder introducir, además de estos parámetros, fragmentos personales de texto entre ellos.

7- Siga un orden de archivo
Es recomendable que reparta las canciones en directorios ordenándolas por álbum, artista o género para poder encontrarlas con mayor facilidad. Este orden dependerá de su forma de encontrar la música. Si suele buscar por autor, lo lógico es que cree directorios principales con los nombres de los artistas y dentro otros con sus discos. Antes de pasar toda su colección de discos a MP3, es conveniente que pruebe con unos pocos y compruebe que el método de archivo y renombrado se adapta bien a su método de búsqueda y a su reproductor.
Este último detalle también es importante, sobre todo por las características de la pantalla del reproductor. Si no puede mostrar muchos caracteres a la vez, tendrá que renombrar los archivos con nombres cortos y poniendo al principio del nombre de archivo la información que quiera tener más accesible (tema, autor, disco, etc.), ya que de lo contrario tendrá que esperar a que avancen los caracteres por la pantalla del dispositivo para poder leer todo el texto. Un método eficaz es utilizar como nombre de archivo el título de la canción antecedido por el número que ocupa en el disco (ver punto siguiente) y luego utilizar el árbol de directorio para autor, estilo o álbum.

8- Numere los archivos MP3
Esto, que parece algo obvio, puede ser más complicado de lo que parece. Numerar los archivos MP3 (dentro del directorio de álbum) con el orden exacto que ocupan en el disco del que proceden le va a permitir escuchar los archivos MP3 con el mismo orden de canciones que en el disco original. Esto le ayudará a realizar las búsquedas, ya que recordará en qué posición está la canción deseada. También le permitirá personalizar la reproducción, posicionando por ejemplo las canciones favoritas al principio.
Para numerar los archivos puede utilizar la función automática de su programa de conversión (descrita en el primer punto) o hacerlo manualmente. Con el modo automático el orden quedará igual que en el CD, mientras que a mano podrá establecer el orden que usted quiera. Recuerde que la numeración debe ir al principio del nombre del archivo: “01_nombrepista”, “02_nombrepista”, para que el reproductor y el ordenador puedan reconocer el orden. Otro detalle importante es que para las nueve primeras canciones ponga un cero delante del número (utilice siempre dos dígitos 01, 02, 03 ,04...), ya que si utiliza sólo un dígito no quedarán bien ordenadas.

9- Utilice los IDTags
Los IDTags son campos de texto incluidos dentro de los archivos MP3, que contienen información referente al autor, título, tipo de música, etc. Algunos reproductores de MP3 (software o hardware) son capaces de leer esta información y presentarla al usuario o utilizarla para la clasificación de los archivos. También podrá utilizarla posteriormente para futuros cambios de nombre de los archivos. Es recomendable

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información