| Artículos | 01 SEP 2002

Cómo funcionan los modems

Tags: Histórico
Félix Torán.
Esta entrega se sumerge en el funcionamiento del componente que hace posible la conexión a Internet en la mayoría de los hogares de usuarios de PC. Se trata del módem, un componente que ejerce el papel de interfaz entre el PC y las redes telefónicas.

Cada día que pasa, el número de usuarios de PC que dispone de conexión a Internet aumenta vertiginosamente. Hoy resulta casi impensable instalar un PC en un hogar y no dotarlo de acceso a las grandes posibilidades de la red de redes. Pero, ¿por qué vía conectamos nuestro PC a los sistemas que dan acceso a Internet, permitiéndole interactuar con ordenadores situados en cualquier parte del mundo? La mayoría de hogares suelen están conectados a una o varias redes que pueden hacer posible dicha conexión (red eléctrica, televisión por cable, etc.). Entre ellas, la red telefónica ha constituido el medio principal de conexión a Internet. Llegados a este punto, es necesario adquirir un periférico que permita adaptar la información que genera o recibe nuestro PC (de naturaleza digital) a las características de la red telefónica (que conduce señales analógicas en una banda de frecuencias audibles). Dicho dispositivo recibe el nombre de módem, y su importancia actual es tal que viene instalado de fábrica en muchos PC. Hay que tener en cuenta que la red telefónica limita notablemente la velocidad de transferencia de información con respecto a las grandes exigencias actuales (juegos en línea, videoconferencias, etc.). También hay que recordar que actualmente existen vías de conexión más rápidas al alcance de los usuarios (redes de fibra óptica, ADSL, RDSI, cable, GSM, GPRS, etc.). Aun así, no hay que olvidar que el número de usuarios conectados a través de la red telefónica básica sigue siendo considerable. Además, el dispositivo de adaptación a todas estas redes alternativas se sigue denominando módem. Por todo ello, el módem constituye una pieza imprescindible para la conexión a Internet (o en términos más generales, para la interconexión de dos computadoras a través de la red telefónica). Una vez sentada la misión clave del módem -y su íntima relación con Internet- este artículo presenta sus características principales y su funcionamiento.

Introducción al módem
La misión fundamental de un módem es hacer posible el intercambio de datos entre dos ordenadores a través de la red telefónica. Los modems fueron desarrollados y usados por la defensa aérea norteamericana durante los años 50. Sin embargo, los primeros modems comerciales se lanzaron en los años 60. El primero recibió el nombre de Bell 103, desarrollado por AT&T, y funcionaba a 300 bps. El objetivo era interconectar terminales (dispositivos con poco más que teclado, pantalla, y un hardware mínimo sin capacidad de cómputo alguna, lo que coloquialmente se denomina “terminal tonto”) a computadoras (grandes dispositivos, que a menudo ocupaban habitaciones enteras y que proporcionaban la potencia de cálculo). Las computadoras podían estar situadas en cualquier lugar, con la única condición de disponer de una línea telefónica operativa. Era la época de los sistemas de tiempo compartido. Por ejemplo, una compañía podía contratar tiempo de acceso a la computadora, y emplear un módem de 300 bps para conectar sus terminales. Ya que la información intercambiada era básicamente texto, dicha velocidad resultaba más que suficiente.
Con el nacimiento de los ordenadores personales a finales de los años 70, aparecieron también los BBS (Bulletin Board Systems). Cualquier usuario podía crear un BBS en casa, con uno o dos modems, y el software apropiado. Los usuarios se conectaban al BBS mediante un módem, y ejecutaban emuladores de terminal, que convertían a sus ordenadores en “terminales tontos” (el procesamiento se efectuaba realmente en el ordenador que implementaba la BBS). En aquel contexto, los modems trabajaban a 300 bps. Esto no suponía un cuello de botella, ya que se intercambiaba principalmente texto y pequeños programas. Con el paso del tiempo, las transferencias típicas incorporaron imágenes y programas de mayor volumen, y los modems fueron adaptándose a este hecho, incrementando su velocidad de transferencia. Hoy, el módem original ha evolucionado hasta los 56 kbps (velocidad difícil de superar por la propia naturaleza de la red telefónica, lo que ha motivado el éxito de nuevas tecnologías como ADSL).
En la actualidad, el concepto BBS ha perdido su interés, y la función principal del módem es facilitar el acceso a Internet. En este caso, el funcionamiento básico del módem sigue siendo el mismo. Nuestro PC utiliza el módem para marcar el número de un proveedor de servicios de Internet (denominado ISP, del inglés Internet Service Provider). El ISP dispone de un banco de modems (en un número no siempre igual o mayor al número de usuarios suscritos a sus servicios, lo que puede provocar dificultades al conectar en horas “punta”), y uno de ellos atiende a la llamada de nuestro módem. Tras un protocolo inicial de negociación, el enlace entre nuestro PC y el ISP queda establecido, y el ISP pasa a funcionar como intermediario entre nuestro PC y la Red. Más concretamente, el ISP forma parte de una red conectada a Internet, y al conectarnos, el ISP nos convierte en parte de dicha red.
Hoy día es posible encontrar modems con todo tipo de diseños: pequeñas tarjetas PCMCIA, tarjetas ISA, modems de sobremesa, etc. (Figura 1). Los modems externos presentan un conector que permite comunicar el módem con un puerto serie del PC. Además, suelen disponer de indicadores luminosos del estado de las líneas que controlan el módem, un zócalo para la conexión a la línea telefónica, y un segundo zócalo para conectar un teléfono, de forma que cuando el módem se desconecta, el teléfono se puede utilizar con normalidad.

Funcionamiento básico: técnicas de modulación
La palabra “módem” es una contracción de los términos “modulación” y “demodulación”. Parte de la base siguiente: se pretende enviar información digital a través de la red telefónica. La naturaleza de dicho medio permite enviar señales analógicas audibles de baja calidad (suficiente para el envío de voz, que es su propósito principal), pero no señales digitales. En el proceso de modulación, la información digital a enviar se convierte en una señal analógica audible que, ahora sí, se encuentra adaptada a la red telefónica, y por tanto puede ser transmitida. Cuando la señal llega al módem de destino, éste aplica el proceso de demodulación, recuperando la señal digital original. Existen muchas técnicas de modulación de señales, tanto analógicas como digitales. Los objetivos principales de la modulación se centran en adaptar una señal al medio físico empleado, haciendo más sencilla su transmisión, y en permitir la transmisión simultánea de varias señales sin que exista interferencia (colocándolas en diferentes bandas de frecuencias). Por ejemplo, muchas emisoras de radio modulan sus señales analógicas en frecuencia (FM), facilitando su transmisión. En efecto, la señal resultante contiene frec

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información