| Artículos | 01 DIC 1995

Cómo crecer con nuestra red de área local

Tags: Histórico
Gabriel Contreras.

¿Quiere ampliar el número de usuarios de la red local? ¿Quiere mejorar la velocidad y la seguridad sin renunciar a la funcionalidad actual? ¿Cómo pasar de una red local pequeña a otra más grande? Para responderle hemos probado LANtastic, InvisibleLAN, Personal NetWare y Windows 95, para intentar ampliarlas a LANtastic Dedicated Server, UltraServe, NetWare 4.1 y Windows NT Server.

Cuando la empresa decidió conectar los cuatro o cinco ordenadores que utilizaban los principales departamentos no hubo discusión. Se trataba de compartir un par de impresoras, algún programa con licencia de red, algo de espacio en disco del equipo con más almacenamiento y la información de una base de datos de clientes localizada en un único ordenador. Al cabo de cinco o seis años nos encontramos con una empresa que sigue utilizando el mismo sistema operativo de red, pero ya son treinta los usuarios que se conectan simultáneamente, con quince impresoras, dos lectores de CD-ROM, un par de unidades de cinta para copias de seguridad. Además, la red guarda los principales programas centralizados compartiendo los datos vitales para toda la compañía (facturación, nóminas, clientes, almacenes, catálogo, etc.) y se desea introducir un sistema de correo electrónico con conexión a Internet y con un servidor de fax centralizado.

El problema que no se puede aplazar por más tiempo es que la red se ha quedado pequeña. Por mucho que los fabricantes insistan en que sus redes soportan un tamaño ilimitado de usuarios conectados simultáneamente, no es cierto. Y comprobamos que el acceso a la base de datos no es operativo, que las máquinas se quedan colgadas, que se cae el servidor de datos, que no podemos controlar qué segmento de la red tiene problemas y que los tiempos de respuesta tienen desmotivados a los usuarios.

Necesitamos un sistema operativo de red de 32 bits multitarea, que sea capaz de gestionar toda la información que pasa por la red, que sea capaz de atender los requerimientos de varios usuarios simultáneamente y que ofrezca muy buena compatibilidad con el hardware y software estándar del mercado. Del precio ya hablaremos después.

Cómo crecer sin complejos

Ahora se plantea el problema de cómo crecer y no conocemos claramente qué posibilidades tenemos. Por un lado, lo más seguro es cambiar los ordenadores principales por otros más potentes y utilizarlos de manera dedicada, es decir, el ordenador o los ordenadores donde se guarda la información, el ordenador que más impresoras tiene conectadas y el que ofrece un servicio a otros usuarios que se conectan por teléfono, se ampliarán con procesadores Pentium, controladoras SCSI 2 y con tarjetas Ethernet en PCI, y además se utilizarán de forma dedicada (ningún usuario podrá trabajar localmente con estos equipos). De esta forma sabremos que ganamos algo de velocidad, pero seguiremos con problemas de congestión en la red y seguiremos limitados en el crecimiento. Otra opción más drástica es reestructurar nuestra red local: cambiar el sistema operativo, cambiar el cableado de la oficina y comprar nuevo hardware para controlar la red.

La segunda opción, de las dos planteadas, da mucho miedo tomarla, ya que el presupuesto es alto y los riesgos lo son todavía más, ya que si decide cambiar un sistema operativo de red por otro, se encontrará con un entorno diferente, que no conoce y que en un principio podrá ofrecer menos velocidad que el antiguo por falta de optimización. No obstante, al tomar este camino acabará con una red con más prestaciones, más fácilmente gestionable, sin problemas de cableado y con los tiempos de respuesta reducidos al límite.

Nuestro consejo es que se libere de todos sus complejos y que se decida a crecer, pero siempre informándose previamente de cómo cambiar de sistema operativo con el menor trauma, que es lo que tratamos de hacer en este artículo.

Cómo construir la red perfecta

Aunque en este artículo vamos a centrarnos sobre todo en el sistema operativo de red, es interesante conocer cómo podemos solucionar nuestro problema de cableado, qué elementos necesitaríamos para conectar un par de redes de dos departamentos distantes dentro del mismo edificio o incluso entre dos edificios distintos y en general qué elementos podemos añadir a nuestra nueva red para realmente obtener una buena comunicación.

1) Un buen servidor de red. Para poder dar servicio a un número elevado de usuarios tiene que dedicar el ordenador más potente de los que ya tiene en su empresa a las labores de servidor de ficheros y de impresión. Cuando empezó interconectando los equipos con redes de igual-a-igual o entre pares (peer-to-peer), no hacía falta utilizar servidores dedicados y por eso la inversión era mucho menor. Si ahora queremos compartir la información de un ordenador central con un número elevado de usuarios, estamos obligados a disponer de al menos un servidor de altas prestaciones. Una buena solución sería tener varios servidores. Uno como servidor de ficheros, otro como servidor de impresión y otro como servidor de comunicaciones. Un servidor tiene que tener un buen procesador y una velocidad de la placa aceptable. Como ya sabe los procesadores que irán bien como servidores son el Pentium 66, 100 y 133, ya que la velocidad de la placa es de 66MHz (el Pentium 120 y el 90, tienen una velocidad de placa de 60MHz). Además necesitarán una buena controladora de disco (SCSI 2 ó EIDE) y uno o varios discos rápidos (PIO modo 4, FastATA, Seagate Barracuda, etc.).

2) La tarjeta de red. Un elemento con el que ya está bastante familiarizado es la tarjeta de red. La misión de esta tarjeta es la de convertir la señal que recibe por el cable en formato serie, en una señal con formato paralelo inteligible para el sistema operativo, además de controlar el protocolo de nivel físico.

Lo típico es que esta tarjeta sea una Ethernet compatible NE1000 ó NE2000, aunque existe una amplia variedad de tarjetas por prestaciones y precios. Lo primero que tiene que comprobar antes de cambiar de sistema operativo es que las tarjetas que ya tiene instaladas son compatibles. Si pretende comprar nuevas tarjetas podrá encontrar las típicas compatibles NE2000 por un precio entre 8.000 y 15.000 pesetas, pero para los servidores de ficheros y de impresión sería interesante utilizar tarjetas para bus PCI, que se pueden conseguir a partir de 35.000 pesetas.

Esa duda que existía en el pasado entre Token-Ring y Ethernet, se ha saldado claramente en favor de Ethernet por prestaciones, flexibilidad de conexión y precio. Ahora la duda está entre 100BaseT y 10BaseT. Con la primera podremos transmitir a una velocidad de 100 Mbps, mientras que con la segunda sólo conseguiremos una velocidad de 10 Mbps (que no está nada mal). La elección de la tecnología que debe utilizar en su oficina viene marcada por el presupuesto. Si utiliza cables y conectores de fibra óptica, el coste se le dispara, pero ahora se pueden encontrar en el mercado tarjetas Ethernet PCI de 100Mbps, que utilizan cable de par trenzado (100BASE-FX) por 35.000 pesetas, y como el cableado no es mucho más caro, puede que se ajuste a su presupuesto. Debe prestar especial atención en la elección de las tarjetas Ethernet que va a comprar, ya que nos encontramos con diferencias de prestaciones importantísimas entre tarjetas de precios similares. Las características que debe exigir a sus tarjetas son: Interfaz PCI, Bus master, Plug and Play, DMI, y conectores RJ45 y BNC.

El Bus mastering permite a un periférico inteligente tomar el control de el bus para acelerar las tareas más prioritarias. La interfaz PCI en la tarjeta le permite manejar un pico de ancho de banda de 132 Mbps. El soporte de Plug and Play le evitará problemas de configuración en su red. Las tarjetas funcionarán sin necesidad de configurarlas. DMI (Desktop Management Interface) es un estándar definido por Intel y Micros

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información