| Artículos | 01 FEB 1996

¿Como construir su propio PC?

Tags: Histórico
Aurelio Llorente.

Si desea controlar totalmente la calidad de su ordenador y adaptarlo a sus necesidades específicas, una solución muy recomendable es comprar los componentes y diseñar usted mismo su ordenador.

En este número iniciamos una serie de artículos sobre el hardware del PC, principalmente orientados a usuarios con un nivel bajo de conocimientos, que no se atreven a "cacharrear" con su ordenador. Este mes explicaremos paso a paso, cómo comprar y montar un ordenador, con una configuración bastante sencilla, pero que iremos ampliando en meses sucesivos.

Básicamente, para que un ordenador arranque únicamente se necesita una fuente de alimentación, la placa base con su procesador, al menos 64 KB de RAM y una tarjeta gráfica. Es evidente que sin una disquetera o un disco duro, el ordenador simplemente mostrará un mensaje diciendo que no tiene sistema operativo y sólo podremos "jugar" con las pantallas de configuración de la BIOS (setup). También es conocido por todos que, aunque en el primer modelo del IBM PC estaba incluida la increíble cantidad de 64 KB de RAM, actualmente, con esta memoria no se puede hacer nada y la cantidad mínima recomendada alcanza los 8 MB, para poder ejecutar con comodidad aplicaciones de Windows y algunos juegos de última hornada.

Componentes necesarios

En primer lugar tendremos que comprar la caja o carcasa, que contendrá todos los componentes del ordenador. Hay varios tipos de cajas, que deberemos elegir en función de los gustos personales de cada uno y del espacio disponible para colocar el ordenador. También hay que pensar en el futuro y estudiar si las posibles ampliaciones son posibles con esa caja. Aunque su precio no es muy elevado no es justificación para estar cambiando de caja cada tres meses. Los tipos más comunes son Sobremesa, Minitorre, Semitorre y Torre y los precios suelen situarse a partir de las 7.000 pesetas.

A la hora de elegir la caja conviene observar el número de huecos para unidades y es recomendable comprar una que disponga, al menos de un hueco de 3 1/2" con frontal al exterior, para montar la disquetera sin necesidad de usar soportes adaptadores para huecos de 5 1/4". El número de huecos de 5 1/4" con frontal no conviene que sea menor de dos, puesto que el CD-ROM ocupará uno y es posible que algún día queramos añadir algún otro periférico. Además se suelen incluir huecos internos, que no se ven desde la parte frontal del ordenador, para los discos duros. Si es posible, resulta preferible instalar los discos duros en estos huecos internos.

Son muy recomendables las cajas con el soporte de la placa extraible, puesto que a la hora de montar la placa, o ampliar la memoria son muy cómodas, para saber si el soporte de la placa es extraíble sólo hay que observar si dicho soporte está sujeto a la caja con tornillos, en lugar de remaches.

Otro aspecto importante es la fuente de alimentación, encargada de hacer funcionar todo el ordenador, la potencia normal son 180 ó 200 W, suficientes para un ordenador más o menos normal, con uno o dos discos duros, placa madre, disquetera y CD-ROM.

Debido a su bajo precio, las cajas suelen estar muy mal acabadas, con los cortes de la chapa sin limar, y es muy fácil que durante su manipulación, si no ponemos cuidado, nos cortemos, al ser bordes irregulares en su mayoría. Las heridas que causan suelen ser dolorosas y muy incómodas, puesto que se producen en las yemas de los dedos o en las articulaciones.

En todas las cajas se incluye una bolsa con tornillos para sujetar las tarjetas de expansión, las unidades de disco, y la tapa de la caja. También debería haber cuatro patas de goma para la caja, separadores para sujetar la placa madre y soportes para las tarjetas de expansión largas.

La placa madre

La placa madre es el componente más importante del ordenador. De nada nos sirve tener un Pentium a 166 MHz si en la placa hay un cuello de botella que lo hace trabajar por debajo de sus posibilidades. Las placas que podemos utilizar varían mucho, normalmente en función de su precio, desde las caras, pero seguras Intel, hasta las Made in Taiwan de bajo coste y no siempre tan eficaces. Conviene elegir cuidadosamente la placa, rechazar aquellas que tengan un acabado de baja calidad y con correcciones de última hora. Son muy comunes las placas con errores de diseño, que se descubre cuando ya están fabricadas, y se resuelven mediante cables o puentes.

Conviene fijarse también en el número de ranuras de expansión, tanto ISA como PCI y de zócalos para módulos SIMM. Además en casi todas las placas que hay a la venta actualmente, tienen la controladora Multi I/O (disquetes, discos duros, y puertos) integrada en la propia placa madre, pero sobre ella hablaremos más tarde. Por último nos queda observar si la placa madre tiene un zócalo ZIF para la CPU y el tamaño de la memoria caché de segundo nivel. Normalmente las placas actuales pueden ampliarse hasta 1 MB de caché y al menos hasta 128 MB de memoria RAM.

No menos importante es el procesador, verdadero motor de nuestro ordenador, que conviene elegirlo bien. Ahora es uno de los mejores momentos, puesto que se ha presentado muy recientemente el Pentium de 166 MHz, con la consiguiente bajada de precios en los demás modelos. Hablamos únicamente del procesador Pentium, porque pensamos que actualmente es la mejor opción, puesto que el 486 está en vías de extinción y los Pentium Pro son todavía muy caros. Al elegir la placa hay que comprobar que el generador de reloj cubre la frecuencia de nuestro procesador, e incluso intentar conseguir una placa con frecuencias de hasta 200 MHz por si en el futuro se nos ocurre cambiar de procesador.

A la hora de comprar el procesador hay que comprobar cuidadosamente que nos han vendido el modelo que hemos comprado. Hemos recibido noticias de usuarios que han comprado un procesador a 100 MHz y al abrir el ordenador han descubierto que no era más que un procesador a 75 MHz forzado para funcionar a 100 MHz. Ni que decir tiene que el tipo de bus del ordenador debería ser el PCI, puesto que es el que ofrece mejores prestaciones y es el que va a prevalecer sobre los demás.

La tarjeta gráfica

Este elemento es el encargado de generar la imagen que observamos en el monitor. Para realizar esta tarea la tarjeta dispone de una zona de memoria, generalmente llamada memoria de vídeo, en la cual se almacena la información que en formato analógico será enviada al monitor. Sin embargo, siendo este el funcionamiento básico de una tarjeta de vídeo, existen diversas arquitecturas de memoria y funciones que varían dependiendo del modelo y del fabricante.

Hasta hace poco tiempo los únicos tipos de memoria usados en las tarjetas gráficas han sido la DRAM y la VRAM. La principal diferencia entre ambas clases de memoria es que la VRAM dispone de dos puertos de acceso, lo cual hace posible que tanto en el procesador gráfico como el DAC puedan realizar accesos simultáneos a la memoria de vídeo. En una tarjeta gráfica basada en DRAM, por el contrario, el microprocesador del ordenador o el procesador gráfico quedaran en espera si intentan acceder a una posición de la memoria gráfica al mismo tiempo que el DAC.

En los últimos tiempos se han comenzado a utilizar en las tarjetas gráficas otros tipos de memoria RAM, como EDO RAM, WRAM, SGRAM y RAMBUS. Todas estas clases de memoria ofrecen, fundamentalmente, mejoras en los tiempos de acceso y una mayor velocidad de transferencia, parámetros que son fundamentales a la hora de evaluar el rendimiento de un subsistema gráfico.

Buses de datos

Debemos diferenciar en este apartado varios tipos de bus: buses de conexión a la placa base del ordenador y buses de vídeo digital. Dentro de la primera clasificación se encuentran los buses ISA, VL (Vesa Local Bus), PCI y MCA (Micro Channel).

Actualment

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información