| Artículos | 01 ENE 1995

Cartas al director

Tags: Histórico

Responsabilidades del distribuidor

Me dirijo a ustedes con la intención de exponerles mi caso y hacer constar a los usuarios de software de ocio original los problemas que pueden encontrarse con el mismo.

En mayo del presente año compré un programa, concretamente Frontier Elite II, directamente a la casa Drosoft confiando en su renombre. Este programa se me suministró con diligencia y rapidez. El problema se planteó cuando dicho programa no funcionaba correctamente, bloqueando el ordenador y a veces, reiniciándolo. Tras ponerme en contacto con la citada casa me indicaron la forma correcta de configurar el sistema para su funcionamiento, apuntando que, en el caso de que el problema continuase, les enviase el disquete original para su comprobación, cosa que finalmente tuve que hacer. Tras continuos mensajes en el contestador telefónico, cartas, etc. conseguí que me confirmaran mis sospechas: el programa era defectuoso, y se comprometieron a cambiármelo por otra copia o en su defecto por otro programa. Ya estamos en agosto, han pasado tres meses. Me costó un mes más que me enviasen un catálogo de sus productos Y ahora en noviembre, después de varios mensajes telefónicos, enviarles dos fax y una carta con acuse de recibo, indicando qué programa deseo recibir, aún no he recibido contestación. Que conste que yo me comprometía a pagarles la diferencia en el precio del programa; no pretendo aprovecharme de la situación, pero esto ya clama al cielo, ¿de qué me sirve comprar un programa si el distribuidor no se hace cargo de su producto?, ¿tal vez sólo para tirar el dinero?, ¿para ponerme de mal humor? El próximo paso será acudir a la oficina de protección de los derechos del consumidor y denunciar el caso. Espero que próximos compradores comprueben primero el producto antes de comprar y sobre todo no caigan en el error de realizar la compra por correo, lo lamento por las empresas serias.

Javier Guirado Fernández

Lérida

Fraude informático

Con no mucha sorpresa, leo en la sección de cartas al director de la revista PC World correspondiente al mes de noviembre una denuncia sobre la empresa Software de diagnóstico.

Desde aquí quiero hacer público que a nuestra empresa le ha sucedido lo mismo. Cada quince días llamaba algún comercial ofreciendo un producto. Incluso se le llegó a comprar en alguna ocasión sin ningún problema, eso sí, siempre con transferencia.

Pero en el mes de mayo se nos ofreció un software de recuperación de datos para UNIX. En esta ocasión (5/5/94) se realizó el envío contra reembolso (38.383 pesetas).

Resultó que el producto no servía para UNIX, (había que traspasar los datos a MS-DOS), por lo que después de hablar con ellos y reconocer entonces su error, se procedió a su devolución.

Hoy en día y después de llamar, poner diversos faxes y más llamadas, todavía no sé ni quién es la persona responsable. Un día es el señor Velasco, otro día la señorita no sé cuantos.

En el reciente SIMO me acerqué a su stand, pregunto por la persona responsable y se me contesta con mucha altanería: aquí todos somos responsables. Le cuento mi caso y se me contesta: es que la persona responsable no está.

A la vista de todos estos casos, y aunque repercuta en su negocio, le sugiero como primera medida, que no admitan publicidad de empresas que como ésta, está demostrado que engañan y timan a sus clientes.

Juan Miguel Pantaleón Cadilla

Informática Viguesa

Esos expertos en informática

Os envío esta carta para que mucha gente como yo no se sientan engañados por esta sociedad materialista de los años 90. Igual que en todos los lugares del mundo siempre hay alguien que intenta ir de listo, pero no se esperan que algún día aparezca alguien que les enfrente cara.

Todo esto empezó un día de este verano en el que empecé a realizar una comparativa de todas las tiendas de la ciudad de La Coruña, para que todos los alumnos de la Universidad de informática de esta ciudad, alumnos de colegios y otra gente que se intentan adentrar el mundo de la informática, pudieran tener una buena relación calidad/precio de estos establecimientos para poder comprar lo que necesiten. Aunque los precios variasen mucho, pusieran pegas para conseguir una determinada placa o procesador, hubo algunas objeciones relevantes que me gustaría que ustedes viesen en el diálogo entablado en la tienda. A mi pregunta Mi ordenador es un clónico y le quiero cambiar unos cuantos componentes ¿existe algún problema? el supuesto licenciado del establecimiento me respondió: Si se mezclan distintas marcas como placa Intel u otras con vídeo Trident u otras puede dar errores. Con nuestros clónicos no ocurre porque los hemos estudiado bien para que no den errores. A continuación quise saber si podía poner una placa PCI y un Intel 486 DX2/66, a lo que se me contestó que era una barbaridad y que quemaría incluso el alimentador. Acerca de mi consulta sobre qué era el acceso de Windows de 32 bits el dependiente me respondió que es todo una invención de Microsoft para vender más. Es mentira. Mi siguiente pregunta fue: ¿Usan todas las placas de 486 (Intel o lo que sea, VLB o ISA) el mismo tipo de alimentación? ¿Y las disqueteras, los CD-ROM y los discos duros? Su respuesta: Lo de las placas es un quebradero de cabeza y las disqueteras según la marca. Por último quise saber cómo se logra la resolución de 1.200 puntos por pulgada en un escáner por interpolación, a lo que se me respondió que necesitaba un ordenador especial y unos aparatos especiales.

Como pueden observar, el señor de la tienda o no tiene mucha idea o se estaba riendo de mí, pero yo voto por la primera opción, porque él me vió con grandes conocimientos de informática. Si otra persona sin mis conocimientos, no digo que yo tenga muchos, le hicieses algunas preguntas al vendedor, esta persona se olvidaría de comprar en ordenador en lo que queda de vida. Les pediría que me contestasen a estas preguntas para que la gente que tiene esas dudas como yo, rompa el hielo y entre todos les enfrentemos cara, para que sean un poco más honrados, si puede ser; porque algunos se pasan.

Respuesta: En la sección Ayuda al Usuario de este mismo número se dan respuesta a todas las preguntas planteadas en la presente carta.

Alejandro Antón G.

La Coruña

Software de Diagnóstico

Me dirijo a usted como último recurso, ya que no tengo otros medios de tratar con la empresa con que titulo mi carta. Para no extenderme en ello hago referencia a la carta anterior titulada Software de Diagnóstico publicada en esta misma sección del número de noviembre. En ella explicaba como tras haber solicitado una tarjeta de diagnóstico a dicha compañía, ésta había sido enviada con tardanza y no funcionaba como debiera. Tras devolverla varias veces para su comprobación, y sin obtener un resultado satisfactorio, les solicité que me restituyeran el importe de la tarjeta. Así pues, posteriormente a la publicación de la carta, recibí un talón por valor de 19.600 pesetas cuando el total de la factura alcanza las 28.175 pesetas. Al no comprender porqué no se me devolvía el importe completo de lo que me había costado, decidí ponerme en contacto, por enésima vez, con esta empresa. La telefonista me pasó la llamada a una señora a la que expliqué mi caso, a lo que después de esperar un rato (tal vez lo estuvo consultando con otra persona), me respondió que se habían quedado con el 20 por ciento de la factura en concepto de restocking, ya que la tarjeta funcionaba y era yo el que no sabía manejarla, acto seguido me dijo que no me lo iban a devolver por haber publicado una carta y finalmente me colgó el teléfono sin darme tiempo a decirle nada.

Ya les expliqué a los responsables de esta empresa en una de las últimas cartas que les envié: Yo me fío de usted cuando

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información