| Artículos | 01 OCT 2006

Canon Eos 30D

Tags: Histórico
Es la sustituta de la 20D y Canon ha mejorado algunos de los aspectos que eran motivo de queja entre sus usuarios. El resultado es una fantástica cámara en el rango de inicio de los modelos profesionales
Oscar G. Peinado.
La 30D es una de las cámaras más esperadas entre los usuarios de Canon. Nace con el objetivo de sustituir a la 20D y, probablemente, algunos de estos usuarios habían depositado demasiadas esperanzas (quizá por los rumores que circulaban) en unos cambios drásticos que no se han producido, lo que ha hecho que se sientan decepcionados con este modelo. Más que una revolución es una actualización de una cámara que ha tenido mucho éxito. A la que se le han mejorado algunos aspectos que se echaban en falta. Teniendo en cuenta que el precio no ha subido, veremos que estamos ante una excelente cámara, mejor que su antecesora, aunque quizá para los poseedores de una 20D las novedades no justifiquen un cambio de modelo.
Las características principales de la cámara (su sensor de 8,2 megapíxeles y el procesador Digic II), permanecen inalteradas, para decepción de los que esperaban al menos diez megapíxeles. Lo cierto es que la resolución es más que suficiente para la gran mayoría de aplicaciones y un incremento de la misma, manteniendo el tamaño de sensor APS-C, no haría más que perjudicar a otros parámetros, como el nivel de ruido o el rango dinámico. Pero precisamente el sensor de tamaño completo era otra de las esperanzas de los usuarios. Actualmente, Canon cuenta con la 5D que tiene 12,8 megapíxeles y la 1Ds MarkII con 16,7, ambas con sensor de formato completo y en un rango de precio bastante superior al de la 30D, por lo que queda un amplio espacio entre las características de la 20D y las de la 5D, donde realmente tendría cabida un modelo con más sensor.
El primer cambio apreciable lo encontramos en su cuerpo de magnesio rediseñado y en la pantalla LCD, que ha pasado de 1,8 a 2,5 pulgadas. Adentrándonos en las especificaciones, encontramos otras novedades interesantes, como un obturador reforzado, que ahora alcanza los 100.000 disparos. Esto concuerda con el mayor uso en ráfagas que se le puede dar a la 30D, pues el buffer ha sido ampliado para permitir hasta 11 fotos en RAW y 30 en JPEG, con una velocidad de disparo de 3 (nueva) o 5 fotos por segundo. En cuanto al almacenamiento, se ha pasado de admitir 100 fotos por carpeta a poder grabar hasta 9.999; algo mucho más acorde con el uso profesional que se le supone a esta cámara.
Una de las mejoras que era reclamada por muchos (entre los que nos incluimos) es el modo de medición puntual, pues la 20D sólo contaba con un punto central del 9 por ciento, que resulta escaso en una cámara de estas características. Ahora, además de este modo, existe un puntual real, que abarca el 3,5 por ciento de la imagen y que resulta muy útil en las condiciones de iluminación más complicadas.
También se mejora el ajuste de sensibilidad, permitiendo ahora saltos de 1/3 de paso desde 100 hasta 1.600 ISO, y con un modo “H” forzado que equivale a 3.200 ISO. Además, ahora se muestra el valor en el visor mientras lo estamos cambiando, aunque se echa de menos que no se muestre de forma permanente, si no en el visor, al menos sí en la pantalla LCD.
Una función que no esperábamos encontrar en una cámara de este tipo es el botón de impresión directa PictBridge que, si bien es muy común en cámaras compactas destinadas al sector de consumo, parece que no encaja mucho en un modelo con orientación más profesional, aunque sin duda muchos usuarios le encontrarán utilidad.
Y hemos dejado para el final una característica heredada de la 5D, los PictureStyles o estilos de foto. Se trata de seis configuraciones prefijadas y tres más ajustables por el usuario que permiten seleccionar varios parámetros de forma simultanea. En concreto actúan sobre la nitidez, el contraste, la saturación, el tono de color y los efectos de tono y filtro si disparamos en modo monocromo. De este modo, se facilita el poder hacer cambios rápidamente en función del motivo que estemos fotografiando y el resultado que queramos obtener.
En nuestras pruebas hemos obtenido unos resultados bastante satisfactorios, destacando el bajísimo nivel de ruido que ya es un signo distintivo de Canon, y que nos permite usar las sensibilidades más altas sin miedo a perjudicar demasiado el resultado. En la secuencia puede ver un detalle al cien por cien de la misma foto hecha a varias sensibilidades (100, 400, 800 y 1.600 ISO). Juzgue usted mismo.
La reproducción del color es excelente, pero con diafragmas muy abiertos (valores inferiores a f/5,6) aparecen aberraciones cromáticas en las zonas más contrastadas lo que, por otra parte, depende tanto de la cámara como del objetivo, por lo que cambiar la lente por otro modelo puede hacer que varíen los resultados.
En definitiva, una cámara excelente para el profesional que busque un modelo económico o el aficionado que aspira a algo más.


Objetivo EFS 17-85 mm f/4-5.6 IS USM
--------------------------------------------------
La EOS 30 puede adquirirse en tres modalidades: sólo el cuerpo (1.469 ¤), en un kit con el objetivo económico 18-55 mm USM f/3,5-5,6 (1.569 ¤), o bien en kit con el objetivo 17-85 mm f/4-5,6 IS USM (2.049 ¤). Probablemente el zoom 18-55 del primer kit no sea el más adecuado para sacar todo lo que puede dar de sí esta cámara, por lo que nuestra recomendación es que reserve una parte del presupuesto para adquirir una óptica de gama superior, como el segundo kit, que nosotros hemos empleado.
Como podrá ver si está habituado a las denominaciones de las lentes Canon, esta óptica está diseñada para el formato APS-C (EFS) y cuenta con estabilizador de imagen (IS) y motor ultrasónico (USM). El primero consigue que podemos disparar “a mano” a velocidades inferiores a lo habitual, mientras que con el segundo obtenemos un autofocus rápido y silencioso.
Es un objetivo con una focal equivalente de aproximadamente 27 - 136 mm, lo que lo hace mas versátil que el 18-55, que sólo llega a 88 mm. Dispone de 17 elementos (uno de ellos asférico) en 12 grupos y un rango de aberturas entre F/4-5,6 y F/22-32. El diámetro de filtros es de 67 mm y la longitud de la lente varía entre 92 y 119 mm. En cuanto al peso, alcanza los 475g. Así pues resulta una óptica bastante compacta para el rango focal que ofrece, lo que la convierte en un buen objetivo “todoterreno”.
El manejo con su motor ultrasónico y el anillo de enfoque permanente resulta muy rápido, incluso cuando las circunstancias del momento nos obligan a cambiar nuestras decisiones sobre la marcha. El estabilizador nos ofrece ese “extra” de velocidad que, unido a las posibilidades de disparo a altas sensibilidades de la 30D hará que nos dejemos el trípode en casa en más de una ocasión.
El mayor problema que tiene es la distorsión geométrica que provoca en su distancia más corta, mucho más elevada de lo que esperábamos y que limita un tanto su uso en esta parte del recorrido del zoom.


Lo mejor: Hasta 3.200 ISO con ruido contenido.
Obturador más duradero.
Se han subsanado varias de las quejas de los usuarios de la 20D.
Lo peor: Pocas diferencias con la 20D.
Aberración cromática con aberturas grandes.


Ficha técnica
------------------
FABRICANTE: Canon
WEB: www.canon.es
TEléfono: 901 301 301
IDIOMA: Castellano
PVP: Cuerpo: 1.469 ¤
Kit 18-55 II: 1.569 ¤
Kit 17-85 IS USM: 2.049 ¤
Calificación: ***** (Produ

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información