| Artículos | 01 JUL 2000

Canon digital IXUS

Tags: Histórico
Cámara digital de bolsillo
Oscar G. Peinado.
Los lectores que sean aficionados a la fotografía seguro que conocen la gama IXUS de Canon, unas cámaras APS con el tamaño de un paquete de tabaco y un atractivo diseño que ofrecen unas prestaciones espectaculares. Ahora Canon ha creado la versión digital de la gama, que se posiciona como una de las cámaras de calidad más pequeñas del mercado. También denominada PowerShot S100, la nueva cámara de Canon ha pretendido combinar lo mejor de las gamas IXUS en fotografía APS y PowerShot en fotografía digital.
La IXUS digital solo pesa 190 gramos y cabe en cualquier bolsillo, pero permite hacer fotos de elevada calidad. Su sensor CCD tiene 2,11 millones de píxeles y el objetivo es un grupo de 7 lentes Canon con zoom equivalente a 35-70 mm. Además, incorpora un zoom digital x2 o x4 que amplía su capacidad. Éste es un aspecto que no nos ha gustado demasiado en su modo de funcionar, pues cuando el zoom óptico llega al final de recorrido se activa el digital x2 y la lente debe volver al principio, lo que hace que se produzca una molesta demora en el funcionamiento. Si seguimos ampliando la imagen, el objetivo vuelve a llegar al tope, se activa el x4 digital y nuevamente la lente retrocede al mínimo. También se puede obligar al zoom digital a activarse en cualquier momento si se hace un “doble clic” en la palanca de zoom, pero es algo a lo que no conseguimos habituarnos, pues hay que hacer las pulsaciones muy rápidamente. Cuando se usa el zoom digital la imagen se resiente ligeramente, pero sin que la pérdida de calidad llegue a ser excesiva. No obstante, para evitar desagradables sorpresas, se puede optar por anularlo, de manera que no se active de forma inadvertida. Por otra parte, activando el modo macro se pueden llegar a enfocar objetos a solo 10 centímetros del objetivo.
La cámara incorpora un sistema de enfoque automático multipunto que, en lugar de enfocar únicamente al centro, utiliza tres puntos de enfoque, lo que mejora las fotos cuando el motivo está descentrado. En su pequeña carcasa de acero inoxidable se ha colocado una pantalla TFT de 1,5” con la que enfocar o ver las tomas ya hechas. Bajo ella, cuatro botones dan acceso a todos los menús de configuración. En este aspecto nos ha gustado la posibilidad de elegir un modo “manual” que, si bien no es completamente manual como en una cámara clásica, sí permite ajustar una compensación de exposición de -2 a +2 diafragmas en intervalos de 1/3, el balance de blanco más apropiado entre cuatro posibles (además del automático) o la calidad de la imagen. En todo momento podremos ver en el display el resultado que obtendremos con cada ajuste.
En cuanto a la calidad, se puede elegir entre tres opciones, teniendo en cuenta que siempre se graban en formato JPEG. La más baja produce imágenes de 640x480 puntos con un nivel de compresión bajo (es decir, calidad alta); el formato intermedio es el que se utiliza en el modo automático, emplea el mismo nivel de compresión, pero con una resolución de 1.600 x 1.200 puntos. Por último, a la máxima calidad se emplean 1.600 x 1.200 puntos y un nivel de compresión muy bajo. Si utilizamos la tarjeta CompactFlash de 8 MB que se entrega con la cámara podremos almacenar tan sólo 4 fotos a la máxima calidad, 12 en la intermedia o hasta 46 a la más baja. Estas cifras son algo bajas, y hacen aconsejable adquirir una tarjeta adicional de, al menos, 16 MB, puesto que normalmente se trabajará en el modo intermedio.
Una característica muy interesante es la compatibilidad con los ajustes de impresión DPOF (Digital Print Order Format), que permiten incluir en la propia tarjeta información acerca de cómo queremos que se imprima cada imagen, pudiendo ser leída por laboratorios o impresoras que acepten este estándar.
Otros aspectos muy destacables de esta cámara son su batería de ión de litio (cargador incluido) que nos permite olvidarnos del efecto memoria y proporciona una duración aproximada de 85 disparos con el LCD encendido o hasta 270 si está apagado, aunque depende mucho del uso que se haga del zoom y del flash integrado. Para terminar, no podemos olvidar hablar de su conector de datos, que se puede utilizar bien con un cable USB, para transferir las fotos al ordenador (PC o Mac) o bien con un cable de vídeo compuesto para visualizar las imágenes en un televisor o grabarlas en un vídeo.
Con la cámara se incluye una batería, una tarjeta de 8 MB, la correa de mano y los cables USB y de vídeo. Como accesorios opcionales quedan diversos tipos de fundas y correas de transporte, entre las que destaca una carcasa que hace impermeable a la cámara, e incluso nos permitirá tomar fotos submarinas a pocos metros de profundidad. Por supuesto, también se incluyen los controladores necesarios para conectar la cámara al PC y los drivers Twain, que la hacen compatible con prácticamente cualquier aplicación. Una de las aplicaciones incluidas es PhotoStich, que permite unir varias tomas de forma automática para hacer una panorámica. La cámara incluye un modo de funcionamiento que ayuda a que cada toma esté lo más ajustada posible a la anterior.
Se trata de una cámara pequeña, y de uso muy cómodo e intuitivo, hace unas fotos de mucha calidad. Su mayor inconveniente es el precio: 145.000 PTA.


Canon digital IXUS ****
------------------------------
FABRICANTE: Canon DISTRIBUIDOR: Canon Tel. 915 384 500 www.canon.es IDIOMA: castellano PVP: 145.000 pesetas (871,47 euros)

oscargp@idg.es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información