| Artículos | 01 DIC 2000

Canon BJC-55

Tags: Histórico

Periféricos
Canon BJC-55
Impresora A4 inyección de tinta portátil


Número:
171, Diciembre de 2000


Noé Soriano
noe@idg.es


Canon BJC-55
estrella.gif (192 bytes) estrella.gif (192 bytes) estrella.gif (192 bytes) estrella.gif (192 bytes)
FABRICANTE: Canon
DISTRIBUIDOR:Canon España
Tel.: 91 538 45 00 www.canon.es
IDIOMA: castellano
PVP: 76.444 PTA
( 459,44 euros)

Canon puede presumir de ser el fabricante que desde hace ya bastantes años saca al mercado los modelos de impresoras portátiles más pequeños y ligeros. Cuando Hewlett-Packard y Epson presentaban modelos portátiles desarrollados a partir de impresoras de sobremesa modificadas, Canon ya tenía una gama de impresoras especialmente diseñadas para facilitar su transporte, con un tamaño y peso mucho más reducidos que los modelos de sus competidores.

Con este nuevo modelo el fabricante se ha superado. Esta impresora es la hermana mayor de la BJC-50. Con unas dimensiones similares, presume de ser la impresora en formato A4 más pequeña y ligera del mundo. Sus medidas son 30 centímetros de ancho y 10 de largo, con apenas cinco centímetros de altura. En cuanto al peso, no supera los 900 gramos con la batería de incluida. Por supuesto, para ser una impresora 100% portátil debe incluir una batería, en este caso de Litio, que permite la impresión de hasta 100 páginas sin necesidad de una toma de corriente. Un detalle que se podría mejorar es la necesidad de tener siempre instalada la batería para poder imprimir, incluso cuando se conecta la impresora a una toma de corriente, es necesario que la batería esté montada para poder imprimir. Esto obliga a llevarla siempre encima, aumentando el peso del dispositivo, aunque en realidad no se piense utilizar. El adaptador de corriente externo es un modelo universal, pudiendo conectarlo a tomas de corriente desde 100 hasta 240 voltios, detalle muy útil para usuarios que viajen frecuentemente al extranjero.

En cuanto a las características técnicas de la impresora, tampoco se le pueden pedir maravillas, teniendo en cuenta el reducido tamaño, pero aun así consigue unos acabados muy aceptables con una resolución máxima de 720 x 360 puntos por pulgada. La impresión de imágenes y fotografías está mejorada gracias a los sistemas de optimización que incluye el controlador. En nuestras pruebas los resultados fueron buenos tanto en impresión de imágenes como en texto. Sin embargo, con gráficos a toda página, en ocasiones, con las últimas pasadas del cabezal se perdían algunas líneas de puntos debido a la pérdida de contacto entre la hoja de papel y los rodillos que la van desplazando.

La velocidad de impresión en color es pobre, no superando las 2 páginas por minuto, sin embargo en negro alcanza las 5 páginas por minuto. Este promedio de impresión sólo puede conseguirse instalando el cargador automático de páginas, ya que con el cargador manual que incorpora de serie la impresora, como es lógico, el proceso de impresión múltiple es mucho más lento. Este cargador manual dispone de un sistema de colocación de la hoja de papel que corrige los posibles fallos en la alineación de las páginas debidos a un mal posicionamiento del papel al cargarlo manualmente.

Este nuevo modelo de Canon es uno de los periféricos más versátiles que un usuario de ordenador portátil puede encontrar. Además de impresora, igual que en otros modelos de Canon, el comprador de este producto adquiere un escáner de 360 puntos de resolución óptica con una escala de colores de 24 bits. Obviamente, para poder escanear gráficos y documentos hay que comprar previamente el cabezal óptico de adquisición de imágenes, con un precio de 19.604 PTA (117,82 euros). A la lista de accesorios hay que sumar también el cabezal fotográfico que, junto con el papel especial para imprimir fotografías, convierten a este modelo en una impresora fotográfica portátil.

La parte negativa, y en general de la mayoría de impresoras portátiles, es la poca duración de los cartuchos. La Canon BJC-55 viene con un cabezal BC-11 con dos cartuchos de tinta, uno con los tres colores primarios y otro con tinta negra, que se pueden sustituir por separado, aprovechando así la tinta restante en el otro cartucho. Adjunta un segundo cabezal BC-10 que sólo dispone de un cartucho de tinta negra, para impresiones de texto y gráficos en blanco y negro que no requieran color.

Los cartuchos del cabezal de impresión a color tienen una duración de 35 páginas aproximadamente, con un 5% de cobertura de página, mientras que el cartucho del cabezal para impresiones en blanco y negro puede llegar hasta las 110 páginas, también al 5% de cobertura. Para el cabezal de impresión en color Canon incorpora de serie en este modelo una recarga de tinta adicional pudiendo imprimir en total 70 páginas con las dos recargas que adjunta sin necesid

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información