| Artículos | 01 JUN 2010

Cámaras superzoom

Tags: Histórico
Canon PowerShot S210 IS, Fujifilm Finepix S1800, Nikon Coolpix L110, Olympus SP-590 UZ, Panasonic DMC-TZ10 y Pentax X90
Oscar G. Peinado.
Las cámaras compactas han evolucionado hasta ofrecer prestaciones antes impensables. Ya no es necesario recurrir a una reflex digital para poder utilizar un larguísimo teleobjetivo, pero tampoco prescinden por ello de las ventajas de un gran angular. En tamaños sorprendentemente pequeños los fabricantes han conseguido encapsular lentes espectaculares, que acompañadas de sensores de alta resolución ofrecerán un enorme abanico de posibilidades.

Hemos planteado esta comparativa como una prueba de cámaras compactas con objetivos zoom muy potentes. Los requisitos para participar en ella han sido sólo dos, que el zoom fuese de, al menos, 12 X; y que la resolución fuese de 12 megapíxeles como mínimo, para quedarnos con los modelos más modernos.
Hace poco tiempo, un zoom de estas características habría obligado a que todos los modelos fuesen cámaras de tipo bridge, esto es, con las formas y el aspecto de una réflex, pero sin posibilidad de cambiar el objetivo. Sin embargo, en 2010, dos de los modelos recibidos han sido cámaras sumamente compactas y aptas para llevar en cualquier bolsillo, que pesan poco más de 200 gramos, mientras que las otras cuatro sí responden al modelo de cámara bridge. Esto nos va a permitir disfrutar de unas ópticas sumamente versátiles en cualquier momento, pues la cámara deja de ser un estorbo y podemos llevarla siempre con nosotros. No obstante, pagaremos el precio de tener objetivos menos luminosos que en los modelos bridge o no disponer de más visor que la pantalla TFT.
Las de tipo bridge, en cambio, elevan su peso hasta el entorno del medio kilo, pero ofrecen una mejor ergonomía a la hora de fotografiar y, con excepción de la Nikon, todas cuentan con visores electrónicos.

Objetivos de hasta 26x
Como el lector ya sabrá, la óptica es uno de los elementos que más influye en la calidad de las fotos. En las cámaras de nuestro análisis todos los objetivos están construidos por reconocidos fabricantes de ópticas, que coinciden con el fabricante de la cámara salvo en el caso de Olympus, que monta cristales de Leica (Fujinon es la división de ópticas de Fujifilm, igual que Nikkor lo es la de Nikon).
Además, la mayoría de los objetivos incluyen alguna lente asférica, que ayuda a corregir algunas distorsiones, e incluso lentes de ultrabaja dispersión (ED o UD, según el fabricante) que facilitan la corrección de distorsiones sin elevar demasiado el peso.
Un dato interesante, y que hace apenas un par de años era raro, es la presencia de objetivos angular en todos los modelos. Con equivalentes en 35 mm, de entre 25 y 28 mm, resultará fácil hacer fotos en interiores o abarcar grandes paisajes. Hay que tener en cuenta, que en el extremo angular, una pequeña diferencia se nota mucho, por lo que de los 25 de la Panasonic, hasta los 28 mm de Canon, Fujifilm y Nikon, llega a ser apreciable.
En el punto opuesto, las cámaras nos ofrecen equivalentes a teleobjetivos desde 300 hasta 676 mm, lo que supone una capacidad de acercamiento difícil de conseguir por otros medios, pues una óptica de esta potencia, para una cámara réflex de 35 mm, implicaría cargar con varios kilos de peso, y desembolsar algunos miles de euros, aunque, evidentemente, las prestaciones globales no pueden compararse más allá de la distancia focal. Panasonic es la que más corta se queda, con sus 300 mm, seguida de Canon con 392, pero recordemos que ambas camben en un bolsillo. Las vencedoras, en este aspecto, son las cámaras de Olympus y Pentax que alcanzan los 676 mm y montan objetivos con características idénticas.
De la combinación de ambas cifras obtenemos el factor de ampliación (las famosas X) que no son más que el resultado de dividir la focal más larga, entre la más corta. De este modo, tenemos que Panasonic se ajusta a los 12X que pedimos, mientras que los demás modelos los superan hasta llegar a los 26X de los dos modelos con más teleobjetivo. Las dos cámaras más compactas ofrecen 12 y 14 X, mientras que entre los modelos de tipo Bridge hay ópticas de 15 (Nikon), 18 (Fujifilm), y 26 X (Olympus y Pentax).
En la práctica la cámara de Fujitsu nos ofreció imágenes algo blandas, y faltas de nitidez, en general. En cuanto a las aberraciones cromáticas (halos purpuras o azules en los bordes contrastados) es normal que aparezcan en ópticas con un rango de zoom tan amplio, y especialmente en las esquinas de las fotos. En realidad ninguna de las cámaras se libra de este defecto, aunque no en todas incide con la misma intensidad. Así, en las cámaras de Canon, Fujifilm y Olympus encontramos fuertes aberraciones cromáticas en las esquinas cuando llevamos el objetivo a sus extremos, tanto angular, como teleobjetivo, mientras que en el rango intermedio no son apreciables. En cambio en la Nikon, también son notables en el centro de la imagen cuando se usa el teleobjetivo, y en las Pentax y Panasonic, se aprecian en el centro tanto en teleobjetivo, como en angular, si bien en la Panasonic son bastante más contenidas y discretas, especialmente en el extremo más largo de la óptica.
El otro aspecto importante de un objetivo es la luminosidad, que deberá ser lo mayor posible y lo más estable posible durante el recorrido del zoom. Medida en números F, la luminosidad es mayor, cuanto más bajo sea el número y encontramos ópticas que van desde un fantástico F2,8 en angular, en el caso de Olympus y Pentax, hasta valores entre 5 a 6 en el extremo del teleobjetivo. Resulta lógico que el teleobjetivo más luminoso sea el de Panasonic, pues es el más corto; o que las dos cámaras con zoom de 26X ofrezcan un F5, mejorando a otros modelos con ópticas que son más cortas, pero también de menor diámetro, pues cuanto más luminoso sea un objetivo de mayor diámetro será. Así, la peor parada es la pequeña Canon, que se queda en F5,9.
En lo que coinciden todas las cámaras es en montar un estabilizador que mediante el desplazamiento físico de algún elemento, compensa las vibraciones introducidas al fotografiar a pulso. En la tabla reflejamos cuales lo hacen desplazando el sensor, y cuales desplazando un grupo óptico. El caso de Pentax es especial, pues su estabilizador ofrece compensación en tres ejes, en lugar de en dos. Algunos fabricantes hablan de doble estabilizador, en referencia a la posibilidad de subir el ISO, pero esto es algo de lo que debemos procurar huir para evitar la degradación de la imagen.

Sensores similares
Aunque sigue siendo habitual medir una cámara por su resolución, lo cierto es que hace tiempo que este ha dejado de un factor importante. Así, la diferencia entre los 12 megapíxeles que ofrecen la mayoría de las cámaras probadas y los 14 que ofrece Canon, es insignificante, y no necesariamente positiva para Canon, puesto que todos los sensores son CCD del mismo tamaño, y cuanto mayor sea la resolución, menores serán los píxeles, lo que podría llegar a perjudicar a parámetros como el ruido o el rango dinámico. Como muestra de ello, sólo hay que fijarse en la Canon PowerShot G11 (10 megapíxeles), en la que Canon decidió, siguiendo este criterio, reducir la resolución respecto a su predecesora, la G10 (14,7 megapíxeles), para aumentar la calidad.
En definitiva, la resolución sólo nos aportará la posibilidad de ampliar más. Con 12 megapíxeles es posible imprimir en formato 30x40 cm

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información