| Artículos | 01 MAY 1996

Cámaras digitales

Tags: Histórico
Apple QuickTake 150, Casio QV-10, Chinon ES-3000, Kodak DC-40 y DCS 420, Logitech FotoMan Pixtura y Nikon E2 y E2S
Eugenio Barahona.

Se está comenzando a fraguar una pequeña revolución en el mundo de la fotografía con el lanzamiento al mercado de las primeras cámaras digitales. Conozca con este artículo cómo funciona esta tecnología y los modelos actualmente disponibles en el mercado nacional.

Prácticamente cualquier persona posee una cámara fotográfica y casi todo el mundo, más o menos, conoce el proceso que hace posible impresionar una película para posteriormente plasmar en papel fotográfico una imagen. Sin embargo, desde hace ya algún tiempo, en muchos procesos es necesario realizar el retoque digital de las imágenes fotografiadas de forma convencional. Por lo tanto, para tratar digitalmente una fotografía realizada con una cámara normal, es necesario realizar el revelado a un disco PhotoCD o, con un proceso más tradicional y complicado, proceder al escaneado de las diapositivas o fotos obtenidas mediante el revelado que todos conocemos.

Hoy en día los fabricantes más importantes de material fotográfico están desarrollando cámaras digitales que, en un plazo más o menos largo, eliminarán los procesos de revelado usados actualmente. La idea general es muy básica: usted toma una foto y en vez de revelarla, la pasa directamente a su ordenador donde puede verla, retocarla o imprimirla con cualquier programa de dibujo.

¿Cómo funciona una cámara digital?

El principal elemento de una cámara digital es el CCD, el cual es el elemento encargado de captar la imagen y pasarla a formato digital, es decir, a una combinación de ceros y unos. El CCD es un circuito integrado, formado por una serie de transistores sensibles al espectro electromagnético que el ojo humano es capaz de percibir. Realmente, por cada punto, suelen existir tres transistores, cada uno de ellos sensible a uno de los tres colores básicos (rojo, verde y azul). A un mayor número de elementos sensibles a la luz en el CCD corresponderá una mayor resolución de la imagen obtenida, ya que cada uno de estos elementos se transforma en un pixel en la fotografía final.

Algunos modelos de CCD también son sensibles a zonas del espectro electromagnético que el ojo humano no es capaz de percibir, por ejemplo a la luz infrarroja, lo cual abre para este tipo de CCDs interesantes campos de aplicación, tales como los sistemas de vigilancia. Algunas cámaras digitales, por ejemplo la Apple QuickTake 150 que se analiza en este mismo artículo, requieren que una vez que se realice el disparo se mantenga la cámara estática durante un tiempo determinado para que la imagen captada por la óptica de la cámara sea digitalizada.

Una vez que hemos realizado las fotografías que necesitemos debemos transferirlas al ordenador para procesarlas mediante cualquier aplicación de retoque fotográfico. Si necesitamos imprimir las instantáneas realizadas tenemos, fundamentalmente, dos opciones: podemos imprimirlas mediante una impresora, en cuyo caso lo más recomendable es disponer de un modelo en color de chorro de tinta, por sublimación o láser en color; o bien podemos utilizar una filmadora mediante la cual podemos pasar la imagen a película fotográfica convencional o impresionar papel fotográfico, si bien estas posibilidades varían dependiendo del modelo de filmadora de que dispongamos.

Todas las cámaras que hemos tenido ocasión de probar transfieren las imágenes al ordenador mediante el puerto serie. Los tiempos de transmisión al PC varían dependiendo de la resolución de la imagen, la eficiencia del algoritmo de compresión utilizado por la cámara y la velocidad del puerto serie de nuestro ordenador, siendo muy recomendable disponer de un PC con puertos serie basados en una UART 16550, o compatible, que nos permita una velocidad de transferencia elevada.

Algún modelo de cámara profesional almacena las imágenes en tarjetas PCMCIA, por lo que es necesario que el PC disponga de ranuras de este tipo para leer las fotografías. Esto no es problema alguno, ya que actualmente existen adaptadores de este tipo que se conectan a una ranura ISA o a la controladora IDE del ordenador.

La resolución de las imágenes obtenidas con las cámaras analizadas no llega, ni de lejos, a la calidad requerida por los fotografos profesionales. Para estos profesionales existen otros productos, desarrollados por prestigiosas empresas como Kodak o Nikon, que generan fotografías con la suficiente resolución como para ser usadas en trabajos profesionales.

Sin duda alguna, la aplicación principal de estas cámaras se encuentra en la realización de trabajos en los que es necesario disponer de la imagen de manera instantánea, para, por ejemplo, utilizar la foto para imprimir carnets. Los fotografos profesionales pueden realizar una fotografía, enviarla a su ordenador portátil para comprobar que la instantánea ha quedado como deseaban y, mediante un módem conectado a un teléfono móvil, enviarla inmediatamente a la redacción de una publicación para ser incluida en una revista o periódico.

Los precios de estas cámaras oscilan entre las 100.000 y las 200.000 pesetas, por lo que no son, en absoluto, productos de consumo masivo. Sin embargo, en muchas aplicaciones estos equipos pueden resolver innumerables problemas y dan la posibilidad de disponer de las imágenes de forma inmediata. Las precios de las cámaras profesionales se disparan por encima del millón de pesetas, por lo que quedan totalmente fuera del alcance del público en general, quedando reservado su uso para agencias de prensa, publicaciones y fotografos profesionales.

En las pruebas realizadas hemos tenido en cuenta las siguientes opciones:

Características. Evaluaremos las características más importantes: resolución, número de fotos almacenables en la cámara, posibilidad de ampliar la memoria de la cámara (tarjetas de memoria o discos duros en formato PCMCIA), óptica, etc.

Software. Si importantes son la resolución y número de imágenes que la cámara es capaz de manejar, tanto o más lo es el software que con ella se incluye y mediante el cual será posible enviar al ordenador las imágenes captadas para su posterior retoque e integración en todo tipo de documentos. También valoramos especialmente que se incluya una fuente Twain, gracias a la cual sea posible usar la cámara desde cualquier aplicación que soporte dicho protocolo.

Documentación. Valoramos de forma muy especial que los manuales se encuentren en Castellano, que su traducción sea correcta y que faciliten una instalación y uso sin problemas del equipo.

Precio. Como siempre este factor resulta determinante a la hora de adquirir un producto. Tenemos en cuenta, por lo tanto, que las características que ofrece el equipo se encuentren en consonancia con el desembolso económico requerido.

Apple QuickTake 150

La cámara digital de Apple ya lleva en el mercado algún tiempo, siendo uno de los productos más veteranos en este segmento del mercado. El equipo, exteriormente, tiene un aspecto similar a la Logitech FotoMan Pixtura, si bien su tamaño es algo más reducido. En el frontal de la cámara se encuentra el interruptor de encendido del dispositivo: es realmente una pequeña tapa que al desplazarla deja al descubierto el objetivo de la cámara y el visor mediante el cual realizamos los encuadres de los objetos que vamos a fotografiar.

En el lateral izquierdo, también bajo una pequeña tapa deslizante, se encuentran situados los conectores para la alimentación eléctrica externa y para unir la cámara a un PC mediante un puerto serie.

En el lateral opuesto está situado el alojamiento para las cuatro pilas que requiere la QuickTake 150 para ser utilizada de forma autónoma. En el panel posterior está situada, además del visor, una pequeña pantalla de cristal líquido en la que se nos muestra la información sobre el estado de la cámara: estado de las baterías, fotografías realizadas y espacio libre para nuevas insta

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información