| Artículos | 01 DIC 2000

Bluetooth, el final de los cables

Tags: Histórico
Guillermo L. Pastor.
Un chip capaz de transmitir y recibir información desde cualquier dispositivo sin necesidad de utilizar ningún cable. Se trata de Bluetooth, tecnología cuyo despegue definitivo se producirá a lo largo del próximo año. Mientras tanto, las principales compañías se preparan para un futuro muy cercano.

Cuando nos referimos a Bluetooth, hablamos de una nueva tecnología para comunicaciones inalámbricas que permite conexiones de banda estrecha entre dispositivos, ya sean ordenadores, PDA, telefonía móvil o cualquier tipo de periféricos, de tal manera que pueden comunicarse entre ellos sin hilos. Todo esto puede traducirse en una forma muy económica y sencilla de transmisión de datos entre todo tipo de dispositivos.
Las aplicaciones de esta tecnología son ilimitadas. Los ordenadores ya no tendrán que estar conectados a los periféricos mediante cables. La nevera, la lavadora y todos los electrodomésticos del hogar equipados con el chip Bluetooth, serán los que ahora conocemos como "electrodomésticos inteligentes". Podremos conectarnos a Internet desde el teléfono móvil o que en éste aparezca un aviso si hemos recibido un correo electrónico en el ordenador portátil. En el entorno profesional, podremos intercambiar informes, datos o documentos de manera instantánea únicamente situando los equipos dentro de la misma habitación. Podremos subir a un autobús y sentarnos mientras el billete nos es facturado a nuestro monedero electrónico o sacar dinero del cajero sin necesidad de abrir nuestra cartera. También podremos hacer la compra de la semana mientras la información de la tarjeta de crédito se transmite directamente a la cajera. Las aplicaciones son casi infinitas y cambiarán radicalmente nuestra forma de relacionarnos con los terminales que nos acompañan en nuestra vida cotidiana.
Luis Polo, director de marketing de producto de Toshiba, asegura que "la implantación de la tecnología Bluetooth tendrá lugar de forma simultánea en el entorno profesional y en el doméstico", y añade que "las posibilidades de comunicación, sincronización y transmisión de ficheros, proporcionarán a los usuarios múltiples ventajas, como el ahorro de tiempo en el trabajo diario".
Los sistemas Bluetooth utilizan una señal que opera en la banda de 2,4 GHz y que hace múltiples saltos de espectro para reducir las posibles interferencias con otros dispositivos. La señal cambia 1.600 veces cada segundo sobre 79 frecuencias distintas. Además, no necesita licencia y está disponible en casi todo el mundo. Su radio de acción es de unos 10 metros, es decir, se trata de un sistema de corto alcance aunque su cobertura pueda llegar a 100 metros con repetidores.
Las posibilidades son muchas y las compañías de telecomunicaciones esperan un crecimiento que genere más de 40 millones de euros durante el año 2000. Por este motivo, más de 1.800 empresas se han interesado por adoptar esta tecnología. Comienza la carrera por un trozo de la tarta sin hilos, todavía por explotar.
Los dispositivos no tienen que ser de un mismo fabricante; de esta forma el usuario podrá adquirir terminales de distintas marcas y utilizarlos como estime conveniente.
En lo que a seguridad se refiere, las compañías afirman que no hay nada que haga más vulnerable a Bluetooth de lo que lo es cualquier otra tecnología. Además, la nueva tecnología hace que interceptar su señal sea especialmente difícil y caro. "Cada vez que se detecta un nuevo dispositivo Bluetooth en el radio de alcance de nuestros equipos, estos nos alertan y preguntan sobre la conveniencia o no de la inclusión a la sesión", afirma Luis Polo.

La unión hace la fuerza
Ericsson comenzó a investigar en 1994 la forma de conectar los teléfonos con los distintos accesorios por medio de una interfaz de radio de bajo coste y pequeño consumo. Fue la compañía que ideó esta tecnología. Ahora todas las investigaciones van a dar su fruto.
Bluetooth está ligado directamente a las ondas hercianas. El motivo por el que se eligieron éstas, aparte de por la ventaja intrínseca de la comunicación por radio -que elimina todo tipo de cables- fue para superar los inconvenientes de la comunicación por infrarrojos. Los dispositivos dotados de infrarrojos no superan distancias mayores de 5 metros, la velocidad de transmisión de datos nunca es mayor de 75 kbps y ante cualquier obstáculo la comunicación queda interrumpida.
A partir de aquí se decidió utilizar el espectro de radio que estaba aún sin licenciar en la banda de 2,4 GHz. La intención de la compañía de telefonía era crear un estándar mundial de comunicación inalámbrica, por lo que se hizo necesario encontrar otras empresas que estuvieran interesadas en la nueva tecnología.
En 1998 se formó el SIG (Bluetooth Special Interest Group), grupo que actualmente está formado por más de 1.800 empresas entre las que se encuentran compañías como Nokia, Intel, Cisco, Lucent, IBM, Sony o Microsoft. De este modo, fabricantes como Nokia o Motorola han comenzado a diseñar nuevos terminales con la tecnología inalámbrica, mientras que firmas como Lucent y 3Com ya están desarrollando los soportes para la transmisión de datos y redes. Igualmente, Sony asegura que sus equipos incorporarán el chip de Bluetooth mientras que IBM o Toshiba hacen lo propio con sus ordenadores. Y es que pocas veces la totalidad de las compañías han estado tan unidas ante la llegada de una tecnología.

La carrera hacia el "diente azul"
Bluetooth es un mercado por explotar. En este sentido, casi todas las compañías se están apresurando en anunciar sus aportaciones, ya sea de un modo individual o en colaboración con otras empresas, para la próxima generación de comunicación inalámbrica. Sin embargo, aunque las novedades ya comienzan a hacerse públicas y muchos de estos dispositivos y soluciones han visto la luz, el despegue definitivo de Bluetooth tendrá lugar a lo largo de 2001.
La primera aplicación industrial de la tecnología corre a cargo del grupo alemán Sigma, quien ha desarrollado un auricular inalámbrico para comunicaciones en entornos de alto ruido. Este auricular, primer prototipo que utiliza la tecnología Bluetooth, permite a dos usuarios enviar y recibir llamadas a través de su teléfono móvil sin necesidad de descolgar su terminal. Por ahora el prototipo de Sigma sólo funciona con el teléfono de Ericsson T-28, aunque la compañía asegura que pronto se ampliarán sus posibilidades.
Las primeras firmas que han comenzado a anunciar la incorporación del chip son los fabricantes de telefonía. Así, Alcatel dio a conocer el pasado mes de junio su modelo One Touch 700, un teléfono móvil de batería ultraligera que ya cuenta con la tecnología Bluetooth. Del mismo modo, Ericsson ha creado un prototipo denominado Plataforma de Comunicación sobre la que se construirán los futuros dispositivos. Dicho sistema, que ofrecerá servicios de información integrados en una única solución, estará basado en las tecnologías GSM, como HSCSD (High Speed Circuit Switched Data) y GPRS, y funcionará tanto con las redes GSM 900, como con GSM 1800 y 1900. Este producto permitirá acceder a Internet a través de WAP y HTML y conectarse automá

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información