| Artículos | 01 JUL 2004

Blinde su PC contra virus y fallos

Tags: Histórico
Jorge E. Rodríguez.
Si su PC está conectado a Internet está sometido a una serie de peligros conocidos y por conocer. Descubra cómo mejorar la seguridad de su equipo ejecutando una serie de sencillos pasos.

Lamentablemente, que aparezca un nuevo virus que se transmita a través del servicio de correo electrónico de Internet ha dejado de ser una noticia impactante (aunque sigue siendo preocupante), es un hecho al que comenzamos a estar habituados. A pesar de esta reincidencia, las últimas variantes de este tipo de virus están produciendo daños y pérdidas incalculables en empresas de todo el mundo. Virus como Netsky, Mydoom o Bagle han conseguido cuotas de propagación hasta ahora desconocidas utilizando, simplemente, el archiconocido mecanismo de difusión a través del correo electrónico mediante técnicas de ingeniería social más o menos elaboradas y con el apoyo de los siempre poco fiables anexos.
Como puede ver en el cuadro Los virus más dañinos de los últimos tiempos, los gusanos Blaster y Sasser se aprovechan de una vulnerabilidad existente en los sistemas operativos de Microsoft (en especial sus últimas versiones, 2000, XP y 2003) para infectar los equipos. En estos casos, la solución más adecuada para impedir la infección es instalar los parches correspondientes desarrollados por Microsoft. ¿No lo ha hecho todavía? Consulte la dirección www.microsoft.com/spain/technet/seguridad/boletines para ver lo que se está perdiendo.
Pero, por si no fuera suficiente con este peligro que nos acecha al abrir o previsualizar el contenido del correo enviado por un amigo, en los últimos tiempos estamos sufriendo la amenaza de un tipo de virus, más peligroso en potencia, que infecta nuestras máquinas por el simple hecho de estar conectadas a Internet. Nos estamos refiriendo a virus tales como Blaster o el recién detectado Sasser, cuyas mutaciones no cesan de aparecer. Este mecanismo de infección no es nuevo (los virus originales no utilizaban el correo electrónico de Internet porque, simplemente, este servicio no existía, sino que necesitaban de la colaboración del usuario para ejecutar un determinado programa que normalmente llegaba hasta nuestro ordenador en un disquete que alguien nos había dejado), lo que sí es relativamente reciente es que con la inestimable colaboración de Internet este mecanismo de propagación de los virus es, ahora, prácticamente imparable.
Ante esta situación de aparente indefensión la única acción que puede parecer adecuada sería desconectar nuestros equipos de Internet. Sin embargo, en un mundo altamente interconectado, donde la información fluye con gran rapidez, pretender quedarse al margen sería un tremendo error.
¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos proteger nuestros sistemas ante estas amenazas? ¿Basta con utilizar un antivirus y actualizarlo a diario para que nos encontremos plenamente protegidos?
Un problema al que se enfrentan actualmente las empresas que desarrollan antivirus y, por consiguiente, los usuarios de este tipo de productos, es la rápida generación de nuevos virus y su “mutación”. En los últimos tiempos, algunas compañías de desarrollo de antivirus han tenido que actualizar sus productos hasta tres veces en un día, cuando hace un año esta frecuencia de actualización podía rondar la semana.
Nadie le garantiza que por el hecho de tener instalado un buen antivirus y actualizarlo con frecuencia su PC se vaya a ver libre de toda amenaza. En general, los nuevos virus no son detectados por los antivirus clásicos, por lo que entrarán con total facilidad en su sistema. Normalmente, el tiempo de reacción de una compañía antivirus para actualizar sus mecanismos de detección y frenar a los nuevos virus puede ser de horas, si no de días. Pero unas horas puede ser mucho tiempo.

Reglas de oro para protegerse
No existen reglas magistrales que le garanticen que su PC se vaya a ver libre de todos estos peligros, aunque sí puede tomar algunas medidas para dificultar su labor a los hackers malintencionados. Veamos algunas de carácter general.
Mantenga actualizado su antivirus. No basta con instalarlo en su PC y olvidarse. Deberá conectarse periódicamente con el fabricante a través de Internet para descargarse las últimas actualizaciones del producto. Las últimas versiones de los antivirus suelen contar con un año de actualizaciones gratuitas. Cuando expire el año no sea perezoso y solicite una ampliación de este servicio de actualización. Piense que este dinero será una de las mejores inversiones que puede realizar para garantizar un mínimo de seguridad en su PC.
Esté alerta sobre posibles síntomas de infección. Ralentización de su PC, aparición de tareas o servicios sospechosos que no ejecute usted y que tampoco se encuentren entre la lista de tareas o servicios que ejecuta automáticamente el sistema operativo.
Utilice siempre software de confianza. Evite las descargas de aplicaciones por Internet de fuentes desconocidas (observe los certificados de los sitios web). Si quiere descargar una aplicación desarrollada por un determinado fabricante conéctese a la página web de dicho fabricante y evite descargarse el programa de otro sitio. No resulta demasiado complicado anexar a un programa un caballo de Troya o un virus.
Extreme las precauciones cuando utilice servicios tales como chats, grupos de noticias o correo electrónico. Elimine cualquier archivo que haya recibido sin solicitarlo. Atención especial merecen aquellos archivos que tengan doble extensión como, por ejemplo, nombre_archivo.pif.src. Los archivos potencialmente más peligrosos son aquellos que tienen extensiones .exe .scr .pif, aunque puede haber muchas otras. Recuerde que antes de abrir o instalar un archivo en su PC debe estar muy seguro de su contenido. Windows suele avisarle de la potencial peligrosidad que supone instalar un archivo desconocido en nuestro sistema, no desdeñe este consejo (vea la Figura 1). No abra nada directamente, es preferible que copie primero el archivo en algún directorio temporal y que lo analice con su antivirus.
Tampoco sería descabellado instalar en su PC algún tipo de cortafuegos, ya sea físico o lógico. En la actualidad existen numerosos programas antivirus que incluyen esta función. El cortafuegos protegerá su PC de aquellos atacantes que deseen tomar el control de su equipo utilizando vías de entrada que usted pueda desconocer, por ejemplo, puertos distintos de los utilizados para acceder a las páginas web o al correo. Si se conecta asiduamente a Internet, especialmente utilizando un tipo de conexión fija, como pueda ser una línea ADSL, instalar en su PC un cortafuegos no es una opción, es una necesidad.
Si su sistema operativo está basado en Windows deberá instalar los parches que periódicamente publica Microsoft. La mayoría de los virus y gusanos que no se transmiten por correo electrónico utilizan vulnerabilidades existentes en los sistemas operativos y aplicaciones (véase la descripción de los gusanos Blaster y Sasser). Pero lo más grave es que estas vulnerabilidades suelen haber sido resueltas antes de que aparezca el virus de turno. ¿Qué ocurre? El fabricante del sistema operativo (en general Microsoft) o de la aplicación que tiene la vulnerabilidad suele publicar un parche que la corrige. El problema es que los usuarios no su

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información