| Artículos | 01 MAY 2010

Baterías de nueva generación

Tags: Histórico
Ariadna González.
Las baterías de ordenadores portátiles, Tablet PC, teléfonos y otros dispositivos móviles son causa de preocupación para instituciones y empresas que participan en la industria de las Tecnologías de la Información. Tanto es así que están tomando medidas para hacerlas más duraderas y menos contaminantes.

Centros de investigación como el MIT (Massachusetts Institute of Technology, Instituto Tecnológico de Massachusetts) en Boston, Estados Unidos, están investigando nuevas tecnologías en baterías “ecológicas”. De hecho, la nueva tecnología de baterías desarrollada por este instituto ha generado una batería con almacenamiento de iones de litio de energía que podría cargarse “en cuestión de segundos”. Byoungwoo Kang y Gerbrand Ceder, del MIT, han desarrollado baterías que pueden cargarse en menos tiempo que el que podría tardar en leer las dos primeras frases de este reportaje. Así que parece que los dos desarrolladores han mejorado las propiedades de cátodos de litio fosfato de hierro por una fina capa de vidrio de litio-fosfato, lo que ayuda al electrodo a lograr mucho más con la misma potencia, como un portador de iones de litio. Si hay más iones pueden moverse más en el flujo de electricidad.
Generalmente, las baterías de ion-litio suelen tardar algunas horas en cargarse, cuando de coches eléctricos se trata, pero en el caso de carga para los teléfonos o aparatos de dimensiones similares es diferente y, por supuesto, más atractivo, pero sólo ligeramente. Normalmente, sería mucho más barato comprar una batería de repuesto y un cargador de baterías como ya se puede hacer en la mayoría de los casos que conseguir kit que pudiera cargar su teléfono en nueve segundos, aún con el riesgo que lleva implícito, porque el nivel de potencia implicado sería similar al de un horno.

Menos consumo, mayor autonomía
Según encuestas realizadas por Intel, los consumidores siguen manteniendo la duración de una batería como uno de los elementos destacados en la decisión de compra, junto con otros tales como el diseño o el rendimiento. Y en este primer punto, dicha duración depende del consumo del procesador, así que todo está ligado, si se ahorra consumo se ahorra batería y en este punto Intel está desarrollando una tecnología para conseguir dicho ahorro.
Hace algunos meses se presentó al mercado la nueva tecnología de 32 nanómetros, que reemplaza a la de 45. ¿Qué es esto? Pues tan fácil como decir que los procesadores son aún más pequeños y consumen menos energía y el futuro depara que en menos de dos años existirá tecnología de 22 nanómetros, de hecho los primeros prototipos de estos chips ya se empiezan a construir, según nos indica Antonino Albarrán, director de tecnología de Intel para España y Portugal.

Otras líneas de investigación
Para llegar a esto, ingenieros de Intel Labs están explotando las posibilidades de los materiales de nanoescala, los cuales podrían ser utilizados para crear acumuladores eléctricos con una densidad de energía superior que las baterías de Litio que estamos acostumbrados a ver, y que habitualmente alimentan a nuestros portátiles y equipos. De resultar satisfactorio, estos nuevos materiales podrían tener una gran aceptación por parte del mercado y ser producidos a gran escala para proveer a sistemas, dispositivos móviles, vehículos eléctricos, y cualquier otro producto que lo necesite.
Un selecto grupo de ingenieros con conocimientos en desarrollo de sistemas de energía fue seleccionado por Intel para enfocar sus esfuerzos en microgrids (sistemas eléctricos centralizados), también conocidos como pequeñas redes eléctricas locales, que, según su director de proyecto, Tom Aldridge, están llamadas a ser el futuro de las redes eléctricas inteligentes.
La forma de almacenar energía está explorando el uso de nuevos componentes para crear condensadores que puedan ser interconectados a gran escala. Tanto el MIT, como otras universidades, también están implicadas en el tema, explorando el comportamiento de los condensadores de nanoescala como un medio alternativo para alargar el tiempo de vida de las baterías actuales y ofrecer mayor resistencia a las condiciones adversas.
El equipo de Aldridge también se encuentra trabajando en un laboratorio que Intel abrió no hace mucho en Nuevo México, como parte de la nueva iniciativa de tecnología verde, donde los condensadores son utilizados habitualmente para el almacenamiento eléctrico en pequeñas cantidades, como en calculadoras solares, de manera que el condensador almacena energía para proporcionarla durante un período corto de tiempo. Los supercondensadores, por su parte, son modelos de gran capacidad, capaces de almacenar energía durante períodos más largos. En este sentido, las nuevas investigaciones tratan de extrapolar la tecnología y permitir su uso en pequeñas dosis, de forma que puedan ser empleadas en dispositivos personales
Y en este punto, Antonino Albarrán señala que la nueva tecnología “High K”, que implica que los procesadores requieran un menor consumo, se debe a que antes el contacto de la “puerta” era de dióxido de silicio y ahora es metal y un material aislante que reduce la corriente de fuga, que realmente no debería de estar pero existe y sale.
Esta tecnología también proporciona la posibilidad de “apagar” las partes que no se están utilizando, como la memoria caché (temporal), los buses (que transmiten datos) y que tienen un funcionamiento inteligente. Todas las partes del procesador que sólo se encienden cuando se utilizan significarán un gran ahorro de energía denominado “Enhaced speed step”. Este proceso funciona a una frecuencia determinada y cuando no hay carga de trabajo, baja la frecuencia al mínimo.

¿En qué se va la batería?
Sin embargo, en el caso de dispositivos portátiles, uno de los elementos que más gastan energía son las pantallas, por lo que Intel ya está trabajando con algunos fabricantes para reducir al mínimo el consumo.
También es para ellos importante el tema de los discos duros, donde Intel consigue 10 por ciento más de duración de la batería, ya que los nuevos no dan vueltas, consumirán menos y durará más la batería.
Albarrán señaló que los procesadores especiales que son “ultra low voltate” (sólo 10 V) son aquellos que consumen menos y se destinarán a dispositivos portátiles más finos y pequeños.
“La oferta en este sentido es muy amplia, hay procesadores atómicos de bajo consumo con un bajo precio y rendimiento normal para ordenadores portátiles y otros para dispositivos de mano y smartphones”, ejemplo de ello es lo que presentó LG en el CEES de las Vegas, donde algunos dispositivos contaban con pantalla táctil y con una “batería crítica” que se mide por volts y utiliza de 25 a 35 V, lo que significa un ahorro gracias a la tecnología verde debido a que los procesadores consumen menos en los dispositivos más pequeños.
Por otra parte, en el Mobile World Congress de este año se presentó un chip para móviles más pequeño que sus antecesores, lo que le permitirá ser más rápid

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información