| Artículos | 07 OCT 2008

Arquitectura de administración remota de equipos

Tags: Histórico
Eugenio L. Barahona

Sin duda alguna, una de las tareas más pesadas que deben realizar hoy en día los administradores de sistemas es la gestión de los equipos que se encuentran conectados a la red de la empresa. La disparidad que puede llegar a existir entre los ordenadores que deben administrarse lleva, en muchos casos, al uso de diversas aplicaciones de administración, lo que sin duda dificulta este tipo de tareas. Lo ideal sería que los sistemas de cualquier fabricante pudiesen administrarse remotamente mediante una sola herramienta, independientemente del estado del equipo a administrar, de su arquitectura, sistema operativo o chipset.


Un buen punto de partida para el desarrollo de una tecnología de administración de hardware que sea interoperable es el esquema CIM (protocolo de administración de sistemas definido por estándares de la industria), el cual proporciona un entorno de administración dotado de muchas características interesantes. Sin embargo, CIM también presenta una serie de pegas a la hora de desarrollar productos de administración del hardware de los equipos. Esta situación ha provocado una importante escasez de interoperabilidad y de aceptación en el mercado de soluciones para la gestión de hardware.

DASH (Desktop and mobile Architecture for System Hardware) está formada por una serie de especificaciones que incluyen las arquitecturas, protocolos estándar y una serie de perfiles para crear un estándar que haga posible la administración de sistemas portátiles y de sobremesa, independientemente de su estado, sistema operativo o fabricante. Además, como DASH se basa en el esquema CIM, se aprovecha de todas las características de dicho esquema. Durante el desarrollo de esta tecnología se ha tenido especial cuidado para que su implementación no suponga una carga importante para el hardware que le da soporte. Gracias a esta característica es posible implementar DASH sobre una amplia variedad de productos sin sacrificar el soporte de todas las características del esquema CIM. Por lo tanto, es posible crear implementaciones de DASH que se basan sólo en software, o bien otras implementadas en el firmware del equipo, siendo todas ellas interoperables entre sí.



Objetivos

Una de las misiones de DASH es habilitar las mismas interfaces independientemente del estado del equipo a administrar. Para ello se ha creado un modelo de servicios que está descrito en la especificación de esta arquitectura. Otro objetivo, quizá el más importante, es permitir que las mismas herramientas e interfaces funcionen sobre una amplia gama de productos, independientemente de que se trate de equipos de sobremesa, portátiles, servidores instalados en racks o clientes ligeros. Por lo tanto, desde el inicio del desarrollo de esta arquitectura, se han tenido en cuenta diversas consideraciones para cada uno de estos tipos de productos hardware.

Un objetivo subyacente consiste en unificar el modelo de administración de equipos que se realiza mediante mecanismos “fuera de banda”, es decir, cuando el equipo a administrar se encuentra apagado, con aquellos que se usan a través del sistema operativo que se ejecuta en el hardware que es administrado.



Modelo de servicios

El modelo de servicios que usa DASH es el mismo que se implementa bajo la especificación SMASH (Systems Management Architecture for Server Hardware). Este modelo de servicios contiene definiciones exactas de términos como fuera de banda, dentro de banda, fuera de servicio o en servicio, así como la relación de dichos términos con la administración de sistemas.

La gestión de un sistema que está dentro de banda se realiza con el soporte de componentes hardware que son utilizados por el sistema operativo del equipo a administrar, como, por ejemplo, su adaptador de red local. La administración del equipo fuera de banda se realiza con recursos hardware y componentes que son independientes del sistema operativo. Dichos recursos se dedican exclusivamente a la administración del sistema y permiten la gestión del hardware del sistema independiente del estado en el que éste se encuentre. Lo más normal es que estos recursos también estén disponibles cuando el sistema operativo está funcionando, como, por ejemplo, sería el caso de un procesador de servicio o un procesador de gestión de una placa base.

La administración en servicio se realiza con el soporte de componentes de software que se ejecutan concurrentemente con el sistema operativo y que, por lo tanto, dependen de los servicios que exporta el sistema operativo. La gestión fuera de servicio se efectúa a través de componentes software que requieren que el sistema operativo no esté ejecutándose y que, lógicamente, no esté disponible.

Al combinarse la dependencia del sistema operativo con el método de acceso para la administración (fuera de banda o dentro de banda), se obtiene la matriz del modelo de servicios SMASH, la cual aparece a continuación.



Puede leer este artículo completo a través de la edición en Zinio de nuestra revista.

 

 

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información