| Artículos | 01 DIC 2004

Aproveche todas las opciones de su cámara

Tags: Histórico
Oscar G. Peinado.
La mejor forma de poder sacar partido a su cámara y realizar las mejores fotos es conocer todas las opciones que tiene y cómo utilizarlas. Por supuesto, aquí no podemos enseñarle cómo funciona su modelo concreto, pero sí podemos dar unas indicaciones que le servirán sea cual sea.

Para saber encontrar las funciones de las que vamos a hablar el primer paso es leer su manual, preferentemente con la cámara delante, para localizar en ella todas las opciones. Nosotros vamos a utilizar tres cámaras: una Canon EOS 300D (réflex de objetivos intercambiables), una Kodak DX7590 (compacta de gama alta) y una HP Photosmart R507 (compacta sencilla de bolsillo).

Ajuste la calidad
Lo primero que hay que hacer en una cámara digital es ajustar la calidad de imagen que deseamos obtener. Todas las cámaras graban ficheros JPG que, como ya sabrá, es un formato de compresión de los denominados “con pérdida”. Es decir, cuanto más comprimimos la imagen, más calidad se pierde y una vez perdida no podemos recuperarla con tratamientos posteriores. Algunas también graban TIF, que utiliza compresión “sin pérdida”, o RAW, que es la información del sensor sin ningún tratamiento. Estos dos formatos se reservan para cuando se quiere asegurar la máxima calidad y la máxima posibilidad de edición posterior.
Dentro del JPG, las cámaras suelen admitir varios niveles de compresión (entre 2 y 4 es lo normal). A mayor compresión, menor calidad y viceversa, pero no hay una equivalencia de calidades entre distintos fabricantes y puede ocurrir que la máxima calidad de la cámara X sea peor que la calidad media del modelo Y. Por lo tanto, lo primero es hacer unas cuantas fotos de prueba con su cámara para ver hasta qué punto se notan las diferencias de calidad. En cualquier caso, lo normal es que la ajuste al máximo y la utilice así salvo en casos excepcionales.

Ajuste el tamaño
Con el tamaño de la imagen tenemos más margen de maniobra. Normalmente las cámaras permiten obtener tamaños desde la máxima resolución del sensor hasta VGA (640 x 480, 307.200 píxeles). Un tamaño especialmente útil es el de 2 megapíxeles, pues es el mínimo necesario para imprimir fotos de 10 x 15 cm con calidad suficiente. Normalmente el 90% de las fotos de un aficionado, o más, nunca se imprime a un tamaño mayor, por lo que debería ser suficiente. Sin embargo lo mejor es que utilice la resolución máxima siempre que pueda. De ese modo, si después decide ampliar una foto o un fragmento, podrá hacerlo. Cuando la tarjeta de memoria empieza a llenarse, es cuando debe tomar la decisión en cada foto que vaya a hacer. Si está seguro de que no la va a ampliar, baje el tamaño. Si no lo está, manténgase en el máximo o elija un tamaño intermedio.

Elija el modo de disparo
En las cámaras más sencillas sólo se puede apuntar y disparar. Siempre trabajan en modo automático y escogen unos ajustes que proporcionarán una foto aceptable en casi cualquier situación. Las más sofisticadas tienen un modo manual en el que se puede elegir la abertura de diafragma, la velocidad de exposición, el ISO, y hasta enfocar manualmente. En medio hay dos modos muy utilizados: prioridad a la abertura (Av) y prioridad al obturador (Tv). ¿Cuál debe usar? Si su cámara permite elegir, lo normal es que casi siempre utilice el modo automático o el programado (P), que no es más que la exposición automática, y el resto de ajustes manuales. La exposición será correcta casi siempre, pero si quiere tener más control para conseguir un determinado efecto use Av o Tv. Por ejemplo, si va a fotografiar un coche de carreras le interesa que la velocidad sea lo más alta posible; para asegurarse de que sea así seleccione prioridad a la obturación y ajuste 1/1.000. Cuando la cámara calcule la luz ajustará la abertura necesaria para que con 1/1.000 s la exposición sea correcta.

El modo de escena es más cómodo
Hoy día casi todas las cámaras digitales y muchas analógicas tienen modos de escena preprogramados que permitirán escoger una combinación de ajustes correcta hasta al más profano. Si no quiere preocuparse en pensar si necesita esta o aquella velocidad, si debe dispararse el flash, etc., simplemente piense en el tipo de foto que va a hacer. En una fotografía de acción, escoja el programa de acción; si es de paisaje elija ese modo; un retrato también tiene su programa predefinido. La cámara se encargará de hacer todos los ajustes necesarios y el resultado será mejor que con el modo automático y más rápido y cómodo que con los modos de exposición.

El exposímetro me engaña
A veces al hacer una foto que estaba perfectamente iluminada nos encontramos la desagradable sorpresa de que ha salido oscura. El motivo es que, a veces, el exposímetro de la cámara se equivoca. O mejor dicho, nos engaña si no conocemos su forma de funcionar. Todas las cámaras calculan la luz suponiendo que la escena es de un tono medio, el tono de la piel o un gris neutro. Si la escena es muy blanca (por ejemplo un paisaje nevado) la cámara subexpondrá la imagen en busca de una exposición correcta para el tono neutro. Al contrario también ocurre, si la imagen es muy negra, el exposímetro sobreexpone intentando que sea gris. Esto ocurre especialmente cuando el fondo de la imagen es muy claro o muy oscuro mientras que el motivo principal tiene tonos medios pero ocupa una pequeña parte.
Una vez que lo sabemos podemos evitarlo de varias formas: cambiando el modo de medición, usando la compensación de exposición, usando el bloqueo de exposición y, por supuesto, usando el modo manual.
Cambie el modo de medición. Si en una foto como la de la imagen de la página anterior usa medición matricial, la cámara expondrá para que el blanco del fondo sea gris. Para conseguir la foto bien expuesta cambie a medición puntual y mida sólo la luz que refleja el motivo. La foto saldrá perfecta. El modo de medición puntual suele abarcar sólo el 2-3% de la imagen.
Compense la exposición. Uno de los controles que tienen casi todas las cámaras digitales es el de compensación. Consiste en añadir o restar luz a la exposición que ha calculado la cámara y, normalmente, se puede hacer en pasos de 1/3 ó 1/2 diafragma hasta un máximo de ±2 ó ±3. Como sabe que la cámara va a subexponer, añádale +0,7 o +1 diafragmas. La ventaja de las digitales es que ni siquiera tiene que molestarse en calcular cuánto necesita añadir, puede calcular a ojo y probar. Si no sale bien lo verá inmediatamente y puede probar otro valor. El la tabla le indicamos unos valores de referencia con los que puede empezar a ensayar.

Motivo Compensación
Paisaje nevado +2
Edificio claro 1+1,5
Contraluz fuerte +1,5 a +2,5
Motivo negro -2

Bloquee la exposición. Este control no es tan común, pero puede ser muy útil. Si el problema es que hay una pequeña parte tan brillante o tan oscura que confunde al exposímetro, haga la medida sobre otra zona distinta, pulse el botón de bloqueo y recomponga la imagen antes de tomar la foto.
Use el control manual. Si ya tiene una cierta soltura con la cámara le resultará más rápido el control manual que la compensación de exposición. El

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información