| Artículos | 01 OCT 2004

Aprenda a distinguir si un parche es necesario o no

Tags: Histórico
Cómo utilizar Microsoft Windows Update
Lincoln Spector.
Los productos de Microsoft requieren actualizaciones periódicas para mantener alejadas las amenazas a la seguridad de nuestros equipos. siguiendo una serie de normas básicas usted podrá actualizar sus sistemas sin esfuerzo.

Si utiliza productos de Microsoft, sabrá que es necesario actualizarlos constantemente para mantener a los hackers alejados de ellos. Pero ¿realmente son necesarios todos los parches? Tan pronto como se parchea un agujero, surge otro. Y algunos de esos parches empeoran las cosas, en lugar de mejorarlas. Los marineros saben que cuando el barco se hunde no hay que hacer un agujero para que salga el agua. ¿No le gustaría que los programadores fueran igual de listos?
Afrontémoslo: las aplicaciones actuales necesitan continuas reparaciones. Así que vamos a darle algunos consejos sobre cuándo y cómo descargar e instalar los parches que actualizan el software, arreglan problemas y añaden características útiles. Y, sobre todo, cuándo no descargarse un parche y dejar que las cosas sigan como estaban.
En general, hay dos reglas básicas sobre la gestión de parches. Regla número 1: hay que actualizar periódicamente cualquier programa del que dependamos para nuestra seguridad, como los antivirus o los cortafuegos. Los hackers y creadores de virus siempre están “al día”, así que no nos podemos permitir que se nos adelanten.
Regla número 2: cuando se trata de programas que no tienen relación con la seguridad, si no están rotos, no hay por qué arreglarlos. La nueva versión de un software probablemente sea más lenta que la antigua. Y aunque no sea habitual, puede que la última actualización cree un conflicto inexistente hasta ese momento. Así que actualícese sólo si realmente lo necesita o si –debido a alguna característica especial nueva- realmente lo desea.
Por supuesto, Windows y su grupo de programas asociados (Internet Explorer, Outlook Express, Media Player, etc.) requieren su propio manual de reglas. Por un lado, muchos de los parches que publica Microsoft están relacionados con la seguridad, aunque muchos podrían evitar el problema provocado por el software de Microsoft utilizando programas de terceros o simplemente practicando una informática “segura” (no abrir e-mails de desconocidos, por ejemplo). Por otro lado, el gigante de Redmond también actualiza su software para añadir nuevas características que podemos querer o no querer.
¿Cómo podemos decidir si un parche de Microsoft es necesario o no? ¿Y cuál es la mejor manera de mantener el sistema actualizado sin volverse loco? Empecemos por familiarizarnos con el servicio de actualizaciones automáticas Win-dows Update.

Windows Update 101
Dependiendo de la configuración de su sistema, puede que Windows Update esté funcionando sin su conocimiento, por lo que conviene conocer un poco más esta herramienta.
Seleccione Inicio, Win-dows Update (en Windows 98, 2000 o ME), o Inicio, Todos los programas, Windows Update (en Windows XP) para lanzar la página web de Windows Update. Se le preguntará si quiere instalar y ejecutar Windows Update; diga que sí.
Una vez que vea esta página, haga clic en el enlace “Buscar actualizaciones”. El servicio comparará su catálogo de descargas con lo que se está ejecutando en su PC. Después de examinar su sistema, Windows Update le dará otra opción: “Revisar e instalar actualizaciones”. Ahora puede examinar los parches disponibles para su versión de Windows que aún no han sido instalados. Microsoft los separa en tres categorías: Actualizaciones de alta prioridad (críticas) y Service Packs, Actualizaciones de software opcionales para su Windows (en función de la versión que tenga instalada) y Actualizaciones de hardware opcionales (drivers, básicamente).
Actualizaciones de alta prioridad. En la primera todas las actualizaciones están ya preseleccionadas para su descarga e instalación. Debería instalarlas todas, aunque con dos de ellas es aconsejable ser cauteloso. La primera es Internet Explorer 6.0, identificada con Microsoft Internet Explorer 6 Service Pack 1. Es una actualización grande y lenta y, sinceramente, la diferencia con la versión anterior no merece la pena. Para eliminarla de los menús de actualización, haga clic en el botón Eliminar. (Si está ejecutando Windows XP o ya se ha actualizado a Internet Explorer 6.0, no verá esta opción.)
La segunda es Windows XP Service Pack 2, que se lanzó en agosto y que incluimos este mes entre nuestros CD de regalo. Por un lado, es una actualización importante –una descarga muy larga y un cambio significativo en el sistema operativo, especialmente en el cortafuegos y en el nuevo Panel de Control Centro de Seguridad.

Actualizaciones de software opcionales
Revise esta sección para ver si hay algo que merezca la pena descargar, pero es probable que no. ¿Qué criterio debe seguir? Si ve un parche para un problema que sabe que tiene, bájelo. Si hay una nueva característica que quiere, pregúntese hasta qué punto la necesita. Tenga en cuenta que instalar nuevo software siempre significa hacer cambios en lo que era un sistema estable.

Actualizaciones de hardware opcionales
Normalmente lo habitual es pensar que se deben actualizar los controladores de hardware regularmente. Pero yo no creo que eso sea necesariamente cierto. Si su ordenador se está comportando de forma extraña (o más extraña de lo habitual) pruebe a actualizar sus drivers, uno a uno, hasta que el problema desaparezca o todos los controladores estén actualizados.
Pero ¿cómo se actualizan los controladores? Puede empezar en este apartado de Windows Update, pero varios de los que necesitará probablemente no se encuentren aquí. El siguiente lugar donde debe buscar es la web de cada fabricante, aunque esto puede ser aburrido y lento.
Una vez seleccionadas las actualizaciones, puede pulsar en Instalar actualizaciones, lo cual iniciará el proceso de descarga e instalación. Si tiene suerte, puede irse a por un café y confiar en que Windows hará su trabajo. Si no la tiene, una o varias de las actualizaciones insistirá en que la descargue e instale por separado, y quizá que reinicie su sistema después, vuelva a Windows Update y continúe con el proceso.

Actualizaciones automáticas
Si no quiere estar pendiente de estos detalles, puede automatizar el proceso de la siguiente manera.
Si tiene Windows 98, en Windows Update, cuando esté seleccionando los parches a instalar, vaya a la sección de su sistema, seleccione el parche “Windows Critical Update Notification” y pulse en Añadir.
En Windows 2000 y ME, seleccione Inicio, Configuración, Panel de Control. Haga doble clic en el icono de Actualizaciones automáticas.
En Windows XP, seleccione Inicio, pulse con el botón secundario sobre Mi PC, seleccione Propiedades y haga clic en la pestaña Actualizaciones automáticas.
Estas opciones, de todas formas, hacen automáticamente el trabajo urgente, pero no descargan los Service Packs o las actualizaciones y controladores menos importantes. Así que es una buena idea visitar de vez en cuando Windows Update para ver si hay algo que merezca la pena descargar.

Dos ordenadores, una descarga
Descargar actualizaciones lleva su tiempo, especialmente si se conecta con un módem. Y si tiene dos ordenadores, el proceso lleva el doble. La solución es visitar otra

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información