| Artículos | 01 MAY 2000

Antivirus, la última barrera de defensa

Tags: Histórico
Antiviral Toolkit Pro 3.0, Data Fellows F-Secure Anti-Virus 4.06, McAfee VirusScan 4.5, Norman Virus Control 4.73, Panda Antivirus Platinum 6.0, Sophos Anti-Virus 3.30, Symantec Norton AntiVirus 2000 y Trend Micro PC-Cillin 6
Javier Cáceres.
En la actual sociedad de la información, los virus informáticos pueden comprometer seriamente ya no sólo la integridad, si no la privacidad de la información que alojamos en el cada día más utilizado PC. Un buen antivirus le ayudará a mantener alejados a tan poco deseados huéspedes. Descubra en este artículo las principales alternativas para defender nuestro equipo de esta constante amenaza.

Bien podría considerarse que 1999 ha sido un año excelente para los virus informáticos. Excelente ya no sólo por superarse de nuevo y como todos los años, la cantidad de miles de millones en pérdidas que los virus informáticos producen, si no por la repercusión que éstos han tenido (con mayor o menor rigor), en los distintos medios de información. Este último aspecto tiene una especial relevancia en este campo pues, los programadores de virus, como tales, no ganan nada con la creación de esta peculiar clase de programas, nada excepto el reconocimiento por parte de los programadores de su entorno (sabedores de la autoría del virus), cuando una de sus creaciones tiene una repercusión importante en el panorama informático. Si los medios de comunicación se hacen eco de las repercusiones o presencia de un cierto virus, la recompensa moral para su creador es máxima. Nombres como Chernobyl, Melissa, Papa o más recientemente Bubbleboy, han ocupado titulares tanto de prensa escrita como de medios audiovisuales, algo que no deja de ser un incentivo para el resto de programadores de virus. Con todo esto queremos dejar claro que cada día aparecen nuevos virus destinados únicamente a complicarnos un poco más nuestra existencia. Si consulta PC World con asiduidad es muy probable que ya esté al día de esta circunstancia, rara es la edición en la que no hacemos mención de algún que otro virus en nuestra sección de noticias.
No hay duda pues de que la situación se ha complicado más que sustancialmente estos últimos años. Lejos quedan ya los tiempos en los que tan sólo podíamos cruzarnos con virus de sector de arranque y de archivo para DOS. Hoy hablamos de virus de macro, HTML, IRC, Java, ActiveX, WinScript, etc., de la amenaza que suponen los troyanos en Internet, nos referimos al correo electrónico como lo que muy probablemente sea la principal vía de transmisión de virus y, por último, hemos sido testigos de que las nuevas tecnologías aplicadas a los navegadores, pueden comprometer seriamente nuestra seguridad en las hasta entonces tranquilas aguas de Internet. Lo cierto es que el panorama de los virus informáticos ha vivido una auténtica revolución con la aparición de las nuevas tecnologías, el establecimiento de los sistemas operativos de 32 bits y la tremenda popularidad que ha alcanzado Internet. A los virus de sector de arranque y archivo de antaño, les siguieron los virus de macro que, gracias a su sencilla programación y universalidad, en poco tiempo coparon los primeros puestos en cuanto a infecciones se refiere. Esta situación de predominio de los virus de macro se ha mantenido hasta hace relativamente poco tiempo, cuando comenzaron a aparecer los primeros específicos para plataformas de 32 bits. Los antiguos virus de archivo y arranque en muchos de los casos no funcionaban correctamente en los entonces nuevos sistemas de 32 bits (Windows 9x/NT). La paulatina transición hacia los nuevos sistemas operativos exigía un cambio en cuanto a la concepción y programación de virus informáticos. Hoy podemos asegurar que el proceso de reciclaje y adaptación a estos entornos por parte de los programadores ha concluido, y que ya podemos contar con virus de todo tipo para cualquiera de los sistemas “Win32”, incluido el novedoso Windows 2000.
Por supuesto, actualmente los virus de macro y los nuevos virus de archivo son sólo una parte del pastel. La segunda gran amenaza la conforman la amalgama de nuevas tecnologías que se han ido creando para flexibilizar y dotar de nuevas capacidades a Internet. La Red, con su creciente número de usuarios, no sólo ha sido el catalizador y perfecto medio de difusión de virus informáticos, también es el único medio en el que tanto los troyanos, como los controles ActiveX y applets Java dañinos, tienen sentido. Así las cosas, el uso de un buen antivirus se está convirtiendo en algo poco menos que imperativo, puesto que, nuestro PC, no ha sido nunca más vulnerable a los ataques de los virus de lo que lo es hoy día.

Antivirus, el mejor de los escudos
Nadie duda hoy que Internet nos abre todo un mundo de posibilidades en cuanto a la adquisición y distribución de información, pero que nadie dude tampoco que Internet, paralelamente, abre un mundo de posibilidades para la creación y distribución de virus informáticos. Sólo hay que pensar que actualmente, el volumen de información que intercambiamos con otras fuentes (de mayor o menor fiabilidad), es inmensamente superior al que pasaba por un sistema aislado. Los nuevos datos y aplicaciones que antes habríamos de instalar mediante disquetes y discos CD-ROM, ahora podemos recibirlos directamente de la Red a través de la Web, servidores FTP, correo electrónico, etcétera. Hace tan sólo un lustro, si bien el uso de un buen antivirus era muy conveniente, teniendo algo de cuidado con los programas que instalábamos en nuestro equipo no era fácil que acabáramos infectados. En un mundo como el actual, interconectado y que intercambia cantidades ingentes de información, el número de frentes a vigilar hace que sea prácticamente imposible que podamos supervisar todos los posibles puntos de entrada de virus. Distintos tipos de archivo, incontables documentos, demasiadas y complejas nuevas tecnologías... En resumen, la cuestión ya no es si necesita o no un antivirus, la cuestión es cuál de ellos comprar.
Obviamente el cambio acaecido en los sistemas operativos debido a Internet y a las nuevas tecnologías ha generado toda esta amalgama de amenazas víricas pero, éstas han traído consigo la necesidad de un cambio y una evolución progresiva en el mundo de los antivirus. Los actuales antivirus han dejado de ser un simple escáner de firmas y en tiempo real, para pasar a ser un sistema completo que integra soluciones para todas y cada uno de los puntos débiles de nuestro PC. La consecuencia directa de tener que vigilar cada día un mayor número de “flancos”, de buscar un mayor número de virus, es que estos productos son más pesados, esto es, más complejos y de mayor tamaño. Sin embargo, pasado el tiempo en el que los primeros antivirus para los sistemas operativos de 32 bits daban más problemas que los que ocasionaban los propios virus, los antivirus de hoy tienen un funcionamiento totalmente transparente de cara al usuario, consumen una inapreciable cantidad de recursos y ofrecen un nivel de seguridad más que aceptable.
Resulta evidente que, viéndose la seguridad comprometida en muy diversas áreas, necesitamos muy distintas soluciones. Así pues, la mayoría de los antivirus actuales emplean módulos diferentes para cubrir todos los puntos débiles de un equipo. Tenemos módulos específicamente diseñados para encontrar virus de macro, otros para virus de archivo y arranque, algunos pensados para atrapar cualquier código Java y ActiveX malicioso, los estudian la presencia de troyanos vigilando los puertos de comunicación que se abren y cierran, etcétera. A su vez, un

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información