| Artículos | 01 ENE 2000

Añadir un disco duro

Tags: Histórico
Felipe Corsino.
Con los nuevos sistemas operativos y aplicaciones cada vez más voluminosas, es probable que el disco duro que venía con su ordenador se le haya quedado pequeño. Le indicamos paso a paso cómo montar un segundo disco duro en su equipo.

Beneficios: más disponibilidad de espacio, mayor número de aplicaciones, aumento en la velocidad de lectura, incremento del rendimiento total del ordenador.
Coste: (2) aproximadamente 21.000 pesetas por un disco Ultra-DMA de 15 GB y 85.000 pesetas por uno SCSI2 de 18 GB.
Tiempo requerido: (1) de 30 a 40 minutos.
Nivel de experiencia: (2)
Herramientas necesarias: destornillador de estrella (según carcasa del PC).
La consideración del coste y del nivel de experiencia van de uno a tres iconos que equivalen a un nivel bajo, medio o alto de requerimientos.

El disco duro es uno de los componentes de su equipo que recibe un uso más intensivo. No sólo se emplea para almacenar el sistema operativo y las aplicaciones que tenga instaladas, sino que también se utiliza como sistema de intercambio para la memoria virtual, un proceso que consume bastante tiempo y ralentiza el rendimiento global del sistema. Con cada actualización del sistema operativo o de nuestra aplicación favorita, se aumentan las prestaciones, pero también el tamaño que ocupan estos en el disco. Es probable que pasados unos años desde la compra de su PC, ese flamante disco duro de 2 GB se le haya quedado pequeño para mantener todas sus aplicaciones y a la vez instalar nuevos programas y voluminosos juegos.
La solución pasa por añadir un segundo disco duro a su equipo, para disponer de espacio adicional, o bien, instalar un modelo más rápido como disco principal y dejar el que ya tenía como almacenamiento secundario.
Tenga en cuenta algunas limitaciones; las placas base de los PC fabricados antes de 1994 no soportan discos de más de 514 MB, los fabricados hasta 1996 sólo soportan hasta 2,1 GB. Incluso algunos de los equipos más recientes, no admiten discos de más de 8,4 GB. Si este es su caso, puede emplear el software que a menudo acompaña al disco y que consiste en unos controladores de tipo overlay (recubrimiento) que se sobreponen a la BIOS permitiendo el uso de toda la capacidad del disco. Si alguno de estos es su caso, considere también actualizar la BIOS de su sistema para ver si existe una nueva versión que corrija esta limitación (Vea Actualizar la BIOS de su sistema en el pasado número 157 de septiembre de PC World).

1- Elija el tipo de disco. Los discos duros pueden ser de tipo IDE o SCSI en función de la interfaz que utilicen. Los SCSI son más rápidos, más caros y necesitan que tenga un adaptador SCSI instalado en su sistema para que funcionen. Los IDE son más comunes y se pueden montar en cualquier ordenador, ya que todas las placas base disponen de controladores de este tipo.

2- Elija la capacidad. Si comprueba la lista de precios de discos duros de cualquier distribuidor, verá que a medida que aumenta la capacidad, disminuye el coste por GB de espacio. Ha de tener en cuenta el uso que quiere darle al nuevo disco. Por ejemplo, si quiere tener instalado más de un sistema operativo, multiplique por dos el espacio requerido para cada uno de ellos. Las aplicaciones de edición de vídeo necesitan de mucho espacio libre. En este caso es recomendable que se decida por uno, además de grande.

3- Localice una bahía libre de tamaño adecuado. Los discos duros suelen ser de formato 3,5” para montarlos en bahías de la misma medida. Los llamados Bigfoot, son discos que vienen en formato de 5,25” para montarlos en ranuras como las que emplea para el lector de CD.
Desconecte la alimentación de su PC. Abra la carcasa y localice un hueco libre adecuado para montar el nuevo disco duro. Casi todas las carcasas de PC disponen de huecos de 3,5 libres, pero si no es así, puede emplear adaptadores que le permitirán montar este tipo de discos en bahías de 5,25. Atornille la unidad a la carcasa de manera firme.

4- Conecte la unidad al bus correspondiente. Localice el bus de datos de su controlador de disco duro. Le será fácil pues ya tendrá conectado a él su disco duro antiguo. Sólo existe una posición correcta para insertar el cable de datos. Algunos fabricantes suprimen un saliente de plástico que impide que nos equivoquemos. Si su cable no dispone de este saliente, basta con saber que el lado que tiene un cable de color rojo (patilla 1) ha de quedar más próximo a la toma de alimentación.
Si es de tipo IDE, tenga en cuenta que sólo puede tener dos dispositivos de este tipo conectados al mismo bus. Si ya los tiene (por ejemplo su antiguo disco duro y una unidad CD-ROM), puede emplear el segundo canal IDE. Todas las placas base comercializadas desde hace unos años ya disponen de dos canales de este tipo, lo que permite conectar un total de 4 dispositivos IDE al sistema. Si el disco es de tipo SCSI y dispone de una tarjeta controladora del mismo tipo, deberá conectar el disco al bus de datos de ella, teniendo en cuenta que puede conectar hasta un máximo de 7 dispositivos.

5- Selección de los puentes de configuración. En el caso de los discos IDE, cada dispositivo de un mismo canal se puede configurar como maestro (master) o esclavo (slave). Esta configuración se elige mediante unos puentes situados en la parte trasera del disco. Habitualmente el fabricante incluye una pegatina indicando la posición de los puentes para cada configuración. No puede haber dos dispositivos configurados como maestros o como esclavos conectados al mismo bus. Los discos duros suelen venir configurados de fábrica como maestros, mientras que los CD-ROM vienen como esclavos. Consulte la información del fabricante para ver cómo colocar los puentes y configurar el disco como esclavo si es necesario. Todos los dispositivos SCSI han de tener distinto identificador (los ID van del 0 al 7). Compruebe que la ID del nuevo disco no coincide con otro dispositivo SCSI en su sistema y si es así, cámbiela a una ID libre.

6- Conexión de la alimentación a la unidad. No olvide, además, conectar una toma de alimentación del ordenador como la que se muestra en la figura. Solo entra de una forma, así que no debe preocuparse por la posición.

7- Verifique su funcionamiento. No cierre aún la carcasa del ordenador. Es posible que no funcione bien a la primera y tenga que cambiar algo. Vuelva a conectar la alimentación de su PC e inicie el sistema.
Si la BIOS de su equipo esta configurada para que detecte automáticamente los discos, compruebe que aparece el mensaje durante el arranque mostrándole el nuevo modelo de disco duro que ha instalado.
Si no le aparece nada nuevo, puede ser que su BIOS no este configurada para detectar los discos de forma automática. Entre en el programa de configuración de la BIOS (esto varía en cada sistema) y seleccione la opción para reconocer los discos duros.
Si su PC continúa sin reconocer el nuevo disco, compruebe los puentes para verificar que el disco está bien configurado.

8- Cree nuevas particiones y deles formato. Una vez que el disco duro ha sido reconocido, aún no esta preparado para funcionar. Necesita crear al menos una partición (división del disco) del tipo adecuado a su sistema operativo. Por ejemplo, en DOS y Windows 95/98 esto se hace con el comando FDISK. En Windows NT se hace con el Administrador de discos ( Menu Inicio  Programas  Herramientas administrativas  Administrador de discos ). Después de esto tendr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información