| Artículos | 01 JUL 2005

Amplitud de miras

Tags: Histórico
Cámaras digitales con gran angular
Oscar G. Peinado.
Cada día son más las cámaras digitales que llenan las estanterías de las tiendas, pero muy pocas tienen un objetivo capaz de llegar hasta los tradicionales 28 mm. en esta comparativa vamos a analizar los modelos compactos que lo consiguen.

El mercado de la fotografía está terminando de dar el gran salto al mundo digital. Cada vez se venden más cámaras digitales y menos de carrete, incluso ya hay fabricantes que han abandonado el mercado analógico por completo. Y es que, salvo por su precio, todo son ventajas en el mundo digital... ¿o no?
Lo cierto es que hay un aspecto que parece que se resiste más que los demás, y son los objetivos muy angulares. Cualquier usuario de cámaras réflex conocerá que los objetivos zoom más típicos son el teleobjetivo de unos 70-200 mm y el gran angular de 28-70 mm. Pues bien, estos 28 mm, tan necesarios en algunas ocasiones, resultan difíciles de encontrar cuando hablamos de cámaras compactas digitales debido, según explican algunos fabricantes, a lo caro y pesado que sería el objetivo necesario. Sin embargo también hay quien ha resuelto este problema e incorpora esta característica a sus cámaras. En el recuadro ¿Es tan necesario? le explicamos cuándo necesitará un angular de esta medida y cuando podrá prescindir de él aprovechando que la cámara que tiene en sus manos es digital.
Si quiere saber más acerca de los objetivos, las diferencias entre las cámaras digitales y analógicas y el funcionamiento y uso de la cámara, puede consultar el suplemento “Fotografía digital” que publicamos con la revista número 215, de diciembre de 2004.
Al buscar cámaras lo más compactas posibles y con zoom desde 28 mm hemos encontrado muy pocos modelos y, además, la Nikon Coolpix 8400 iba a ser descatalogada en breve, por lo que el fabricante rehusó participar en esta comparativa, y es una pena, pues su zoom sobrepasa los 28 mm para llegar hasta 24, ostentando el record. Así pues, tan sólo analizaremos cuatro cámaras que, por sus características, podemos agrupar en dos gamas: la de iniciación con Fujifilm y Ricoh y la de usuarios avanzados con Canon y Olympus.
Por supuesto en cualquier réflex de objetivos intercambiables es posible montar ópticas de 28 mm, pero eso ya sería objeto de otra comparativa.

Canon PowerShot S70
La S70 es igual que la S60 que analizábamos en octubre de 2004, pero con dos megapíxeles más, lo que, junto con la Olympus, permite las mayores ampliaciones de la comparativa. De las cuatro evaluadas es la única que permite grabar en RAW y JPEG simultáneamente, o decidir cambiar de JPEG a RAW mientras previsualizamos la foto recién tomada. También es la única con sensor de orientación, función que únicamente nos da un extra de comodidad. Aunque dispone de histograma, sólo podremos verlo después de haber hecho el disparo, lo que resulta mucho menos útil que los histogramas previos que tienen las cámaras de Olympus y Ricoh.
Esta cámara de Canon destaca especialmente por la gran cantidad de modos de disparo, entre los que se incluyen, no sólo los de prioridad al diafragma y al obturador y el manual, sino también un modo personalizable en el que podemos guardar nuestros ajustes preferidos para usarlos en cualquier momento rápidamente.
El zoom llega a 100 mm, lo que la posiciona en tercer lugar. En su interior cuenta con dos lentes asféricas, una de ellas de baja dispersión. Es una óptica luminosa en posición de gran angular (f2,8), aunque pierde bastante al pasar al otro extremo (f5,3). En cuanto a la abertura mínima, no pasa de f8. Esto hace que en modo teleobjetivo dispongamos de poco más de un diafragma para ajustar la exposición.
Entre los accesorios disponibles podemos adquirir un adaptador para ampliar el teleobjetivo -pero no el angular- , un mando a distancia o una funda sumergible.

Fujifilm FinePix E510
La de Fujifilm es una cámara que ya lleva algún tiempo en el mercado. Su resolución, 4,1 megapíxeles, es la más modesta de las aquí probadas, lo que nos impedirá hacer ampliaciones tan grandes como con los otros modelos, a lo que hay que unirle el zoom menos potente, que sólo llega a 91 mm. También se muestra algo inferior en el rango de velocidades de obturación o el formato de archivos, pues es la única que sólo dispone de JPEG, por lo que no podremos hacer una grabación de máxima calidad. También es la única en la que no podemos ver el histograma, ni antes ni después del disparo, o hacer un balance de blancos personalizado. Se trata por lo tanto de un modelo destinado a un usuario menos exigente en cuanto a funcionalidades pero que, igualmente, desea contar con un gran angular en su cámara.
En cambio cuenta con una buena pantalla TFT de dos pulgadas y con mayor resolución que las demás, y su objetivo es muy luminoso en la posición de máximo angular. También dispone de uno de los mejores modos macro, que permiten acercarse a sólo 2,6 cm y entre sus accesorios hay convertidores para ampliar el rango del zoom en ambos extremos.

Olympus Camedia C-7070 WideZoom
La Camedia es la más voluminosa de las cuatro cámaras evaluadas y destaca por su pantalla TFT desplegable hacia arriba, que nos permitirá componer en ángulos de toma extremos. Aunque Olympus suele utilizar tarjetas XD, en este modelo la han combinado con una ranura CF de tipo II, lo que aumenta notablemente la versatilidad de la cámara. Tiene el mayor rango de velocidades de obturación, que abarca desde 15 segundos hasta 1/4.000, y también es la más completa en cuanto al almacenamiento de archivos, al permitir los tres formatos comunes: JPEG, TIFF y RAW.
Gracias al histograma previo, podremos ajustar la exposición de forma impecable antes de disparar, aunque el modo de activarlo es algo rebuscado. Esa tendencia es común a la mayoría de funciones, pues sus menús nos han parecido poco cómodos de manejar, aunque con el hábito aprenderá a encontrar cómo activar cada cosa. Además cuenta con botones de acceso directo a varias de las funciones para evitar tener que acceder al menú. Una de las peculiaridades de la C-7070 es que permite elegir la longitud de los saltos en la compensación de la exposición, bien 1/3 o bien 1/2.
El objetivo probablemente sea el de mejores características de los cuatro. Cuenta, al igual que el de la Canon, con dos lentes asféricas, siendo una de ellas de baja dispersión. En modo gran angular supera por un milímetro (27 mm) a las demás, mientras que como teleobjetivo se coloca en segundo lugar (110 mm), pero además admite hasta tres convertidores de distancia focal, dos hacia arriba y uno hacia abajo, pudiendo llegar a abarcar un rango de 19 hasta 330 mm. Además es la que mejor rango de diafragmas tiene en ambos extremos, pues cierra hasta f11 y abre a f2,8 en gran angular o f4,8 en teleobjetivo, siendo el que menos luminosidad pierde al accionar el zoom. Tan sólo pierde puntos en modo macro, pues no puede enfocar más cerca de 20 cm, quedando muy lejos de los demás modelos, aunque como veremos en las pruebas esto no impide que consiga la imagen de mayor tamaño.
Otra cosa en la que destaca es en que es la única de las cuatro que dispone de una zapata para conectar una unidad de flash externa.
Al igual que el modelo de Canon dispone de una carcasa submarina como accesorio opcional, y en el caso de Olympus puede ampliarse p

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información