| Artículos | 01 OCT 2007

AMD presenta su Quad-Core con el respaldo de la industria

Tags: Histórico
Se anuncian unos 55 productos basados en los nuevos procesadores
Miguel A. Gómez.
El pasado 10 de septiembre, de manera simultánea con otros dos puntos del planeta, AMD congregaba en la Ciudad Condal a la prensa especializada para la presentación de su primer Quad-Core, conocido hasta ahora como Barcelona, que se define desde la propia compañía como el primer procesador genuino de cuatro núcleos, y que, en palabras de Dirk Meyer, presidente y COO de la compañía, “era un producto altamente esperado”. Y, efectivamente, se trata de uno de los productos más esperados del año, que ha visto retrasado su lanzamiento en más de una ocasión, pero que llega con la intención de aprovechar lo que Meyer definía como “una gran oportunidad de crecimiento en el mercado, tanto por la adquisición de nuevos equipos como por la renovación de la base instalada”.

Para la ocasión, AMD contó con el apoyo de buena parte de la industria, un nutrido grupo de fabricantes entre los que se encontraban IBM, Fujitsu Siemens Computers, HP, Dell, Acer, Sun Microsystems, Novell y VMWare, que quisieron respaldar el lanzamiento y mostrar cómo el nuevo procesador va a incorporarse a sus gamas de servidores, en el caso de los primeros, o cómo ayuda en dos de los grandes retos tecnológicos actuales, virtualización y gestión de grandes centros de datos, en el caso de los segundos. Tal y como se anunció en la presentación, unos 55 productos estarán disponibles con el nuevo procesador de forma inmediata, modelos que irán llegando al mercado a lo largo del último trimestre del año. Además, Novell aprovechó la ocasión para comunicar que SuSe Linux es la primera distribución Linux que soporta las características avanzadas del Opteron Quad-Core.

Un punto de inflexión
El nuevo Quad-Core AMD Opteron promete grandes avances en protección de las inversiones, dado que se posiciona como una evolución de las plataformas actuales de AMD dentro de la segunda generación, sucediendo a los procesadores Dual-Core de 90 nanómetros y antes de la llegada el año próximo del Quad-Core de 45 nm, conocido por el momento como Shanghai, que será el último de esta generación, la segunda, a la espera del debut de la tercera, en 2009, liderada por Sandtiger, el Octal-Core de 45 nm; eficiencia energética, con diferentes avances que permiten un menor consumo que la firma mide en base a ACP (Average CPU Power), la forma más adecuada, en opinión de los responsables de AMD, para calcular el consumo de los procesadores; se optimizan los trabajos de virtualización, alcanzando un rendimiento del 124 por ciento con el mismo consumo de energía; y un mayor rendimiento, más aún cuando en el próximo trimestre se presenten nuevos modelos del procesador con mayor velocidad de reloj.

Eficiencia energética
La eficiencia energética es una de las razones de ser de los nuevos procesadores. En este sentido, AMD ha incorporado una serie de innovaciones y tecnologías que facilitan este papel. La tecnología CoolCore permite reducir el consumo energético desactivando los componentes del procesador que no se utilizan. Por su parte, la tecnología de núcleos dinámicos independientes, que es una evolución de la tecnología AMD PowerNow!, permite a cada núcleo modificar su velocidad de reloj en función de las necesidades específicas de rendimiento de la aplicación que se utiliza, mientras que la gestión energética Dual Dynamic proporciona a los núcleos y a la controladora de memoria un suministro energético independiente que permite a estos funcionar con tensiones diferentes en función de su uso.
Además, los nuevos procesadores trabajan con memoria DDR2 de bajo consumo, lo que ayuda a que no se dispare el consumo de energía.

Mejoras en virtualización
Los centros de cálculo se sirven de las aplicaciones de virtualización para consolidar las cargas de trabajo de los servidores, funcionar con mayor seguridad y posibilitar la recuperación en caso de desastre. La propuesta de los Dual-Core AMD Opteron se basa en la arquitectura Direct Connect y en la controladora de memoria integrada que reduce la latencia de la memoria y a la indexación de virtualización rápida, una nueva innovación en la tecnología AMD Virtualization diseñada para reducir la carga de trabajo relacionada con la virtualización de software. La indexación de virtualización rápida asume las funciones que previamente se realizaban mediante software y las agiliza al realizar dichas funciones en la CPU para proporcionar, según señala la compañía, “un rendimiento de aplicaciones prácticamente en tiempo real”.
Otras apuestas de AMD en este terreno, son el Tagged Translation Look-aside Buffer (TLB), que permite una alternancia más rápida entre las máquinas virtuales al mantener un mapa de los espacios de memoria en cada máquina virtual, y el Device Exclusion Vector (DEV), que actúa como un policía de tránsito, controlando el acceso a la memoria de las máquinas virtuales y aislándolas para una operación segura. El DEV ejecuta esas verificaciones de seguridad en el hardware en vez del software y ofrece más eficiencia al crear dominios de protección que niegan acceso a la memoria para solicitudes no autorizadas de dispositivos externos.
Además, pensando en mejorar estas posibilidades, en 2009 llegará otra innovación IOMMU (I/O Memory Management Unit), que permitirá gestionar la entrada y salida desde los dispositivos a la memoria, y que se basará en las líneas de diseño publicadas por la propia AMD el pasado mes de febrero.

Rendimiento
El apartado de rendimiento se ve mejorado por algunas innovaciones introducidas en estos procesadores por AMD. Estos cuentan con Arquitectura de Conexión Directa e incluyen mejoras de caché y núcleo para mejorar el rendimiento. Una es la Caché Inteligente Balanceada de AMD, con caché de datos L1 dedicada de 64 K para manejar los datos de forma eficiente; caché de instrucciones L1 de 64 K dedicada con capacidad para cargar dos instrucciones de 128 bits por ciclo; caché L2 de 512 K dedicada para mejorar la eficiencia del núcleo y minimizar la latencia; y caché L3 de 2 MB compartida para facilitar la transferencia de datos.
Además, cuentan con la Tecnología de Optimización de Memoria AMD para mejorar el rendimiento en base a que el canal de memoria de 128 bits puede dividirse en dos independientes de 64 bits para mejorar el ancho de banda; y dispone de buffers de memoria más grandes para un aumento en la tasa de transferencia, así como bursting de grabación para minimizar las transiciones de lectura/escritura y aumentar la tasa de transferencia; algoritmo de localización DRAM optimizado para obtener mejores resultados; y prebuscador de DRAM para predecir y extraer los datos necesarios de la memoria principal.
Otra innovación es el acelerador de punto flotante AMD. Las capacidades de punto flotante de 128 bits SSE permiten que cada procesador ejecute simultáneamente hasta cuatro operaciones de punto flotante por reloj para aumentar el rendimiento de las aplicaciones de punto flotante en aplicaciones de uso intensivo de procesamiento.


Informa desde BARCELONA Miguel Ángel Gómez [miguelag@idg.es]

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información