| Artículos | 01 NOV 2004

AMD e Intel se enfrentan con los procesadores más potentes

Tags: Histórico
Pocos días después de que Intel anunciara su decisión de abandonar el desarrollo del Pentium 4 a 4 GHz, su rival AMD ha desvelado una nueva gama de procesadores de sobremesa con los que espera enfrentarse a los Pentium 4 Extreme Edition, el modelo de más alta gama de Intel.

Intel y AMD llevan inmersos varios años en una particular lucha por ver cuál de las dos compañías desarrolla el procesador con más velocidad de reloj. Esa escalada de prestaciones sufre ahora un cambio, ya que la política de ambas compañías será a partir de ahora aumentar otros aspectos técnicos de sus procesadores, pero manteniendo la rivalidad en relación al precio y a la arquitectura más idónea para entornos de sobremesa.
Los procesadores Athlon 64 FX-55 y Athlon 64 4000+ serán los máximos exponentes de AMD en el segmento de sobremesa, quedando el primero como el más indicado para un uso exigente por su velocidad de 2,6 GHz, y el segundo como modelo estándar para consumo y empresas. Athlon 64 FX-55 entrará a competir directamente con su rival Pentium 4 Extreme Edition, el procesador de mayores prestaciones de Intel, y costará 827 dólares cada mil unidades, a diferencia del modelo de Intel, que tendrá un precio de 999 dólares por mil unidades.
El otro nuevo procesador de AMD, Athlon 64 4000+ es prácticamente igual al Athlon 64 FX-55, con la única diferencia de que su velocidad es ligeramente inferior: 2,4 GHz, y su precio es de 729 dólares por cada mil unidades. El precio es el argumento que la gama alta de procesadores AMD esgrime frente a la de Intel, si bien algunos analistas apuntan que el procesador estándar de AMD para el segmento medio, Athlon 64 4000+, ofrecerá mayores prestaciones que sus rivales de Intel, especialmente cuando ésta se encuentra redefiniendo sus mapas de producto.
En este sentido, Intel confirmó recientemente que no desarrollaría el procesador P4 a 4 GHz previsto para la primera mitad de 2005 (Ver sección Hardware, pág. 34). En su lugar, la compañía sitúa el procesador Pentium 4 560 a 3,6 GHz como el tope de gama en la familia de sobremesa, a la espera de lanzar una versión más potente, pero basada no en el aumento de la velocidad de reloj, sino en otras prestaciones. La compañía de Paul Otellini tiene previsto desarrollar un bus de sistema más rápido en la próxima versión del Pentium 4 que estará destinado a reducir el cuello de botella en el rendimiento del sistema. Para ello, lanzará próximamente el chipset 925XE, una versión del reciente 925X que contará con un bus frontal de 1.066 MHz. Los actuales Pentium 4 utilizan un bus de 800 MHz para conectar el procesador con la memoria, siendo una importante parte del sistema para determinar el rendimiento general del chipset. Asimismo, Intel se centrará en lanzar un P4 a 3,8 GHz con 2 MB de caché L2, y procesadores de menor velocidad pero también con 2 MB de caché. La oferta de Intel prevista para finales de este año y principios de próximo se completará con una versión del P4 Extreme Edition a 3,46 GHz que soportará el bus de 1.066 MHz en un futuro próximo. Este procesador, según Intel, podría disponer de una caché L3 de 2 MB.

Cambio de estrategias
En los últimos años, Intel ha optado por incrementar la velocidad de reloj de sus procesadores como método para aumentar el rendimiento. Sin embargo, desde hace un año la compañía ha utilizado otros sistemas como el hyperthreading, la memoria caché y el proceso de fabricación con 90 nanómetros.
El compromiso de Intel al lanzar un P4 a 4 GHz para la primera mitad de 2005 se hizo con el fin de aprovechar ese aumento del bus frontal, ya que con un bus más grande, la velocidad de reloj del procesador también puede incrementarse proporcionalmente y sacar partido de esas prestaciones. Según Intel, cuando la velocidad de reloj del procesador sobrepasa en cuatro o cinco veces la velocidad del bus frontal, éste se ve incapaz de alimentar de datos los altos ciclos de reloj.
Parte de la decisión tomada por Intel para cancelar la producción de P4 a 4 GHz se debe a que la compañía cree que el usuario ya ha alcanzado un nivel de conocimiento técnico como para tener en cuenta otras características aparte de la velocidad de reloj. Pero también se debe a una inversión insuficiente para implantar 200 MHz de velocidad de reloj adicional en la arquitectura Netburst de Intel, lo cual beneficia a AMD, que dispone de 12 a 18 meses para acomodar su arquitectura Athlon 64 a mayores velocidades de reloj y para preparar un procesador de doble núcleo en 2005. Intel hará lo mismo en 2006.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información