| Artículos | 01 JUL 2006

AMD Athlon64 X2 5000+ vs Intel Pentium Extreme Edition 965

Tags: Histórico
Oscar G. Peinado.
Cada cierto tiempo Intel y AMD renuevan, de forma casi simultanea, sus procesadores y con cada renovación se inicia una nueva batalla por conseguir la mayor velocidad.

Con estrategias casi calcadas y diferencias de pocos días, AMD e Intel vuelven a anunciar sus nuevos procesadores de sobremesa. Normalmente, los anuncios de Intel vienen acompañados de nuevos chipset, placas base y memorias que obligan a cambiar los ordenadores casi por completo, mientras que AMD acostumbra a mantener más tiempo las plataformas y renovar sólo los procesadores. El motivo es la diferente arquitectura de sistema que emplean ambos fabricantes. Intel coloca el controlador de memoria en el NorthBridge, uno de los circuitos integrados del chipset, por lo que cada vez que necesita dar soporte a un tipo de memoria nuevo, precisa cambiar el chipset y, con el, la placa base. En realidad no es lo único que se actualiza en los chipset, pues estos también se encargan de controlar los puertos USB, el adaptador de red integrado o hasta la tarjeta gráfica en algunas versiones.
Por su parte AMD integra el controlador de memoria dentro del microprocesador, por lo que con cada nuevo procesador puede incluir un controlador de memoria que maneje nuevas versiones de RAM, siempre y cuando los módulos tengan compatibilidad física.
En esta ocasión se han cambiado las tornas, y mientras que AMD nos envió una plataforma completa, Intel se limitó a mandarnos un procesador con su disipador, para que lo montásemos en la placa con la que ya habíamos probado el anterior Extreme Edition 550. ¿Qué es lo que ha ocurrido?

AMD Athlon64 X2 5000+
El último anuncio de AMD más que en el procesador – que realmente ha cambiado poco – se centró en el nuevo zócalo AM2. Un socket de 940 pines que resulta incompatible con los Socket 939 que usaban los procesadores de sobremesa y también con los Socket 940 de los Opteron. El motivo de este cambio es que AMD por fin ha decidido abandonar la memoria DDR y pasarse a la DDR2. Aunque Intel ya usaba DDR2 hace tiempo, AMD afirma que hasta ahora que ya hay DDR 667 y más rápidas, que los sistemas se montan con más memoria (1 GB ya es lo normal) y que es más económica, no tenia sentido el cambio.
Como la DDR2 tiene diferentes conexiones que la DDR y el controlador de memoria está en el procesador, ha sido necesario cambiar el encapsulado para evitar conexiones equivocadas por accidente. Esto obliga a utilizar placas base nuevas que lleven el zócalo AM2 y los zócalos adecuados para memoria DDR2, el resto de la placa puede ser igual, puesto que no es necesario ningún chipset nuevo. El cambio de nomenclatura ha venido obligado por coincidir el número de pines con el anterior Socket 940 para Opteron, por lo que no podía seguir usándose esta cifra para identificar los zócalos.
El X2 5000+ es el segundo procesador más potente de la gama actual de AMD, y el más potente de los modelos destinados a la productividad. Por encima encontramos el Athlon 64 FX-62, un modelo para los entusiastas y jugadores que desean la máxima potencia, aunque su precio (1.031 dólares en cantidades de 1.000 unidades) difícilmente justificaría su compra siguiendo criterios basados en la relación coste/rendimiento. A pesar de no ser el modelo más potente, el propio fabricante sugiere que se compare con el más potente de su competencia, por lo que esa es la prueba que hemos hecho. Este procesador funciona a 2,6 GHz y soporta memoria DDR2 desde 400 hasta 800 MHz. Cada uno de sus dos núcleos dispone de una caché L2 de medio gigabyte y cuenta con un enlace HyperTransport de 2 GHz. Además, y como característica común a todos los nuevos procesadores para AM2, se ha incluido soporte hardware para virtualización, una tecnología que dará mucho que hablar en los próximos meses.
Para probar el chip, AMD nos envió una placa base Asus M2N32-SLI que utiliza el nuevo chipset nForce 5 de nVidia, así como dos módulos de memoria Corsair DDR2 capaces de soportar hasta 1.066 MHz. Además instalamos una tarjeta gráfica PCI Express nVidia GeForce 6800 y un disco duro Maxtor MaxLine III de 250 GB.
Hay que destacar el excelente sistema de refrigeración del chipset en esta placa, con unos disipadores de aletas de cobre y tubo de calor que recorre todos los chips. En cuanto al disipador del procesador sigue el mismo diseño que los anteriores, pero se ha reforzado con dos nuevos tubos de calor para montar un total de cuatro y ganar eficacia. Lo mismo ocurre con los anclajes, pues en el AM2 se usa un sistema de cuatro puntos que proporciona mayor robustez y seguridad que los anteriores de dos puntos.

Lo mejor: Rendimiento
Futuras actualizaciones de la plataforma

Lo peor: Cambio obligado de placa base y memoria

Más información:
Precio: 696 $ por 1.000 unidades
www.amd.com
ATD / Arrow Iberia (913 043 040)
Avnet (916 369 795)


Intel Pentium Extreme Edition 965
El Extreme Edition 965 es, en realidad, una revisión menor del procesador más potente de Intel, el 955, que gana un poco de velocidad y reduce su consumo. Se trata del último procesador que Intel lanza con arquitectura NetBurst, pues en breve estarán en la calle los nuevos Conroe. La velocidad ha pasado de 3,46 a 3,73 GHz, igualándose así a la que tuvo el último procesador mononúcleo de Intel.
La segunda novedad de este chip es el uso del stepping C1 (escalado de niveles de consumo para ahorrar energía) en el que se ha incorporado el estado C1E de parada mejorada, de manera que cuando el procesador no está en uso el consumo y la disipación son menores. Por lo demás nada cambia, se mantiene el bus de 1.066 GHz, el doble núcleo con 2 MB de caché L2 en cada uno, la tecnología de virtualización, las extensiones EM64T y el bit EBD. También se mantiene la tecnología HyperTreading, lo que unido a los dos núcleos hace que, para los ojos de Windows, sean cuatro procesadores.
Para la prueba empleamos la placa base Intel D975XBX con el chipset del mismo fabricante, que ya empleamos en su día para probar el Extreme Edition 955 aunque, eso, si, comenzamos por actualizar su BIOS. Instalamos la misma memoria Corsair, el disco duro y la GeForce que habíamos usado con el Athlon, para garantizar igualdad de condiciones y reinstalamos el sistema y las aplicaciones de pruebas.
Conclusiones
Una vez más AMD supera a Intel, y lo hace en casi un 8 por ciento en el resultado global con un chip que no es el más rápido de que dispone. Parece que, finalmente, la arquitectura NetBurst no ha sido capaz de batir a su contrincante, y tendremos que esperar a la inminente llegada de los Core 2 Duo para ver que cartas esconde Intel en su manga. Uno de los cambios que deberían traer más rendimiento es que ya no se fabricarán dos núcleos contiguos como se hace ahora, sino que será un verdadero núcleo doble, lo que debería agilizar las comunicaciones entre ambos. Probablemente éste sea uno de los mayores lastres que hasta ahora ha tenido Intel, al hacer uso del FSB para esta función.
No obstante, no observamos ningún aumento evidente de rendimiento respecto a los anteriores Athlon, por lo que suponemos que las ventajas del cambio de zócalo (y memoria) serán más bien de cara a futuros desarrollos.
Si analizamos los resultados de la tabla, vemos que el Athlon obtiene la mayor ventaja en las aplicaciones de edición de vídeo, con más de un 22 por ciento en la pru

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información